Publicidad
24 Jan 2022 - 2:17 p. m.

Confeccionan y venden camisas para hombre en una experiencia 100% digital

De acuerdo con una paleta de colores y materiales disponibles en su página web, el comprador puede diseñar la prenda de acuerdo con su gusto y talla.
Daniel Castañeda y Víctor Cuéllar crearon Tailor Club.
Daniel Castañeda y Víctor Cuéllar crearon Tailor Club.
Foto: Cortesía Tailor Club

“Tailor se convierte en una compañía colombiana dedicada a la confección y comercialización de camisas que, a través de una experiencia puramente digital, permite a los clientes diseñar y adquirir un producto a su medida, a su gusto y en su domicilio. Tailor Club cree que cada ser humano es único, tanto en preferencias como en características corporales y es por esto que decide crear un producto digital que permite elegir colores, texturas, contrastes, diseños, medidas, ajustes (fit) y bordados, para crear la prenda perfecta”. Así presentan su empresa Daniel Castañeda y Víctor Cuellar cuando se les indaga sobre la idea que echaron a andar y que, en medio de una economía de consumo cada vez más digital, llega a encajar en las prácticas de compra de usuarios cada vez más cercanos a la web.

Por eso invitamos a Daniel Castañeda para que, a través de 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos, nos contaran un poco de su historia a la hora de crear empresa:

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

44, Ingeniería Industrial.

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació?

Confección y comercialización de camisas a la medida para hombres. Nació en el año 2019.

¿Qué fue lo que creé?

Creamos una experiencia 100% digital para el diseño y personalización de camisas a la medida para hombres.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Se logró con trabajo constante y riguroso. Trazamos un plan y nos basamos en metodologías de emprendimiento ágil. Ideamos, probamos, aprendemos y ajustamos.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Aportes de los socios. Se ha ido pagando con los resultados del negocio.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Estamos logrando que más hombres, que tienen la necesidad de usar una prenda cómoda, puedan diseñar su camisa desde cualquier parte del mundo. Tailor Club es una experiencia 100% digital, lo que rompe cualquier barrera geográfica.

6. ¿Soy feliz?

Sí. El camino del emprendimiento es apasionante y eso nos hace felices. Crear, aprender y adaptarse es un ciclo virtuoso que todo emprendedor debe entender y vivir. Adicionalmente, estamos llevando comodidad a personas que lo requieren, estamos llevando originalidad a personas la desean.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

Venderíamos una parte, somos conscientes de que, para crecer, necesitamos inversiones y más manos que se aúnen a este proyecto.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Emprender siempre es duro. En Colombia y en cualquier país (claro, con sus matices), la constancia, el esmero y asumir riesgos que los desafíos empresariales plantean, no son fortalezas que todas las personas tienen.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

Lo estamos cumpliendo. Nos falta: más tecnología. Queremos llevar a Tailor Club a satisfacer las necesidades de nuestros clientes de la forma más eficiente. Ahí, la tecnología toma un rol crucial.

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

Por el momento nos encontramos captando más clientes, estamos enfocados en dar a conocer nuestra marca como un emprendimiento único en América Latina. ¿Qué seguirá? Seguramente poder incorporar más prendas a nuestro portafolio.

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Totalmente. Al ser 100% digital, podemos llegar a mercados que una camisería a la medida tradicional no podría llegar. Al tener mejores procesos de producción y calidad, los niveles de recompra hacen que los costos de adquisición se diluyan en el tiempo. Ambas cosas hacen a Tailor Club un emprendimiento escalable.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Recibiríamos inversión de personas honorables, así no estableciéramos relaciones estrechas. Más que cederlas, las venderíamos.

13. ¿Qué no volvería a hacer?

No confiar en el poder de la tecnología. En algún momento, dudamos de ella.

Esta historia lo puede inspirar: El emprendimiento colombiano que está en 20 países ayudando a vender propiedades

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Más que inspiración, fue convicción. Desde la universidad tenía claro que mi elección era el emprendimiento.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

Totalmente. Siempre se fracasa en el emprendimiento. Incluso, creemos, o más bien, estamos seguros de que el fracaso está inexorablemente relacionado con el emprendimiento. Se debe pensar que en algún momento se va a cometer un error, en algún momento va a haber un fracaso; la idea es equivocarse de la forma más rápida y barata posible para aprender y ajustar.

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

No por ahora.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Creemos que lo que estamos haciendo hace parte de una gran ola de emprendimientos digitales que se están viviendo en Colombia. Rappi, Platzi, Laika, en fin, un gran acervo de emprendimientos colombianos exitosos está marcando la línea para que las nuevas generaciones creen empresas de calidad mundial y de base tecnológica.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

Nos vemos, claramente, con un par de sillas en la junta directiva. Sin duda alguna creemos que entrarán diferentes jugadores a la mesa directiva de la compañía, y nos vemos participando en ella. Tailor Club seguramente tendrá un amplio portafolio de productos que brindará comodidad y personalización a sus clientes, pero allende su éxito, siempre tendrá la tecnología en núcleo.

Otra buena historia para leer: Un sistema inteligente de almacenamiento de energía para contribuir con el planeta

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Han jugado el papel de apoyo incondicional. Cuando se inicia el camino del emprendimiento, se asumen no solo riesgos financieros sino también familiares. Las jornadas de trabajo son extensas, se labora sin horarios, en cualquier momento se toma el computador, el teléfono y se comienza a trabajar. Ahí está la familia y amigos con su apoyo moral.

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Totalmente. Estaríamos dispuestos a ser mentores y por qué no, inversores.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

Adicional al equipo de marketing y desarrollo web, está Víctor Cuéllar que desempeña todo el comercial y operativo. Todos juegan el papel que deben jugar dentro de una organización con profesionalismo y seriedad.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

Tener un enfoque marketing-comercial holístico. Ambos frentes no se deben ver separados, se deben entender y analizar como un todo. Por supuesto, un bloque marketing-comercial apoyado en la tecnología.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

Que el sentido común bien aplicado al análisis del comportamiento del emprendimiento funciona. Hay que aprender a oír a la familia y a los amigos, pero especialmente a los clientes y a los datos. Estos dos son los que nos dan, como hablan los expertos en marketing, los insights necesarios para dirigir el negocio.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com).

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.