¿Cómo enfrentar el juego aéreo de los paraguayos?

Contrarrestar la mayor de las fortalezas de la selección guaraní es una las tareas que tiene la selección Colombia para alcanzar un resultado positivo este jueves en Asunción.

El entrenador de la selección de Colombia de fútbol, el argentino José Néstor Pékerman, durante un entrenamiento en Asunción, previo al juego contra Paraguay. / EFE

Tiro de esquina. Centro desde la izquierda con el pie del mismo perfil. Balón por al aire, cabezazo de un paraguayo complementado por el defensor y capitán Paulo César Da Silva. Gol y 2-1 a favor de los guaraníes, expertos en el juego aéreo, contra Chile en la séptima fecha de la presente eliminatoria, camino a Rusia 2018. Ese día, el primero de septiembre de este año, su fórmula histórica les volvió a dar resultados. Saltar, impactar el balón con la testa, defender por los aires de manera aguerrida. Esa es su fortaleza. (Vea: Los 10 jugadores paraguayos que dejaron huella en el fútbol colombiano)

Tras el fracaso del argentino Ramón Díaz en la Copa América Centenario (afuera en primera ronda), regresó a la dirección técnica Francisco ‘Chiqui’ Arce, quien ya había estado en el cargo entre agosto de 2011 y junio de 2012. El ‘Pelado’ Díaz intentó que Paraguay jugará como sus legendarios River Plate: por abajo; pero los resultados no lo acompañaron y el seleccionado albirrojo decidió volver a la lucha, la garra, la defensa dura y, cómo no, la eficacia en el balón aéreo. (“Debemos estar a la altura”: Mauricio Serna)

“Lo que se ve en los jugadores es mucha seguridad y confianza, plenitud. Podemos hacer valer el peso que tenemos como locales ante la selección Colombia. Tenemos que encontrar los caminos adecuados para contrarrestar a un rival de fuste y jerarquía con el que tenemos que tener cuidado”, afirmó Arce, en la conferencia de prensa previa al duelo de este jueves por la décima jornada, contra Colombia, que tendrá, si quiere salir con puntos del Defensores del Chaco, que cuidarse de los siguientes caminos: los sorprendentes saltos de los paraguayos y su posteriores potentes cabezazos. Así hacen valer su localía.

Los dirigidos por José Néstor Pékerman han recibido tres goles por arriba en lo que va de la eliminatoria. Todos nacieron de la pelota quieta. El primero, en la segunda jornada. Carlos Sánchez, de Uruguay, levantó un córner desde la derecha y Diego Godín se lanzó de ‘palomita’ para abrir el marcador esa noche, en la que Colombia cayó 3-0 en Montevideo. Frente a Chile, tiro libre que ejecutó Matías Fernández y que aprovechó Arturo Vidal. En la más reciente fecha, cuando el combinado nacional vistió a Brasil en Manaos, los pentacampeones del mundo, al minuto 2 de juego, se fueron arriba en el score con un tanto de Miranda, tras un cobro de esquina de Neymar. (Los clásicos de la mitad de la tabla en la Eliminatoria)

A Paraguay, por su parte, lo acompañan nueve tantos en la clasificatoria mundialista. Tres, gracias al juego aéreo. ¿Cómo evitar que el cuarto, o alguno más, los concreten este jueves ante Colombia?

Gabriel Jaime Barrabás Gómez, exfutbolista de la selección Colombia y director técnico, le respondió a El Espectador: “Primero que todo, tiene que hacer mucha presión sobre los costados y no dejar levantar los centros, eso es fundamental para que no nos definan. Segundo, es que en la segunda pelota de ellos hay que marcar muy bien los rebotes porque ellos lo saben aprovechar muy bien. Y en tercera medida, hay que hacer hombre a hombre en el área: no sacar los centrales de las ‘18’, sino dejarlos ahí para poder disputar la pelota en el mano a mano y ganar los rebotes”. (Más de deportes, aquí)

Al ser preguntado sobre su manera predilecta de marcar en la pelota parada, Gómez contestó: “A mí me gusta el hombre a hombre porque vos podés delegar responsabilidad sobre la persona que vaya a marcar, porque en la zona, si hay jugadores muy distraídos, te cobran, y genera mucho espacio”. (Lea también: ¿Si no está James qué?)

Hay entrenadores que utilizan las tácticas de otros deportes para tomarlas de referencia en el fútbol. Es el caso de Jorge Luis Bernal, de Alianza Petrolera, quien le dijo a este diario: “Cuando un equipo es muy repetido en lanzar centros desde las orillas, lo primero que hay que hacer es intentar que no saquen centros de allá; presionar los costados. La acción del jugador de fútbol se tiene que parecer más al del basquetbolista cuando van a lanzar sobre la cesta. El basquetbolista trata de hacer bloqueo a la hora del lanzamiento. En el fútbol, a veces, no sucede eso, y somos muy pasivos. La segunda medida será, como en ocasiones el rival se la busca y tira balones en el área, tener mucha disciplina en el hombre a hombre, atacar la pelota primero que el rival. Son dos cosas fundamentales en el aspecto táctico”. (También le puede interesar: Los 10 mejores jugadores en la historia del fútbol paraguayo)

La mayoría coinciden en que lo primordial es contener los centros, impedir que balones desde los costados vuelen al área propia. Así lo ratifica Néstor Otero, quien explica que hay “que controlar muy bien las bandas, tratar de crear superioridad numérica para que no nos levanten la pelota, y en caso de que la levanten, tener centrales fuertes en el juego aéreo”. Para el DT de Rionegro Águilas, los centrales de Colombia contra Paraguay deberían ser Yerry Mina, “fuerte en el juego aéreo tanto en defensa como en ataque”, y “lo mismo Óscar Murillo”.

Históricamente, las canchas en territorio paraguayo fueron de mala calidad. Césped quemado, se jugaba en el barro, en el polvo. Por ese motivo empezaron a levantar la pelota, y aprovechando además la contextura física de sus jugadores y la capacidad táctica de sus entrenadores, se hicieron fuertes en el juego aéreo. Por eso nacieron enormes cabeceadores como José Saturdino Cardono, Roque Santa Cruz, Celso Ayala, entre muchos más. 

Este jueves, desde las 6:30 p.m. (hora colombiana), se empezará a develar la estrategia que utilizará Colombia para atenuar los intentos aéreos de Paraguay, y así alcanzar un triunfo que significaría sacarle cuatro puntos de ventaja a este rival directo en el camino hacia el Mundial de Rusia 2018.