Yoga facial paso a paso para rejuvenecer tu rostro en casa

Noticias destacadas de Estilo de vida

Con el paso del tiempo las pieles de las mujeres de más de 50 años pierden su tono natural y palidecen mientras que el metabolismo se ralentiza por las noches. Sigue este paso a paso para tener un rostro rejuvenecido a través del yoga facial.

La epidermis se hace más fina, la piel parece más pálida y surgen nuevas necesidades: luminosidad, tener una piel radiante. A estos factores se une el descolgamiento facial y la aparición de líneas finas y arrugas en el rostro.

Los estiramientos de cuello y otras muecas antiestrés se convertirán en tus nuevos mantras. La práctica diaria de yoga facial dará paz a tu rostro, despertará los músculos adormecidos y relajará los que están sobre-estimulados.

Te puede interesar leer: 6 remedios caseros para tener unas piernas bonitas ¡Toma nota!

Aitana Sánchez – Gijón nos cuenta qué ejercicios debemos seguir con la rutina de ejercicios de yoga facial:

1. CALENTAMIENTO PARA INICIAR YOGA FACIAL:

Masajea rostro y cuello con una crema que favorezca la firmeza y tenga una textura sedosa. Una crema reavivará el tono rosado de tu piel y aportará luminosidad. Si prefieres realizar tus ejercicios por la noche, escoge una crema de noche de la misma gama con efecto frío para estimular tu piel.

Te puede interesar leer: Cómo cuidar las manos para que no envejezcan, sigue estos sencillos consejos

Sobre esta base, comienza el calentamiento. Sopla de forma exagerada, inflando las mejillas. Repítelo tres veces para relajarte.

2. YOGA FACIAL CONTRA LA PAPADA

Con los hombros relajados sujeta la cabeza con la mano. Después empuja la barbilla con mano y coloca el codo sobre la otra mano manteniendo la posición durante tres respiraciones.

Para finalizar, alterna los dedos en la zona del cuello durante quince segundos.

3. YOGA FACIAL PARA LOS OJOS Y LAS ARRUGAS

Antes de empezar, aplica un contorno de ojos a toquecitos con las yemas de los dedos. Este gesto actuará contra las ojeras persistentes y el descolgamiento.

Métodos:

El búho: coloca los dedos en forma de C alrededor de los ojos y abre y cierra los ojos.

La V: masajea la zona del entrecejo con los dedos arriba y abajo.

La pinza: abre los ojos mientras los estiras con los dedos. Realiza dos repeticiones de 10 segundos cada una.

Incorpora el yoga facial a tu rutina diaria. La constancia en esta práctica tiene beneficios como la liberación de estrés, la prevención de la flacidez, la activación y tonificación de los músculos de la cara o la prevención de arrugas.

Comparte en redes: