Publicidad
18 Aug 2022 - 7:00 p. m.

Ella creó un taller ecológico que convierte plantas en sus mejores obras de arte

Lili Morales es la artista plástica que está detrás de este emprendimiento ambiental que fusiona el diseño con la naturaleza, para llenar espacios de vida y color. Su idea de negocio inició con la venta de una matera, hoy en día vende alrededor de 700 mensuales, llevando ecología y creatividad por todo Colombia.
Ella es Lili Morales, la emprendedora detrás de "Floramarillo", una idea de negocio que fusiona el diseño con la naturaleza para crear obras de arte.
Ella es Lili Morales, la emprendedora detrás de "Floramarillo", una idea de negocio que fusiona el diseño con la naturaleza para crear obras de arte.
Foto: Cortesía Floramarillo

“Llevamos 1 año y medio con Floramarillo, a veces miro hacia atrás y no puedo creer que hayamos crecido tanto. Pase de hacer una matera en una semana a tener un equipo donde pintamos en un mes, un promedio de 700 materas de todo tipo. Hemos enviado materas y plantas a todo el país, desde la Guajira a San Andres hasta municipios de Arauca o Nariño. Estamos reivindicando lo hecho a mano, lo artesanal pero con un enfoque novedoso y sobre todo combatiendo esa idea que no se puede vivir del arte”, estas son las palabras de Lili Morales, la artista plástica que encontró en la naturaleza la mejor forma de emprender en Colombia. Hablamos con ella en 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos y esto fue lo que nos contó.

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

Mi nombre es Lili Morales y tengo 30 años. Estudié Artes Plásticas en la universidad de los Andes. Desde los 15 años he tenido toda clase de emprendimientos, siempre en el área creativa.

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

Después de estar 4 años administrando un negocio familiar donde aprendí las bases de cómo se maneja una empresa, decidí lanzarme a crear mi propio emprendimiento enfocado en productos ecológicos, un tema que me gustaba, pero llegó la pandemia. Estar tanto tiempo en casa me hizo descubrir el mundo de las plantas y pase de cuidar una planta a tener más de 50. Entonces fue cuando comencé a pintar mis propias materas.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Inicialmente le regalaba materas a familiares y amigos, y les gustaron tanto que me empezaron a pedir que les vendiera. Entonces vi que ese era el camino y cambié mi idea de negocio inicial de vender productos ecológicos a la venta de materas pintadas a mano y plantas.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Empecé con $500.000 pesos que los invertí en materiales. Tenía ahorros y he contado con el apoyo de mi familia. Como ya había tenido experiencia en otros emprendimientos que había tenido, sabía de antemano como enfocar la marca para evitar tener gastos excesivos y no cometer errores que normalmente uno comete al iniciar. Empecé de a poquito haciendo de todo yo sola y mostrando los productos por Instagram y lo que iba ganando lo iba reinvirtiendo.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Llevamos 1 año y medio con Floramarillo, a veces miro hacia atrás y no puedo creer que hayamos crecido tanto. Pase de hacer una matera en una semana a tener un equipo donde pintamos en un mes un promedio 700 materas de todo tipo. Hemos enviado materas y plantas a todo el país, desde la Guajira a San Andres hasta municipios de Arauca o Nariño. Estamos revindicando lo hecho a mano, lo artesanal pero con un enfoque novedoso y sobre todo combatiendo esa idea que no se puede vivir del arte.

6. ¿Soy feliz?

Totalmente, la felicidad no se trata de que todo sea bonito y encantador siempre. Se trata de disfrutar un día a la vez con sus cosas buenas y malas. Floramarillo me está dando la posibilidad de vivir de mi carrera, de mi creatividad y de hacer lo que me encanta.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

No, por el momento no tenemos esos planes.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Emprender no es fácil ni es para todo el mundo. Mientras alcanzas una estabilidad hay que ser muy perseverante, y por eso pienso que no hay que romantizar el emprendimiento, he fracasado muchas veces y eso hace que uno cree una coraza fuerte. También tuve la ventaja de crecer en una familia emprendedora e independiente entonces a la fuerza aprendí que hoy puedes tener y mañana no y por eso es muy importante planificar y ser organizado.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

Sí, no hay un día en el que pare de pintar y al final ese era mi ideal. Floramarillo pasó de ser mi sueño, a ser el sueño de mi familia y mi equipo. Tenemos muchos proyectos nuevos y con eso nuevos sueños. Estamos planificando todo para pasar de ser una taller creativo a ser una fábrica de creatividad.

Le puede interesar: Ella le da una segunda oportunidad a la ropa a través de arte hecho a mano

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

Seguir trabajando muy duro, estamos realizando un montón de pruebas y experimentando con nuevos materiales. Se vienen nuevas líneas de materas y nuevos productos. También estamos ampliando nuestro espacio de trabajo y capacitándonos para dejar de tercerizar ciertos insumos. Actualmente, tenemos proveedores de materas, productos en madera, etc., pero somos quisquillosos con la calidad y por eso estamos organizando para crear todo en nuestro taller.

El plan es tener nuestra propia fábrica de arte con diferentes áreas y tener la capacidad para vender en otros paises.

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Si, es escalable. Tenemos muy claro lo que queremos y a donde vamos a llevar a la empresa.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Por el momento no lo hemos pensado. El tema de las sociedades es que hay que ser muy consciente de los valores corporativos y tratar de crear equipo con personas que tengan esos mismos valores. Nosotros creamos empresa en el mundo del Handmade y lo bonito de este mundo es que somos muy románticos. Claramente, el negocio tiene que tener ganancias pero también nos importa que los productos sean de la mejor calidad, sabemos que tienen un tiempo de elaboración y que son las manos de los artistas y artesanos los que están elaborando esos productos, entonces no es solo buscar la inversión para crecer, también es encontrar socios con los mismos valores.

13. ¿Qué no volvería a hacer?

Haría todo exactamente igual, lo bueno y lo malo. Aunque suene cliché, de lo los errores y fracasos es de lo que más se aprende y todos los errores que hemos cometido nos han impulsado mucho más.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Más que una persona me inspira el arte, la cultura y las artesanías.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

¡Uf, sí! un montón. Desde los 14 años he tenido toda clase emprendimientos. Ahora con Floramarillo hemos tenido temporadas donde hemos manejado mucho estrés, pero no pensamos en tirar la toalla sino en ir solucionando de a poco cada situación. Cuando hay situaciones difíciles, extrañamente me relajo y pienso que todo tiene solución menos la muerte. Así las cosas, siempre vamos a encontrar alguna salida y así vamos encontrando las soluciones.

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

Nuestra familia y los amigos que nos apoyan y todo el tiempo nos hacen barra, son los que nos impulsan a seguir avanzando.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Definitivamente si, al demostrarle a los demás que se puede vivir del arte y que el arte tiene distintas facetas con las que se puede emprender se genera un impacto para que otras personas se inspiren a crear y perseguir sus sueños.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

Una fábrica creativa muy bien estructurada y exportando a todo el mundo.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Es imposible salir adelante solo. Todos necesitamos ayuda y apoyo. Mi esposo y nuestras familias han sido un pilar fundamental para que este proyecto sea lo que es. Pero también tengo un equipo de trabajo con el que hemos estado empujando esta marca. Al principio me costaba un poco soltar pero me ha tocado aprender a delegar y a confiar en las personas de que van a hacer las cosas tan bien como trataría de hacerlas yo.

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Claro que sí. Nos encanta que la gente explore su creatividad y se arriesgue. Siempre le digo a las personas cuando me piden consejos o ayuda que experimenten, porque aún si todo sale mal, se vivió y se tiene una experiencia nueva que contar.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

Desde un principio me dedique a pintar y a elaborar los productos, mi esposo, que también es artista, me apoyaba con la fotografía y tuve la fortuna de encontrar una community manager con la que nos entendemos bastante bien. Así empezamos un equipo de 3, pero a medida que íbamos creciendo fueron llegando nuevos integrantes que nos apoyan en las áreas operativas, comercial y creativa.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

Yo creo que lo que nos hizo diferentes justamente es lo que no ha hecho crecer tanto. Nuestro sello es que no le tenemos miedo al color y por eso nuestros diseños son únicos. Cada diseño nuevo, lleva días de búsqueda de referentes, de estudio de mercado y tendencias, adicional cada diseño nuevo tiene atrás un montón de pruebas. Siempre estamos experimentando con materiales, con texturas, con diseños y eso lo notan las personas que nos compran. Saben que se llevan un producto único y novedoso.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

Que lo importante de un negocio es perseverar, ser constante, disciplinado porque no importa lo mucho que uno planee las cosas, muchas veces nada sale como uno lo esperaba y hay que perseverar hasta lograr aquello que uno se propone.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com). 👨🏻‍💻 🤓📚

Síguenos en Google Noticias