Orgasmo femenino: cómo llegar y reconocer el clímax en la cama

Noticias destacadas de Estilo de vida

La sexóloga y escritora Valeria De La Espriella en entrevista con la Revista Cromos nos cuenta qué debemos tener en cuenta para llegar a un placentero orgasmo y saber comunicarlo a nuestra pareja.

¿Por qué en algunas ocasiones es difícil que la mujer llegue a un orgasmo?

Esta situación puede presentarse por variadas causas.

La sexualidad además de ser una dimensión fundamental del ser humano también se construye, y está influenciada por diferentes factores, entre esos lo social, cultural y religioso.

En el caso de nosotras las mujeres todavía existe una opresión simbólica hacia el placer, y no solo al placer sexual, también al placer de comer, de no hacer nada o de sacar tiempo para nosotras mismas.

Te puede interesar leer: ¿Cómo afecta la diabetes tu vida sexual?

Otra razón por la que muchas mujeres tienen dificultad para llegar a un orgasmo es el desconocimiento de su propio cuerpo. Si bien, hay que tener una visión menos genital del sexo, en muchas féminas está pendiente la tarea de la conectarse con su vulva y de explorar el resto de su anatomía para saber qué le gusta y que no.

Este tipo de autodesconocimiento está muy arraigado porque a las mujeres se nos ha vendido la idea de tocarse es malo, es sucio y es pecado, y que lo correcto es esperar a que el amor de nuestra vida nos descubra, dándole la responsabilidad de nuestro placer a una tercera persona.

Existe la ansiedad femenina por rendimiento, que es la angustia que se genera por ese deseo de llegar o por la incapacidad de lograrlo, y cuando hay estrés aparece el cortisol que es una hormona enemiga del placer sexual.

Obviamente cada mujer es distinta y sus causas pueden variar. La capacidad orgásmica puede verse afectada por situaciones difíciles en lo emocional, o por trastornos mentales como la depresión. También lo fisiológico puede influir, por algún medicamento que está tomando, por enfermedades crónicas, entre otras.

Puedes leer: Sexo y orgasmos: refuerzan nuestras defensas

¿Por qué las mujeres fingen orgasmos?

Esta situación puede presentarse por variadas causas.

Existe lo que se llama el “Engaño altruista” muchas mujeres fingen para no herir el ego de su pareja y para que no se sienta mal.

Otras lo hacen para que la relación sexual termine rápido, pues quizá no la están disfrutando, se desconcentraron y desconectaron del placer, y/o están teniendo dificultades para alcanzar el orgasmo.

También fingen por miedo a lo que pueda pensar su pareja, porque no quieren parecer malas amantes o que las consideren ‘frígidas’ que por cierto es un término inadecuado.

¿Qué posiciones podemos hacer para llegar al orgasmo?

El órgano sexual más poderoso es el cerebro, así que la primera ‘postura’ recomendada es tener disposición y concentrarse en disfrutar las sensaciones y estímulos. Es clave aprender que el sexo es más que penetración porque todo suma, lo que anteriormente se consideraba como juegos preliminares: las caricias, los abrazos, masajes, también hacen parte de la relación sexual, no solo el coito.

Y si de posturas se trata, lo mejor es buscar aquellas en donde haya estimulación directa o indirecta del clítoris, que es el único órgano del cuerpo humano destinado solo para el placer y con 8.000 terminaciones nerviosas. Hay posturas como la amazona, el balancín o la fusión, también se pueden usar las manos o un juguete sexual para consentir al clítoris mientras se realiza la penetración. Hay otras posturas para estimular el punto G, como el perrito o la cucharita.

Te puede interesar leer: Consejos prácticos y saludables para mejorar tus orgasmos

La sexualidad de cada mujer es única, así que no se puede dictaminar que posturas son más favorables, la recomendación siempre es probar y jugar, los encuentros eróticos son una especie de viaje de descubrimiento y como decía: la sexóloga Betty Dodson, no hay una sola manera de obtener placer, pero para disfrutarlos es importante tener una mentalidad abierta.

¿La masturbación es una excelente herramienta para saber cómo generar orgasmos?

Claro que sí. Todo empieza por casa, el autoconocimiento es clave para incrementar nuestro potencial orgásmico.

La masturbación además de generar beneficios a nivel físico mental y emocional, nos permite construir nuestro mapa erótico, el cual es un esquema de nuestra geografía sexual en el que descubrimos nuestros puntos gatillo, es decir, que partes de nuestro cuerpo al ser estimuladas nos producen más placer, además reconocemos que situaciones, fantasías, recuerdos, sueños y movimientos nos encienden más.

Esta comunión, esta mismidad nos permite volvernos en dueñas de nuestro placer.

Lo interesante de la masturbación que se puede practicar en solitario, pero también en pareja y sirve para fortalecer la comunicación erótica.

¿Cómo podemos hablarle a nuestra pareja para que genere este tipo de orgasmos?

Como dije antes, nuestro placer es nuestra responsabilidad no podemos darle esta carga a la otra persona, que además no es adivina o psíquica para leer nuestra mente. Lo primero es comunicarnos con nuestro deseo, nuestro cuerpo y nuestras sensaciones, el siguiente paso es incluir a la pareja.

Muchos problemas de la cama se resuelven dialogando, no suponiendo. La recomendación es buscar espacios relajados para conversar estos temas de forma natural, a través de la comunicación erótica le manifestamos a nuestra pareja aquello que nos gusta que nos haga, aquello que nos gustaría probar y lo que no nos gusta tanto.

Aquí es importante la asertividad, decir las cosas con cariñito y picante, pero decirlas para no alimentar la frustración.

También en el momento de los encuentros sexuales podemos utilizar nuestras manos para guiar a la otra persona, la comunicación no solo es con palabras, nuestro lenguaje corporal y las miradas pueden decir mucho.

¿Por qué algunas mujeres solo llegan al orgasmo con la estimulación manual u oral y no en la penetración?

Se han realizado diversos estudios en donde el porcentaje de orgasmos por estimulación clitoriana es mucho más alto que a través de la penetración, porque tenemos mayor cantidad de conexiones nerviosas en el clítoris que en la vagina.

Si una mujer no se siente lo suficientemente excitada y luego pasa a la penetración, habrá una gran probabilidad de que no llegue al clímax porque necesita mayores estímulos para alcanzarlo, con el clítoris habrá mayores posibilidades. Además, es importante tener en cuenta nuestros tiempos, nuestro punto de ebullición es más lento.

También puedes leer: El experimento que busca resolver el misterio evolutivo del orgasmo femenino

Y como dije anteriormente, hay que ‘desgenitalizar’ el sexo, todo nuestro cuerpo es una gran zona erógena, pero solo aprovechamos una porción del goce que podemos llegar a experimentar. La piel es un territorio lleno de sorpresas al estimularla a través de las caricias, masajes y otros movimientos se despierta la sensibilidad y se incrementa la excitación.

Existen zonas erógenas primarias, secundarias y terciarias, por ejemplo, las zonas primarias son el clítoris, la vulva o los senos; la recomendación es estimularlas al final y no irse directo a ellas, si lo que buscamos es incrementar el placer, lo mejor es empezar con las zonas secundarias y terciarias. Por ejemplo: acariciar el cuello y la nuca, detrás de las rodillas, los lóbulos de las orejas, los pies, o el interior de los muslos que es un área muy sensible…

Y, por último, no es que existan orgasmos clitoriales, vaginales o anales, el orgasmo realmente es uno solo y se da en nuestro cerebro, lo que varía es la zona y los métodos que usamos para llegar a este.

¿Qué tips nos regalas para que podamos llegar al orgasmo con nuestra pareja?

Comunicación asertiva, ritualizar el placer y dale la importancia que se merece, enfocarse más en el erotismo que en la penetración, cultivar la inteligencia erótica, quitarle la presión al sexo para que sea más armónico, fluido y relajado.

Comparte en redes: