11 Mar 2021 - 2:00 a. m.

¿Cuál es el estado de las mipymes en medio de la pandemia?

Durante el primer año de esta emergencia, las micro, pequeñas y medianas empresas soportaron algunos de los peores golpes de la aguda crisis económica del país. Aunque el Gobierno lanzó medidas, estas no fueron suficientes. Los sectores piden más apoyo en la reactivación.

Cuando el Gobierno decretó la primera cuarentena para mitigar la propagación del COVID-19, la Asociación Colombiana de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Acopi) advirtió que estas compañías aguantarían un mes y medio las restricciones. En medio de la incertidumbre de los primeros momentos de la pandemia, esta proyección fue uno de los pronunciamientos más duros de esos días, pues las llamadas mipymes representan más del 90 % del tejido empresarial en el país y concentran el 80 % del empleo.

Tras las complicaciones que algunas mipymes ya arrastraban antes de que comenzara la emergencia, sumadas a las extensiones en los cierres y las ayudas que no llegaron a todas, los empresarios tomaron medidas para mantenerse: negociaron con proveedores, redujeron salarios, anticiparon vacaciones de sus empleados e intentaron acceder a los créditos que iba sacando el Gobierno.

De acuerdo con cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), en 2020 se perdieron 2,44 millones de empleos, pues la población ocupada pasó de 22,2 millones (lo registrado en 2019) a 19,8 millones. Las cifras del año pasado representaron un retroceso de una década, según Juan Daniel Oviedo, director del DANE.

Lea: Entre enero y octubre de 2020 los micronegocios ocuparon a 7,2 millones de colombianos

Según cifras de Confecámaras (gremio de las Cámaras de Comercio), en 2020 se cerraron 187.092 mipymes. Actualmente, de acuerdo con Acopi, hay 1,7 millones de estas empresas en el país. Por su parte, la Encuesta de Micronegocios, realizada entre enero y octubre de 2020 por el DANE, en el primer año de la pandemia se perdieron 509.370 de estas unidades productivas, que técnicamente son definidas como las que tienen máximo nueve empleados.

Además, el 57,3 % de los micronegocios del país reportó en la encuesta que entre julio y septiembre de 2020 tuvo una reducción de trabajadores u horas laboradas, el 79,3 % confirmó una disminución en la demanda de sus bienes y servicios, y el 62 % presentó una baja en el flujo de efectivo.

Por otro lado, las cifras revelan las afectaciones para la población femenina. El 64 % de los micronegocios del país son propiedad de hombres (3,4 millones), mientras que el 36 % es de mujeres (1,9 millones). Ellas fueron las que más aportaron a la pérdida de estas empresas, pues entre enero y octubre las compañías de mujeres se redujeron 12 % en comparación con las de hombres, que fue de un 6,7 % frente a 2019.

Los resultados de los micronegocios se suman a los demás datos que reveló el DANE durante el año pasado y que reflejan que son las mujeres las que más han perdido empleos (tienen el 20,4 % de la tasa de desempleo en 2020) y, además, duplicaron sus cargas laborales con el hogar y el cuidado de los hijos por la pandemia, trabajos que no siempre son remunerados.

Para ese mismo período del año, julio y septiembre, el 64,1 % de estas unidades económicas no tenían conocimiento de las políticas del Gobierno de apoyo al sector privado como respuesta a la pandemia, y el 81,8 % no habían solicitado o no se habían beneficiado de dichas políticas, según la encuesta del DANE.

En medio de la emergencia, el Gobierno dispuso de una batería de alivios y ayudas para atender a las mipymes dada su importancia estratégica.

Para empezar, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo (Mincit) diseñó una serie de alivios financieros a través de la Banca de Desarrollo para las mipymes afectadas por la pandemia. “Hemos gestionado recursos por cerca de $1,57 billones en créditos de redescuento (Colombia Responde, Colombia Responde para Todos, 28 líneas Regionales Responde, Escalamiento del sector turístico, Colombia Emprende e Innova, Reactivación TIC, Reactívate y Transporte Responde) en más de 61.800 operaciones. Es importante destacar que cerca del 83 % de los desembolsos se han destinado a mipymes”, asegura Mincit.

“Con la Comisión de Alto Nivel para el Financiamiento Empresarial, se diseñaron unos productos de financiamiento derivados de la expedición del decreto 468 de 2020, que abrió la puerta para fortalecer el crédito directo a pymes, a través de Bancóldex, sustentado en recursos del Fome orientados a mejorar las condiciones de acceso; y la expedición del decreto 492 de 2020 que fortaleció patrimonialmente al FNG”, aseguró el Ministerio Mincit.

Según Javier Díaz Fajardo, presidente de Bancóldex, a través de la creación en “tiempo récord del portafolio crediticio Responde para la recuperación económica de las empresas afectadas por la emergencia sanitaria, en menos de un año, se desembolsaron $1,45 billones, 78 % lo recibieron las mipymes, a través de 36 líneas de orden nacional, regional y sectorial”.

Agrega que los empresarios en las regiones han sido los “grandes protagonistas” de los apoyos, pues les destinaron 30 de las 36 líneas. Además, 51.727 empresarios, en 869 municipios del país, 92 % microempresas, han recibido créditos de Bancóldex. En promedio, el 71 % de las operaciones crediticias del portafolio Responde las han recibido los empresarios con tasas de interés menores al 10 %. Según las cifras de Acopi, entre marzo y diciembre de 2020, Bancóldex desembolsó créditos por $2,07 billones a 8.944 pymes, ubicadas en 376 municipios.

Mincit también dijo que, a través de los créditos garantizados de Unidos por Colombia (Capital de trabajo, Gran Empresa, Nóminas, Independientes, Microfinanzas, Regionales y Sectores más afectados), han proporcionado créditos por $14,4 billones en más de 600.000 operaciones. Cerca del 82 % de los créditos se han destinado a mipymes.

Además, el Gobierno creó el Crédito Directo para Pymes, destinado a capital de trabajo, con cupo de hasta $400.000 millones que, según indicó la Comisión de Financiamiento Empresarial, será extendido hasta alcanzar los $2 billones durante 2021.

En cuanto al Fondo Nacional de Garantías (FNG), los beneficios se han destinado en un 80 % para empresas medianas y en un 90 % para pequeñas, con un subsidio del 75 % para la comisión. Cifras de Acopi señalan que, con corte del 10 de febrero de 2021, se habían entregado 527.480 garantías a las mipymes (480.153 microempresas, 32.694 pequeñas y 11.879 medianas), con créditos desembolsados por $11,18 billones.

Según Mincit, también se creó el Crédito para microempresas en el marco de Economía para la Gente, con recursos destinados a capital de trabajo y modernización, con un cupo de hasta $78.000 millones.

Entre las iniciativas de asistencia se puso en marcha el Programa de Apoyo al Pago de la Prima de Servicios (PAP). Con este se han beneficiado 85.063 empresas (58.393 son microempresas, 20.810 son pequeñas y 4.447 son medianas).

Y en el renglón de las ayudas es imposible no hablar del Programa de Apoyo al Empleo Formal (PAEF), que buscó ofrecer un apoyo a la nómina y que va hasta marzo de 2021. Hasta enero, según Acopi, se habían beneficiado 253.521 empresas (248.112 mipymes, con un énfasis en las microempresas). El programa ha desembolsado $5,8 billones para mipymes.

Sin embargo, muchos empresarios no han logrado acceder a este beneficio. De acuerdo con Acopi, las razones para la negación del beneficio son que la empresa no cumplía con los requisitos en el mes de la postulación (40,8 %), no había empleados señalados por la norma (29,9 %), no se pudo encontrar la empresa en el RUES o RUT (23,6 %) y se trataba de una persona natural con menos de tres empleados (6,7 %).

“Cuando se definió el subsidio a la nómina siempre excluyeron a las micro naturales que generan uno y dos empleos. Algo que nunca entendimos y que dijimos que no era justo, porque son personas que hacen un sacrificio y pagan el registro mercantil y el sistema de seguridad”, explica Rosmery Quintero, presidenta de Acopi.

Juan Carlos Novoa* es un empresario dueño de una microempresa de servicios de metalmecánica en Bogotá, quien critica duramente la gestión de la pandemia en relación con las mipymes: “No puede ser que lo único que exista de ayuda de verdad sea el PAEF, que es parcial igual que el de las primas de servicios. La solución del Gobierno es que nos endeudemos hasta la camisa cuando el mercado está contraído, la gente no compra. No hay que ser economista para entender que si no hay demanda, a mí de qué me sirve producir, más aún cuando tengo que producir a punta de deuda. Aquí el único que sale bien parado es quien ofrece los créditos, los demás quedamos jodidos”.

Y añade: “Venden por todo lado esa idea de crear empresa y demás. Y sí, eso impulsa y crea empleo y todo, pero para qué si al final todos terminamos trabajando para los bancos, porque ayudas de verdad, esas brillaron por su ausencia”.

La voz de Novoa es una de las muchas que durante la pandemia han pedido más ayudas para las empresas y los trabajadores, recursos para mantener a flote las empresas, pero también para apalancar el consumo, no créditos para alimentar el sector financiero.

¿Qué piden los gremios?

Rosmery Quintero insiste en que, a pesar del Conpes de reactivación, “el cual tiene una proyección de ejecución a seis años y en el que el gran porcentaje de los recursos previstos para las diferentes estrategias va a depender del sector privado y en el que hay una gran inversión en megaobras e infraestructura, nosotros ahí no vamos a tener mucha opción realmente”.

Por eso le piden al presidente Iván Duque revisar la posibilidad de decretar una nueva emergencia económica “para generar unos instrumentos o ampliar esos que ya se vencieron y son importantes. Por ejemplo, mover el calendario fiscal, el subsidio a la nómina que vence en marzo. Si dejamos las cosas al legislador es mucho más tiempo, hasta ahora van a comenzar sesiones, eso va a requerir tiempo y se van a perder más empresas”.

Quintero explica que, de acuerdo con el registro mercantil, es evidente la pérdida de empresas y “ahora que se vence la actualización del registro nos va a dar una fotografía más cercana a la realidad”. Por otro lado, las cifras del DANE de microestablecimientos es mayor, “porque nosotros tenemos un alto nivel de informalidad”.

Finalmente, Quintero asegura que el Conpes no cuenta con medidas de corto plazo. Por lo tanto, afirma que “seguiremos perdiendo empleos y empresas. Es más económico salvar que luego intentar recuperar”.

Por su parte, Fenalco indica que, debido a una encuesta realizada en marzo a 302 pequeños y medianos comerciantes del país, le pidió al Gobierno que se extienda el PAEF hasta diciembre, pues aseguraron que ese instrumento es decisivo para preservar puestos en Colombia.

De acuerdo con los resultados obtenidos en la encuesta virtual, 67,1 % de los comerciantes redujo su nómina con respecto a febrero del año pasado. Según este documento, el PAEF fue una ayuda importante para su supervivencia en 2020, y consideran que, ante la incertidumbre de lo que pueda pasar este año en materia económica, deben seguir contando con la cobertura de este programa y del PAP.

¿Qué viene para la reactivación?

De acuerdo con Mincomercio, en el marco de su “Política industrial en marcha” para apoyar a los empresarios en la pandemia y en la reactivación tienen unos ejes estratégicos. Por ejemplo, en emprendimiento y formalización esperan acompañar a 850.000 mipymes; en productividad planean llegar a 66.000 empresas con programas como “Fábricas de productividad”, “Compra lo nuestro” y “Centros de transformación digital empresarial”. En financiamiento el Mincomercio se propuso llegar a aproximadamente $79,2 billones desembolsados a través de movilización de garantías, líneas de redescuento y crédito directo; en inversión tienen la meta de llegar a US$11.500 millones de Inversión Extranjera Directa (IED); en entorno competitivo queremos llegar a 3.000 intervenciones en trámites, mejoras normativas y eliminación de barreras; y finalmente, “Nuevas fuentes de crecimiento”, mediante el cual esperamos alcanzar US$27.000 millones en exportaciones no tradicionales (no minero – energéticas).

Por otro lado, “Economía para la Gente” es una apuesta del Gobierno, coordinada por Mincit y el Departamento Administrativo para la Prosperidad Social (DPS) con programas de apoyo para beneficiar a más de 580.000 micronegocios y unidades productivas, formales e informales, pero especialmente a poblaciones vulnerables con recursos por $1,72 billones.

Vale la pena mencionar que las mipymes también cuentan con un porcentaje alto de informalidad. En esa línea el Mincit trabajará en estrategias de acompañamiento para que durante 2021 más empresas hagan la transición a la formalidad. “Se contempla la ejecución del Programa de Crecimiento Empresarial para la formalización buscando llegar a por lo menos 1.900 micro y pequeñas empresas, en alianza con diferentes Cámaras de Comercio”.

Por su parte, la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB), que está enfocada en apoyar la reactivación de las micro, pequeñas y medianas empresas de la capital y la región, lanzó el programa Crear (Confianza, Reactivación y Acceso) que ofrece servicios de formación, asesoría, contacto financiero, acompañamiento y seguimiento. También recursos de liquidez por cerca de $136.000 millones en alianza con FNG, Bancóldex, bancos, microfinancieras y las Fintech. Así las cosas, la Cámara realizará un aporte de $10.000 millones que busca que la tasa sea una de las más bajas del mercado y lograr mayor cubrimiento de garantías.

Para la reactivación, el Gobierno, a través de Bancóldex, lanzó a finales de 2020 Adelante, una segunda fase de apoyo financiero de las líneas Responde. “Este nuevo portafolio cuenta con algunas líneas suscritas por más de $991.480, con hasta cinco años de plazo y 12 meses de períodos de gracia. Además, tendremos otros convenios para aumentar estos recursos”, explicó el banco.

* Nombre cambiado por solicitud de la fuente.

Comparte: