Publicidad
Redacción Cromos / 30 Jan 2022 - 10:30 p. m.

Desestrésate y duerme mejor

El buen sueño depende de nuestros hábitos y de convencernos, también, de su importancia.
Consejos para un buen descanso
Foto: Unsplash
dormir, fatiga pandémica, soñar, descansar
dormir, fatiga pandémica, soñar, descansar
Foto: Pixabay

Los trastornos de sueño, según la Organización Mundial de la Salud, pueden derivar en enfermedades graves a futuro, como el alzheimer o la diabetes.

Te puede interesar: ¿Duermes con tu perro o gato? Descubre si es malo o bueno

Te invitamos a leer más contenidos como este aquí

Un buen descanso es fundamental para poder grabar nuevas memorias, ya que dependen de que el cerebro pueda fijar su atención. Cuando no dormimos bien, entre siete y ocho horas diarias recomendadas, las consecuencias no solo son el bajo rendimiento, el mal ánimo del día siguiente, sino formas severas de deterioro a largo plazo.

Además, según un estudio del King’s College London e Ipsos MORI, desde la pandemia 2 de cada 5 personas afirman haber tenido insomnio y dormido menos horas por noche a comparación del primer confinamiento.

El mal sueño se puede deber a muchas razones. Entre sus causas son tener un horario de sueño irregular, ciertos medicamentos, dolores físicos, o el consumo de estimulantes como el tabaco, el café y el alcohol. Sin embargo, esto mismo puede encerrarse como una misma razón: un estado de hiperactivación en el cerebro.

Esto está relacionado con la ansiedad y el estrés que, además, quienes lo sufren si esto continúa durante el día, convirtiéndose en un círculo vicioso llegada la noche y de nuevo, el insomnio.

Lo cierto es que para esta ansiedad, lo más efectivo es la práctica del mindfulness en el día, como una manera de “limpiar” el ruido mental para que no llegue a la noche.

Aquí van los más importantes hábitos que solucionan el problema del mal descanso.

¿Qué es la higiene de sueño?

Son los buenos hábitos en torno al sueño, los horarios a los que duermes y te despiertas, el orden en tu habitación, la cantidad de aparatos que uses antes de dormir, y además, tus hábitos saludables durante el día.

Claves de la higiene de sueño

Mindfulness

Se ha demostrado que la práctica del mindfulness permite a las personas gestionar sus preocupaciones de forma más eficiente que las distracciones o la resolución de problemas (que causa preocupación). El mindfulness se trata de estar presente con las sensaciones corporales al menos de 10 a 15 minutos permitiendo que la mente de vueltas y volviendo a la respiración como ancla del ejercicio. No se trata de evitar los pensamientos sino de estar presente y observarlos. En un estudio estudio de 2012 se compararon las tres estrategias para evitar la rumiación (distracción, resolución de problemas, y mindfulness) y esta fue la más efectiva.

Ejercicio físico

Se recomienda mover tu cuerpo por lo menos 3 o 4 veces a la semana, al menos 40 minutos al día. No hay que hacer una rutina demasiado exigente para que el cuerpo lo agradezca, y ayuda más si se hace al aire libre, pues la luz natural ayuda a regular el ritmo circadiano.

Alimentación

No se deben ingerir estimulantes en las horas de la tarde, y menos comer demasiado pesado. Una comida sana y ligera al menos dos horas antes de dormir ayuda a la digestión y al buen descanso. Se recomiendan las aguas de cidrón y manzanilla.

Orden de la habitación

Es importante que nuestros espacios estén libres de muchos estimulantes, sean cómodos y a buena temperatura, y se haya dejado circular el aire durante el día. Esto ayudará a tener mejores ciclos de sueño.

Te puede interesar leer: ¿Qué le pasa a nuestro cuerpo si dejamos de tener sexo?

Te invitamos a leer más contenidos como este aquí

Síguenos en Google Noticias