Historias de los Mundiales

Miroslav Klose, el hombre gol

El delantero alemán marcó 16 tantos entre Corea-Japón 2002 y Brasil 2014, en donde además se coronó campeón.

Aunque en la lista de los mejores jugadores de la historia probablemente no figura el nombre de Miroslav Klose, en la que no puede faltar es en la de los grandes goleadores.

Veloz, habilidoso y oportunista, el exdelantero alemán es nada menos que el máximo artillero de los campeonatos mundiales, con 16 tantos en 24 partidos.

Conforma, al lado de Pelé y Uwe Seeler, el exclusivo club de futbolistas que han podido anotar al menos un gol en cuatro mundiales consecutivos, una muestra de constancia y regularidad al más alto nivel. El Rey marcó 12 veces en las citas de Suecia 1958, Chile 1962, Inglaterra 1966 y México 1970, las mismas en las que Seeler logró nueve tantos.

A esa lista se podría unir en Rusia 2018 Cristiano Ronaldo, quien anotó un gol en Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014. Lionel Messi lleva cinco goles en tres Copas Mundo, pero no marcó en 2010, mientras que el brasileño Ronaldo logró 15 tantos en tres torneos: Francia 1998, Corea-Japón 2002 y Alemania 2006.

Lea también: Historias de los mundiales: en Uruguay se abrió el camino

En 17 temporadas en primera división, con Kaiserslautern, Werder Bremen, Bayern Múnich y Lazio, Klose marcó 289 goles en 754 partidos. 17 tantos por año es un promedio bueno, pero no espectacular.

En cambio, con la selección nacional siempre se lució. En 137 encuentros logró 71 anotaciones, que lo convierten en el goleador histórico de Alemania, por encima de Gerd Muller (68) y Lukas Podolski (49).

Lo mejor es que ayudó a su selección a obtener grandes resultados, pues en los cuatro mundiales que jugón alcanzó las semifinales.

Klose se estrenó como goleador mundialista en Corea y Japón 2002, en donde anotó cinco veces y logró el subtítulo. Como anfitrión, en 2006, volvió a conseguir cinco tantos y su equipo terminó tercero, al igual que en Sudáfrica, en donde Miro, como le dicen, se hizo presente en el marcador cuatro veces. Como suplente, en Brasil 2014, aportó dos goles más y por fin pudo besar la Copa Mundo.

Miroslav Josef Klose nació en Opole, Polonia, el 9 de junio de 1978, pero desde muy chico se trasladó con su familia a Alemania. Marcó sus primeros goles en el Blaubach Diedelkopf, cuando apenas era un niño. Ya en la categoría juvenil se destacó en el Homburg, lo que le valió para ser contratado por el Kaiserslautern, con el que firmó su primer contrato profesional, en 1999.

“Si me lo hubiera soñado no habría salido todo tan perfecto. Tuve una carrera muy feliz y exitosa, en mis clubes y en la selección. Nunca me obsesioné con los récords, pero es un orgullo ser el máximo anotador de los mundiales”, señaló al anunciar su retiro de las canchas, en 2016.

“Mi mayor éxito, más allá de los trofeos y los reconocimientos, fue haber tenido constancia al más alto nivel. Jugar cuatro mundiales y anotar en cada uno de ellos es algo de lo que me siento muy orgulloso, esa es una prueba de profesionalismo, disciplina y cuidado personal, cada vez menos frecuentes en el fútbol”, agregó el hoy miembro del cuerpo técnico alemán, favorito al título en Rusia 2018.