Colombia + 20

25 Mar 2022 - 6:07 p. m.

Onda Pacífica | Ituango: nuevos aires de resistencia

Por muchos años, el municipio de Ituango en Antioquia recibió el nombre de “Ituangistán” porque sus calles estaban llenas de trincheras. Con la firma del Acuerdo las cosas han cambiado y la creación de la Emisora de Paz trajo otras formas para contar las historias de resiliencia y reconciliación del territorio.
Silvia Corredor Rodríguez

Silvia Corredor Rodríguez

Redactora Colombia +20
La población del municipio de Ituango (Antioquia) resiste a la violencia que se arraiga en el territorio y no desiste en construir paz. Crédito: Silvia Corredor Rodríguez.
La población del municipio de Ituango (Antioquia) resiste a la violencia que se arraiga en el territorio y no desiste en construir paz. Crédito: Silvia Corredor Rodríguez.
Foto: Silvia Corredor Rodríguez

La firma del Acuerdo de Paz llegó a las montañas del Norte antioqueño como una luz de esperanza y cambio para sus territorios. La retirada de las trincheras del casco urbano del municipio fue toda una celebración porque significaba el cese de las confrontaciones entre los Frentes 18 y 36 de las Farc con el Ejército.

“En su momento sentimos una esperanza muy grande porque podíamos ir al campo libre, íbamos a encontrar gente con la cual trabajar sin tanto miedo ni presión alguna”, mencionó Luz Myriam Mazo Ortiz directora de la Asociación de Mujeres Ideales de Ituango (AMII), que ha trabajado por el empoderamiento económico, político y social de las mujeres en el municipio por 24 años.

Escuche aquí nuestra transmisión en directo desde Ituango:

Los primeros años después de la firma del Acuerdo, organizaciones como AMII continuaron su trabajo con las mujeres en las más de 100 veredas que conforman el municipio y fortaleciendo procesos sociales y productivos. Sin embargo, Luz Myriam recalcó que el proceso no ha sido fácil y que incluso, en el municipio no tuvieron mucho tiempo para gozar de la paz porque la presencia de nuevos grupos armados ilegales trajo sombra nuevamente. “Yo creo que nosotros no tuvimos mucho tiempo de gozar de una verdadera paz, primero porque no nos la creímos por lo que habíamos vivido, no estábamos preparados. En este momento estamos otra vez sobreviviendo, pese a todo, haciendo un trabajo silencioso con riesgo y miedo, como todo el mundo, pero sin dejar de seguir adelante”.

Lea también: Más de 800 campesinos están desplazados en Ituango por accionar de grupos armados.

En medio de este panorama, el equipo de Colombia +20 y la emisora de paz de Ituango construyeron tres productos radiales para contar estas historias de resistencia del municipio, cómo el Acuerdo de Paz ha transformado el territorio y que a pesar de ello, aún quedan los rezagos de la violencia. Hoy 25 de marzo a la 1 de la tarde se emitirá el segundo episodio de ‘Onda Pacífica, una serie de programas radiales donde Colombia +20 de El Espectador y la red de emisoras de paz de la Radio Nacional de Colombia se unen para narran las historias de resistencia y reconciliación de estos territorios.

Le puede interesar: Colombia+20 y las emisoras de paz lanzan Onda pacífica

Las apuestas de paz en Ituango

Al llegar a este pueblo del norte antioqueño y preguntar por los procesos sociales de resistencias de la comunidad, la primera respuesta es la Asociación De Mujeres Ideales de Ituango (AMII), fundada en 1998 por ciento de mujeres que decidieron unirse para hacerle frente a la violencia que arreciaba este territorio. María Cecilia Ortiz, una de sus creadoras, comentó lo siguiente sobre la creación de AMII: “Vimos la necesidad de reunirnos muchas mujeres de aquí que somos desplazadas, golpeadas por tanta violencia y decidimos organizarnos, hacer parte de la asociación y trabajar por un objetivo común: empoderar a la mujeres, fortalecer su participación política y brindarles alternativas económicas”.

Gracias al apoyo económico de cooperación internacional y de algunas instituciones nacionales como el Ministerio de Agricultura y la Agencia de Renovación del Territorio (ART), han podido desarrollar no solo un trabajo social, sino también productivo con la creación de proyectos de producción de miel, plátano y un taller de confección donde se están beneficiando más de 30 mujeres urbanas y 55 rurales.

María Cecilia Ortiz sueña con poder ampliar el taller de confección, tener más máquinas y poder capacitar a más mujeres que quieran y necesiten aprender. “Yo fui una mujer amargada y ahora soy una viejita feliz porque amo mi trabajo y a mis compañeras. Le damos trabajo a más señoras y en temporada de uniformes como ahora, tengo cinco o seis señoras ayudándome y aquí se ganan sus pesitos”, comentó.

Vea: “Queremos que nos digan por qué esto pasa año tras año en Ituango”: Isabel Cristina Zuleta.

Dentro del territorio, los procesos de resistencia también se han gestado desde los excombatientes de las Farc que se asentaron en Ituango con el fin de seguir trabajando y apostándole a la reconciliación desde su ciudad natal. En julio de 2020, la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) trasladó a más de 90 personas del antiguo Espacio Territorial de Capacitación y Normalización (ETCR) de Santa Lucía en Ituango al municipio de Mutatá por cuestiones de seguridad. Sin embargo, 12 firmantes de paz decidieron no trasladarse con sus familias y fueron reubicados en la zona rural del municipio de Ituango.

“Nosotros tenemos acá a nuestras familias, nuestra vida y la pregunta que yo me hice fue ‘¿yo me voy a Mutatá y ahí qué?’, cuando no tenga plata y necesite fiar de alguien con quién voy, cuando uno esté en apuros y necesite a los amigos qué, todas esas cosas. Nos quedamos pero que las entidades gubernamentales no nos hagan acompañamiento eso sí no y comenzamos a mandar cartas y a organizarnos”, comentó Jamis Valle excombatiente y uno de los líderes del nuevo espacio de reincorporación en Ituango.

Le puede interesar: JEP insiste a la UNP y a consejero Archila proteger la vida de los excombatientes.

Después de algunos meses, llegaron a un predio ubicado en Las Mercedes, zona rural de Ituango, donde funcionaba una finca cafetera y ahora continúan con esta producción junto alimentos como plátano y yuca. “Entre chiquitos y grandes somos 42 personas y tenemos proyectos pequeños más que todo para seguridad alimentaria y lo bueno, es que aquí se da de todo pero nosotros vemos el futuro acá en Ituango con café y ganado porque en el caso nuestro tenemos visión cafetera entonces vamos a trabajarle a eso, a una marca y a la investigación para la transformación con todos los muchachos que quieren trabajar”, agregó Valle.

Para este nuevo espacio lograron que una profesora dicte las clases en el espacio a 16 personas, ya que la escuela más cercana se encuentra a más de 2 horas caminando. En la parte alta donde se encuentra la despulpadora de café, organizaron un pequeño salón donde niños y grandes toman clases para validar su primaria y esperan tener una infraestructura adecuada en un par de años.

La estigmatización en Ituango: un mal que aún lastima

“Lastimosamente lo que pasa es que si usted busca en redes sociales a Ituango, la información que usted va a encontrar son cosas como “zona roja”, “zona en conflicto”, “zona donde matan si respiras” entonces las noticias no eran muy favorables. Mi meta fue llegar acá para marcar la diferencia, para hacer pedagogía de paz en este municipio porque es lo que se necesita”, comentó Diana Ríos, periodista de la emisora de paz.

A pesar de los esfuerzos por mostrar otra cara del pueblo, para habitantes como Argiro Correa y John Jairo Zapata las heridas de la estigmatización en Ituango se mantienen. “Yo tengo problemas que han sido protagonizados por el Estado, por los grupos armados al margen de la ley y en este momento me siento cohibido, estrecho porque yo alcancé a ser una persona que el Estado ha querido enredarme aunque he trabajado demasiado y le he demostrado que no soy lo que ellos dicen y piensan”, comenzó Correa.

Entre el 2003 y el 2012 más de 17 personas fueron capturadas, tres o hasta cuatro veces, porque supuestamente hacían parte de las Farc y se les imputaron cargos de concierto para delinquir, hurto y porte ilegal de armas. Argirio Correa, John Jairo Zapata y otros campesinos, comerciantes, mecánicos y conductores de Ituango fueron trasladados a Medellín donde estuvieron 27 días encarcelados bajo la premisa de hacer parte de la guerrilla.

“Nosotros nos consideramos gente sana, todos los que vimos por aquí tanto los campesinos como los conductores, los comerciantes somos gente de bien y nunca cogieron gente de grupos armados era puro campesino, gente que sí trabajamos”, agregó Argirio Correa. Por su parte, John Jairo Zapata comentó que “cuando me llevaron a la estación, un teniente del Ejército me dijo que si le decía dónde tenía la guerrilla armas, que me dejaban ir y yo le dije ‘¿yo qué voy a saber dónde tienen armas? si yo no soy guerrillero, yo me mantengo trabajando’ pero no me creían”.

Estas personas han interpuesto demandas contra el Estado desde el año 2003 para que restauren el daño que les hicieron y las pérdidas económicas que han sufrido por el pago de abogados y la imposibilidad de conseguir trabajo. Sin embargo, no han recibido respuesta mientras el estigma sigue perjudicando la búsqueda de trabajo de ellos y de sus hijos. “Yo como persona civil nací en este municipio, yo no puedo hacer nada porque pido pero no me oyen entonces a nosotros nos tocó ver, oír y callar después del proceso de paz”, concluyó Correa.

Voces para la memoria de Antioquia

El 2 de julio de 2019 fue la primera emisión de Radio Nacional de Ituango por la frecuencia 92.3 FM, convirtiéndola en la segunda emisora de paz en constituirse de las 12 que actualmente existen en las zonas más afectadas por el conflicto armado del país.

“Venimos trabajando para contar historias que muestran la resiliencia y el trabajo de la gente pujante de este municipio y de todo el norte de Antioquia para demostrarle al país las cosas buenas que tiene Ituango, que no solamente es guerra y violencia”, afirmó Emerson Tapias, técnico de la emisora de paz de Ituango y uno de los seis integrantes de esta emisora.

Le puede interesar: Ya están al aire cinco emisoras para la paz.

Una de las secciones que resalta el equipo de la emisora es El campo en la radio donde buscan acercar a los campesinos a la radio y construir historia de paz de la mano con ellos. Geraldine Zapata es quien lidera la sección y comentó que “las comunidades no solamente nos buscan para salir a través del campo en la radio sino que también nos piden que hablemos de ciertos temas, que de la yuca, del limón entonces construimos con la comunidad”.

Esta sección es solo un ejemplo de la apuesta que hace el equipo de esta emisora de paz para transformar la visión que el país tiene sobre Ituango. “Queremos mostrar que Ituango no es solo violencia, que hay muchas cosas buenas, positivas y que las personas tienen muchas cosas para ofrecer tanto a los que llegamos como a los visitantes y residentes”, concluyó Beatriz Rodríguez, integrante de la emisora.

Síguenos en Google Noticias