En vivo
Implicados en caso MinTIC falsificaron tres garantías bancarias: Fiscalía
Inicia la judicialización del contratista Emilio Tapia, el representante legal de Centros Poblados, Luis Fernando Duque; y el agente de seguros Juan José Laverde. Los primeros en ser vinculados a un proceso penal por el contrato que pretendía llevar conectividad a las escuelas rurales.
Inicia la judicialización del contratista Emilio Tapia, el representante legal de Centros Poblados, Luis Fernando Duque; y el agente de seguros Juan José Laverde. Los primeros en ser vinculados a un proceso penal por el contrato que pretendía llevar conectividad a las escuelas rurales.
Minimizar
3 Mar 2021 - 9:37 p. m.

¿Cuál sería el impacto de ampliar el IVA en la canasta familiar?

Datos de la Universidad Nacional señalan hacia expansiones en renglones como pobreza extrema y hogares en situación de vulnerabilidad. Un panorama nada esperanzador.

Redacción Economía

Redacción Economía - Negocios

“¿Por qué se dice que se quiere hacer una reforma fiscal para dar un salto en gasto social, pero a la vez acudir a un impuesto tan regresivo como el IVA para recaudar más?”.

La pregunta la hizo Cecilia López, exministra y exsenadora, durante el foro “Reforma tributaria, ¿beneficios para qué y para quiénes?”. No es la primera en elaborar este cuestionamiento y el evento, organizado por la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional, se suma a una serie de escenarios de debate en los que todo tipo de analistas han comenzado a juntar propuestas para una futura reforma tributaria. Y en estos suele haber un denominador común: la posibilidad de incrementar el reino del IVA (tarifa de 19 %) en la canasta familiar es recibida como una mala idea, cuando menos.

Esta propuesta no está escrita en piedra ni mucho menos, por cuanto el Gobierno no ha revelado el proyecto de ley, aunque se sabe que está discutiéndolo con los congresistas (a puerta cerrada). Lo que predomina en el ambiente son declaraciones aquí y allá.

Lea también: ¿Una reforma fiscal para mejorar inversión social? responde el Ministro de Hacienda

En buena parte, la resistencia a esta idea apunta hacia los golpes que podrían recibir los segmentos más vulnerables de la sociedad. ¿Qué tan grande podría ser este golpe? Los datos recabados por los profesores Jorge Espitia y Jorge Garay (revelados durante el evento) apuntan a que “la generalización del IVA en la canasta familiar implicaría que cerca de 23 % de la clase media pasaría a ser clase vulnerable”.

Espitia es profesor de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la U. Nacional y junto con Garay (doctor en Economía del MIT) son investigadores del Centro de Pensamiento de Política Fiscal de esa universidad.

Las cifras de los expertos se explican, en parte, por cuenta de las desproporciones que hay en el gasto de los hogares en productos de la canasta familiar. Según los datos de estos dos académicos, las poblaciones consideradas en situación de pobreza o de vulnerabilidad gastan 22 % y 21 %, respectivamente, en alimentos, por ejemplo. Esta proporción de gasto es de 14,6 % para la clase media y de 7,5 % para el renglón de ingresos altos.

Los datos presentados por los académicos corroboran el panorama de desigualdad y asimetrías en gastos y remuneraciones que es transversal a toda la sociedad colombiana. Los cálculos de este estudio estiman que gravar todos los alimentos con una tarifa de 19 % de IVA significaría que 23 % de los hogares en pobreza no extrema pasarían a serlo, mientras que 16 % de los que están en condición de vulnerabilidad harían un tránsito hacia la pobreza.

Estas cifras deben leerse, además, bajo el prisma de la pandemia, que ya de entrada presentó sus propios retos y peligros en términos de borrar las conquistas en movilidad social de los últimos tiempos. Los primeros cálculos mostraron que, bajo los escenarios de contracción del PIB que ha impulsado la pandemia, la clase media podría desplomarse 10 % y la pobreza podría aumentar en 6,6 puntos porcentuales (llegando así a 33,6 %, según Fedesarrollo).

Le sugerimos leer: Propuesta estructural de Fedesarrollo aumentaría el ingreso de los hogares hasta en 90 %

Organismos internacionales han advertido que, de ampliarse el rango de acción del IVA en la canasta familiar, se deben poner en marcha medidas de compensación, como la devolución de este tributo a los más vulnerables, una acción que tomó el Gobierno desde el año pasado.

De acuerdo con cifras del Departamento Nacional de Planeación, esta iniciativa cubrió a un millón de personas en 2020 y se espera que este año ese número crezca a dos millones.

Sin embargo, aún hay un largo camino por recorrer para atender efectivamente a las poblaciones más vulnerables. Los datos presentados por los profesores Espitia y Garay muestran que 42 % de los hogares beneficiarios de Familias y Jóvenes en Acción, así como de Colombia Mayor, no estaban en situación de pobreza, “lo que además sugeriría serios problemas de focalización y priorización”.

La focalización de los programas sociales es un asunto en el que ha habido avances, pero que sigue siendo una de las metas más urgentes de cara a lograr una asistencia efectiva a quienes más la necesitan, pero, también, como una medida para reactivar la economía en medio de la peor crisis económica en la historia del país.

Le puede interesar: Por una reforma tributaria justa

Las fallas en focalización, por cierto, son uno de los mayores retos para prácticamente todos los gobiernos de la región, como lo detalla un reciente estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en donde se lee que “muchos de los gastos situados bajo el paraguas del gasto social no llegan a los pobres y vulnerables. Por ejemplo, cerca de tres cuartas partes de los subsidios energéticos llegan al 60 % más rico de la población. Se observan otras «filtraciones» similares en las normas fiscales que tienen un objetivo social, como las exenciones por los gastos de alimentación, medicación y vivienda. El cambio de los subsidios de los precios a los subsidios directos del ingreso focalizados en los pobres y las clases medias bajas proporcionaría una redistribución mucho más efectiva por dólar gastado”.

Los académicos proponen que para los hogares en pobreza o vulnerabilidad no se grave la canasta básica, así como tampoco para los rangos de ingresos bajos de la clase media. Según los expertos, hacer eso podría impulsar una reducción en el coeficiente Gini (que mide la desigualdad de un país) de 0.5438 a 0.5166.

Espitia asegura que hay otras formas de elevar el recaudo sin afectar asuntos como la equidad o la progresividad del sistema tributario como “profundizar el impuesto a la renta y los impuestos a los súper ricos. También podemos hablar de impuestos sobre los dividendos de las empresas jurídicas”, agrega.

Comparte: