Publicidad
3 Nov 2021 - 8:43 p. m.

Ella creó ropa para que sus hijas la colorearan y convirtió la idea en negocio

“Un pasatiempo que se lleva puesto” es el eslogan de MerryMakers, un emprendimiento que surgió en una sala de espera con una mamá creativa y dos niñas que necesitaban divertirse.
Ella es Lucía Guarín, la creadora de un emprendimiento que surgió en una sala de espera con una mamá creativa y dos niñas que necesitaban divertirse.
Ella es Lucía Guarín, la creadora de un emprendimiento que surgió en una sala de espera con una mamá creativa y dos niñas que necesitaban divertirse.
Foto: Cortesía

Esta, más que el modelo de negocio o la idea misma, podría resumir el viaje que ha vivido Lucia Guarín Valencia, la emprendedora que creó MerryMakers: “Con cada sueño cumplido nacen otros cuantos más. Siento que con MerryMakers he cumplido varios sueños; desde pequeña me interesaron las artes y diseño pero cuando tuve que elegir una carrera para estudiar me dio mucho miedo no tener después una salida laboral con el diseño, pero el sueño siguió ahí latente, con MerryMakers he podido cumplir ese sueño de ser diseñadora aprendiendo poco a poco. Cuando trabajaba acompañando como intérprete a empresarios extranjeros en sus visitas comerciales a Colombia, empecé a soñar con ser una gran empresaria algún día, y con MerryMakers estoy empezando a recorrer ese camino. Cuando trabajaba en Lafayette visitando empresas en Estados Unidos, me imaginaba lo maravilloso que sería tener una empresa que llegue a un mercado tan grande y ahora sueño con que mi marca legue a ese mercado y a muchos más, sueño con hacer algunas alianzas creativas e innovadoras, con sacar productos únicos que tengan el efecto ¡wow!”.

Por eso, para conocer su historia, la entrevistamos para 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos, y así describió su historia:

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

Tengo 33 años, estudié Licenciatura en Lenguas Modernas y luego un Máster en Marketing y gestión comercial. Mi carrera me llevó a ser traductora e intérprete y luego a tener diferentes cargos comerciales que me hicieron enamorar del mundo de los negocios.

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

Cuando mis hijas estaban pequeñitas (de 1 y 3 años) estábamos en una sala de espera, y la espera se prolongó, me inventé muchos juegos y actividades para mantenerlas entretenidas porque no me gusta usar el celular como distractor ni cargar a todas partes montones de juguetes. Mientras buscaba cómo ponerlas a dibujar se me ocurrió que la solución para esas situaciones: que llevaran puesta una prenda que además de abrigarlas permitiera jugar, distraerlas y crear. A partir de esa idea empecé a diseñar personajes y probar con diferentes prendas hasta que saqué al aire la primera chaqueta coloreable de MerryMakers y en general el concepto de moda lúdica, “un pasatiempo que se lleva puesto”.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Yo acababa de dejar mi trabajo en una textilera donde había aprendido las maravillas que se pueden hacer con la tecnología textil y aprovechando ese conocimiento empecé a buscar aliados en estampación y confección hasta que logré darle forma a la prenda. Por otro lado, tener a mis hijas siempre conmigo es una gran ventaja para probar la comodidad y las funciones lúdicas de las prendas y el diseño de los personajes, pero además el soporte económico de mi abuelito ayudó a hacer realidad este sueño.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Cuando ya tenía mi prototipo listo para salir al mercado ya no me quedaba mucho de mi liquidación, entonces mi abuelito, que ha sido siempre mi patrocinador para estudiar y para emprender, me prestó 5 millones que se convirtieron en 150 unidades de producto y en la participación en la feria Ambardae donde hicimos el lanzamiento de la marca. Esa primera feria fue un éxito total, se vendieron 130 de las 150 unidades y así logré devolver esa primera inversión en menos tiempo del esperado.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

El propósito de MerryMakers es llevar momentos felices a todos los rincones del mundo a través de la moda lúdica, que ningún niño se vuelva a aburrir en un avión, que nadie se desespere en una sala de espera, que los niños y también los adultos puedan disfrutar el tiempo a solas o acompañados mientras llenan de color una chaqueta, unas medias o mientras buscan palabras en una camiseta, y a medida que la marca va creciendo y va generando mas reconocimiento voy logrando ese objetivo. Durante el confinamiento nuestras prendas se convirtieron en un aliado para pasar el tiempo en casa, en un aliado para los papás que tenían que compartir su espacio de trabajo con sus hijos pequeños que demandan atención y entretenimiento, también se convirtió en una forma de calmar la ansiedad y el estrés que la pandemia causó en muchos niños y adultos.

6. ¿Soy feliz?

¡Soy absolutamente feliz!, me hace feliz ver como se hacen realidad mis sueños y proyectos, y me hace más feliz llevar felicidad a otros a través de mis productos, de ahí el nombre de la marca. Decirle a un niño “esta prenda es coloreable” y ver cómo se le iluminan los ojos y la sonrisa me hace muy feliz. Conocer a otros emprendedores con los que comparto el espíritu creativo y las ganas de crecer, crear, trasformar y luchar por los proyectos me da una felicidad inmensa que solo siento desde que me arriesgué a emprender.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

A pesar de todo el amor que le he impreso a cada parte de MerryMakers y que en este momento me gustaría seguir dirigiendo su crecimiento, soy consciente de que es un negocio, y si venderlo es una opción rentable y puede hacer que mi idea y mi proposito puedan crecer, reproducir y llegar a muchas más personas no tendría ningún problema en desprenderme y verlo volar. Sería un orgullo saber que la empresa que he construido es tan interesante como para que alguien quiera comprarla.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Emprender es un placer para mí, por supuesto que en el camino surgen problemas y momentos difíciles, pero creo que parte de ser emprendedor es encontrarle solución a esos problemas y seguir adelante con la satisfacción de haberlo logrado y haber aprendido una lección. El momento más difícil para mi fue empezar el 2020 sin producto y sin dinero a causa de una estafa, pero buscando soluciones gané el premio Fedex a las Pequeñas y Medianas empresas, estructuré mi proyecto gracias al acompañamiento de la Cámara de Comercio, desarrollé nuevos productos y nuevas estrategias para sacar adelante la empresa y encontré muchos aliados que no hubiera salido a buscar de no ser por esa dificultad.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

Con cada sueño cumplido nacen otros cuantos más. Siento que con MerryMakers he cumplido varios sueños; desde pequeña me interesaron las artes y diseño pero cuando tuve que elegir una carrera para estudiar me dio mucho miedo no tener después una salida laboral con el diseño, pero el sueño siguió ahí latente, con MerryMakers he podido cumplir ese sueño de ser diseñadora aprendiendo poco a poco. Cuando trabajaba acompañando como intérprete a empresarios extranjeros en sus visitas comerciales a Colombia, empecé a soñar con ser una gran empresaria algún día, y con MerryMakers estoy empezando a recorrer ese camino. Cuando trabajaba en Lafayette visitando empresas en Estados Unidos, me imaginaba lo maravilloso que sería tener una empresa que llegue a un mercado tan grande y ahora sueño con que mi marca legue a ese mercado y a muchos más, sueño con hacer algunas alianzas creativas e innovadoras, con sacar productos únicos que tengan el efecto ¡wow!

No deje de leer: Un ecommerce para campesinos, artesanos y consumidores conscientes

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

Tengo un banco de ideas de productos de moda lúdica listos para hacerse realidad, pero además tengo un plan de expansión e internacionalización fuerte que me van a permitir ampliar el mercado y optimizar la producción.

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Es muy escalable. El modelo de negocio me permite aprovechar la fuerza el sector textil en el país para garantizar la producción, los productos son fácilmente vendibles de forma virtual y presencial así que con una estrategia onmicanal es escalable, y en los tres años que llevo en el mercado he visto cómo viene creciendo la demanda de productos novedosos, multifuncionales y ecoamigables que eduquen y entretengan sin necesidad de una pantalla, así que tengo todo el escenario a mi favor para escalar.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Sí lo haría, con una negociación justa para ambas partes y que permita escalar la empresa, donde el inversionista pueda aportar no solo el dinero sino conocimiento y experiencia para hacer de esta, una empresa de mayor impacto.

13. ¿Qué no volvería a hacer?

“Poner todos los huevos en la misma canasta”. Cuando perdí todo en Diciembre de 2019, parte del problema fue que decidí apostarle a dejar casi toda la producción de fin de año en consignación en usa sola tienda, y cuando esa tienda no respondió ni con producto, ni con dinero yo me quedé con las manos vacías. Ahora sé que es mejor diversificar la fuente de ingresos, los canales de venta y tener un portafolio más variado.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Me inspiró Marie Forleo, después de leer sobre su concepto de “Multipassionate entrepreneur” encontré mi lugar, entendí que sí era posible hacer realidad mis ideas aunque una no tuviera que ver con la otra, que es válido tener multiples pasiones o intereses y destacarse en ellos; eso me dió la confianza para continuar y hacer las cosas que siempre me interesaron.

Por otro lado me inspira ver crecer a todas la empresas colombianas que he ido conociendo en el camino, me inspiro cada vez que un emprendedor abre un nuevo punto de venta, abre un nuevo canal o entra a un nuevo mercado, me inspira conocer historias de mamás que, como yo, decidieron emprender para poder cumplir sus sueños profesionales mientras acompañaban el crecimiento de sus hijos, me inspiran las historias de emprendedores que le dieron un giro a su vida para hacer lo que les gusta o que encontraron la gallina de los huevos de oro en las ideas más locas que llegaron a sus mentes.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

Con el inicio de la pandemia sí pensé en tirar la toalla y volver a buscar trabajo pero mi instinto me decía que debía intentarlo otra vez, me acordé de las historias de tantas empresa que le dieron la vuelta a su negocio después de las guerras o después de un cambio en la demanda y volvía tomar fuerzas para rediseñar todo, para buscar financiación para que el mundo conociera MerryMakers.

Puede interesarle este emprendimiento: Con un marranito y muchas monedas le ayudan a ahorrar de forma digital

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

Hago parte de Bazzarbog y la Cámara de Comercio de Bogotá que han sido grandes aliados en la reactivación presencial y en la capacitación en todos los temas en que he necesitado fortalecer, también hago parte de Red de Líderes de Facebook que me ha ayudado con ideas, contactos y capacitación para impulsar y visibilizar mi negocio en el mundo digital, adicionalmente hago parte de varios grupos de emprendedores de redes sociales que se convierten siempre en un apoyo en momentos de bloqueo. Pero además me parece que la comunidad más fuerte es la que vamos construyendo en el camino; la familia que siempre apoya con su presencia y motivación, lo proveedores que trabajan de la mano y casi como si la empresa fuera de ellos, los clientes que empiezan a amar la marca tanto o más que uno mismo, que la recomiendan, la siguen y siempre tienen palabras hermosas para compartir, y todos los compañeros emprendedores que voy conociendo en ferias, eventos, redes con los que hemos construido una red invisible de apoyo donde no vemos competencia sino aliados y amigos.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Siento que darle las herramientas a los niños para CREAR en el momento que lo deseen a partir de las prendas que llevan puestas, trasciende en la vida, les enseña a encontrar valor y diversión en las pequeñas cosas que tienen a la mano, darle a los papás una prenda para compartir en familia o para entretener sanamente a los hijos mientras ellos se encargan de otros asuntos, trasciende para mejorar las relaciones familiares.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

En 10 años me veo haciendo realidad otros cuantos proyectos empresariales que tengo en mente pues para ese momento veo a MerryMakers ya consolidado, fuerte, operando en varios países y reconocido como “un pasatiempo que se lleva puesto”.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Mi familia ha sido la patrocinadora oficial de este proyecto, han invertido, me han dado ánimo, ha sido los mayores críticos y los mayores motivadores, me han ayudado a lanzarme porque se que siempre puedo contar con ellos; mi mamá con su presencia en todos los momentos, mi abuelo con su inversión, mi esposo con la logística, mi tía reparando la producción defectuosa y mis hijas que son parte esencial del proceso porque ellas son inspiración, generadoras de ideas, controladoras de calidad de los productos y diseños, modelos y embajadoras de la marca. Mis amigos han sido mis primeros clientes, mis motivadores personales que siempre sacan un minuto para decirme lo mucho que les gusta lo que hago y me dan todo su apoyo incluso hasta para cargar cajas.

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

¡Por supuesto! Siento que es un deber ayudar a otros a lograr sus propósitos, y disfruto mucho cuando alguien que está empezando o tiene un bloqueo se acerca a mí buscando respuestas o consejos, esas conversaciones en las que puedo compartir con alguien más todo lo que he aprendido son muy valiosas para mi, siento que el conocimiento es para compartirlo.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

Mi equipo somos mis hijas y yo en la parte esencial del negocio, pero también la red de proveedores en diseño, estampación, confección y comercialización que han jugado un papel muy importante para que la marca funcione, las que los productos salgan al mercado y para hacer realidad todas las ideas que se nos ocurren. Otras integrantes del equipo que han sido valiosísimas son las vendedoras que en eventos y ferias le transmiten todo el amor de la marca a cada cliente que se acerca al stand y ayudan a que las ventas aumenten con su buena disposición.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

Mi sello personal es el efecto WOW. Me encanta crear productos y experiencias que sorprendan, que tengan más de un uso. MerryMakers es un pasatiempo que se lleva puesto, son prendas que permitan vivir toda una experiencia al vestirlas y me encanta llevar ese efecto Wow no solo a las prendas, tambien a las ferias a las que asistimos, a las publicaciones que hacemos, a las campañas de activación de marca como la chaqueta coloreable Gigante que llevamos al Festival Artifice en 2019 o nuestro stand coloreable en la feria del Hogar 2021.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

He aprendido que hasta las ideas más locas pueden hacerse realidad y pueden venderse, pero es necesario educarse, capacitarse, planear y estudiar. He aprendido que tanto las empresas grandes como las chiquitas, y tanto las personas grandes como las chiquitas tienen algo importante que decir y siempre se gana cuando se abre la puerta a escucharlos. He aprendido que lo más importante es empezar para poder evolucionar y que no hay que sentarse a esperar que aparezcan las oportunidades, hay que crearlas.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com).

Síguenos en Google Noticias