Publicidad
2 Nov 2021 - 4:00 p. m.

Ellos hacen libretas artesanales que rescatan las culturas colombianas

Una idea de negocio que le aporta a la economía colombiana a través de empleos para familias artesanas. Contribuyen al medio ambiente utilizando papel ecológico de caña de azúcar en sus hojas, y distribuyen su producto por todo el país en bolsas de tela ecológicas y reutilizables.
Fabriccio Herrera y Valentina Correa son los creadores de Molarte, un emprendimiento que rescata la cultura colombiana.
Fabriccio Herrera y Valentina Correa son los creadores de Molarte, un emprendimiento que rescata la cultura colombiana.
Foto: Cortesía

“Este emprendimiento nació de un pasatiempo personal. En el principio nosotros nos dedicábamos a la creación de libretas para regalos, después de un tiempo consolidamos la idea y la convertimos en un proyecto de aporte cultural y tradición colombiana, a través de nuestras libretas, donde resaltamos nuestra huella e historia y enaltecemos cada rasgo, detalle y fragmento de Colombia.”, esas son las palabras de Valentina Correa, una emprendedora que impulsa el desarrollo social y económico del país.

En 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos, nos cuenta cómo ha sido emprender, los aciertos y sueños con su empresa y su proyección para el futuro.

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

Valentina Cano, 25 años, estudiante de Contaduría Pública

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

En esta ocasión tuve la gran oportunidad de presentar el proyecto en el que trabajo la mayor parte de mi tiempo desde hace aproximadamente un año. Molarte, es una marca de libretas artesanales, que desde sus inicios busca el rescate de nuestras tradiciones y culturas colombianas, mediante sus diseños, logrando en cada persona despertar el sentido de pertenencia que tanto necesitamos en nuestro país.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Molarte ha tenido un proceso de creación bastante lento, en primera instancia queríamos que cuando salieran al mercado nuestras primeras piezas estuvieran estructuradas de la mejor forma posible, técnica, comercial y financieramente, esto para lograr un gran impacto inicial y para estar seguros de lo que estábamos haciendo, fueron aproximadamente dos meses aterrizando todo, pero hoy ya estamos más consolidados y con muchos sueños por cumplir.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

El capital inicial de nuestro emprendimiento fue en realidad muy poco, todo lo que pudimos ahorrar durante lo dos meses que nos tardamos en darle forma a Molarte y ponerlo sobre ruedas. Recuerdo que estaba trabajando como auxiliar contable en una empresa cerca donde resido y gracias a sus pagos mensuales de nomina pude ahorrar algo considerable, justo lo que necesitábamos para empezar...muy justo.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Como lo mencione anteriormente, desde los inicios de este proceso sabíamos que nuestro emprendimiento debía tener un valor diferencial que intentara cambiar la mentalidad de cada persona que lo conociera, y teniendo en cuenta el problema social que abunda en muchos de los colombianos, que no se sienten orgullosos de su país, decidimos enfocarnos en esto. Por eso, nuestro propósito al pie de la letra es “enaltecer y embellecer cada rasgo y fragmento de nuestra cultura y tradición colombina”.

Nuestra propuesta de valor la generamos en cada persona que conoce nuestro proyecto, y que aunque sea poco, pueda sentirse un poco mas orgulloso de ser colombiano.

6. ¿Soy feliz?

Siempre me he considerado una persona bastante feliz, alguien que disfruta la vida con todos sus altibajos.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

Este tema es bastante complejo, pues creo que a ningún emprendimiento le caería mal un poco de apalancamiento financiero de alguien con mucha más experiencia, pero si se trata de vender la totalidad del proyecto y perder cualquier tipo de participación, lo más posible es que digamos que no, no venderíamos algo a lo que hemos brindado tanto empeño y dedicación.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Creo que cualquier objetivo en la vida requiere de un sacrificio, aunque sea mínimo para lograrlo, y para nosotros no fue la excepción. Por mi parte tuve que dejar mi trabajo como auxiliar contable para dedicarle todo tiempo a Molarte. Como todos sabemos el comienzo de un emprendimiento esta lleno de caídas y disgustos, y para nosotros no ha sido muy fácil deshacernos de ellos. Hasta el día de hoy seguimos equivocándonos, pero estamos seguros de que en un futuro el mismo Molarte nos lo compensará.

Puede interesarle este emprendimiento: Con un marranito y muchas monedas le ayudan a ahorrar de forma digital

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

Definitivamente creemos que Molarte ha llegado bastante lejos y eso nos enorgullece como emprendedores y como personas, sin embargo, el camino es muy largo y cada día surgen nuevos objetivos y nuevas metas por cumplir.

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

Tener un alcance mayor en redes sociales y viralizar mucho más nuestras libretas, además de tener nuestra propia planta de producción y que con ella venga un gran aumento de personal. Son muchas metas y sueños que van apareciendo para hacer de este proyecto algo mucho más atractivo.

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Por supuesto que lo es, cualquier empresa o idea bien estructurada puede llegar tan lejos como puedas, nosotros somos conscientes de eso.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Si, como lo mencionamos en una anterior respuesta, creo que a ningún emprendimiento le caería mal un poco de apalancamiento financiero de alguien con mucha más experiencia.

13. ¿Qué no volvería a hacer?

Hace un tiempo hicimos un préstamo para Molarte, nuestro emprendimiento, pero no tuvimos la experiencia ni la educación necesaria para poder administrar bien el dinero, y eso nos perjudico, ya que, ahora tenemos una deuda mensual, y nuestro capital sigue siendo el mismo.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Nos inspiró Carlos Muñoz, el influenciador mexicano más importante del marketing inmobiliario, ha conseguido cada una de sus metas, con estrategia, valentina y mucha inteligencia, es un empresario, escritor reconocido en toda Latinoamérica.

Visite la sección de Emprendimiento y Liderazgo de El Espectador

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

Muchísimas veces, ha sido un poco difícil. Empezar en el mundo del emprendimiento es bastante complicado, te enfrentas a cosas nuevas, te conviertes en tu propio jefe, empiezas a adquirir ciertas responsabilidades, te enfrentas cara a cara con el fracaso, y se siente demasiada frustración.

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

Si, somos muy participativos. Intentamos estar en las ferias de emprendimiento y en las capacitaciones que se hacen en Santa Rosa de Cabal.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Si, porque Molarte quiere resaltar en cada libreta nuestra huella e historia, enaltecer cada rasgo, detalle y fragmento de nuestra cultura y tradición colombiana, para así poder enseñar un poco a cada persona sobre nuestro pasado, que hoy también es nuestro presente y permanecerá así en un futuro.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

En lo profesional me veo siendo una gran contadora, con una especialización, independiente, con mi propia empresa, tengo muchísimos sueños y metas, qué pienso hacer realidad. Respecto a Molarte nosotros deberíamos estar ampliando nuestros productos. Tenemos muchísimas ideas para la creación de un nuevo inventario, tener nuestra propia planta de producción y con ella que venga un gran aumento de personal, son muchas metas y sueños que van apareciendo para hacer de este proyecto algo mucho más atractivo.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Demasiado importante, nuestra familia y amigos creen bastante en nosotros, siempre han estado ahí para apoyarnos en lo que necesitemos, son como nuestra mano derecha.

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

La verdad nos gustaría seguir aprendiendo, porque sentimos que aún nos falta bastante por recorrer, pero siempre vamos a tener las puertas abiertas para compartir el poco o mucho conocimiento que tengamos, todos debemos aprender de todos.

No deje de leer: La idea que nació en pandemia y ya renta más de 130 inmuebles a nivel nacional

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

Como en cualquier empresa o emprendimiento el equipo es supremamente importante, en mi caso mi pareja es la que ha jugado un papel principal en Molarte desde que empezamos con este sueño, juntos liderando este proyecto, él desde la parte administrativa y yo desde la parte comercial y contable. También el personal de producción ha sido un gran apoyo para nosotros, contamos con tres personas.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

La dedicación, perseverar al máximo en cada cosa que me propongo, es mi fortaleza.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

Aprendí principalmente que una idea estructurada, más la perseverancia y empeño, se pueden materializar por imposible que parezca.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com).

Síguenos en Google Noticias