Publicidad
5 Feb 2022 - 5:39 p. m.

Inflación para enero se ubicó en 6,94 % en su variación anual

De acuerdo con el DANE, en enero la variación mensual del IPC fue de 1,67 %. Lo que más ha contribuido a esta alza han sido los alimentos que se consumen dentro del hogar.
La papa fue la que más contribuyó al  incremento del valor mensual de enero de 2022 del Índice de Precios al Consumidor.
La papa fue la que más contribuyó al incremento del valor mensual de enero de 2022 del Índice de Precios al Consumidor.
Foto: Gustavo Torrijos Zuluaga

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) reveló este sábado que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) se ubicó en el 1,67 % durante enero, lo que se explicó principalmente por la variación mensual de las divisiones de alimentos y bebidas no alcohólicas y transporte. Las mayores variaciones se presentaron en las divisiones prendas de vestir y calzado (4,03 %) y alimentos y bebidas no alcohólicas (3,79 %).

De acuerdo con el DANE, la variación anual del IPC fue 6,94 %, es decir, 5,34 puntos porcentuales mayor que la reportada en el mismo mes de 2021, cuando fue de 1,60 %. El comportamiento anual del IPC total en enero de 2022 se explicó principalmente por la variación anual de las divisiones alimentos y bebidas no alcohólicas y alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles.

Le puede interesar: ¿Qué hacer para bajar el costo de los alimentos?

“Estamos en un efecto inflacionario que corresponde a prácticamente todas las divisiones de gastos, tanto en el nivel anual como mensual. Aproximadamente el 40 % de la inflación que se generó en enero, en su variación mensual, es aportada por los alimentos consumidos al interior del hogar”, explicó Juan Daniel Oviedo, director del DANE.

En enero de 2022, los mayores incrementos de precio se registraron en las subclases papas (25,34 %), cebolla (15,58 %) y plátanos (15,53 %). También hubo una contribución importante de la carne de res, la leche y las frutas, especialmente el mango, la papaya, la piña y el aguacate.

Las mayores disminuciones de precio se reportaron en las subclases frutas congeladas o en pulpa (-0,07 %) y gelatinas, flanes y pudines en polvo para preparar (-0,01 %), en cuanto a los alimentos consumidos en el hogar.

Lea también: Se viene un duro segundo semestre para la economía y los colombianos.

Restaurantes y hoteles fueron la segunda subclase que más aportó a la variación anual del IPC, el subtipo que más contribuyó en esta categoría fue el alza del corrientazo.

Por su parte, la división de Educación no registró ninguna variación. La división Información y comunicación registró una variación mensual de 0,13 %, la segunda menor variación mensual. De acuerdo con el DANE, el único incremento de precio se registró en la subclase equipos de telefonía móvil, similares y reparación (1,97 %).

Las mayores contribuciones a la variación mensual en las doce divisiones del IPC total se registraron en las siguientes subclases: comidas en establecimientos de servicio a la mesa y autoservicio con 0,18 puntos porcentuales, transporte urbano con 0,15 puntos porcentuales (p.p.), papas con 0,11 p.p. y productos de limpieza y mantenimiento con 0,08 p.p.

Puede leer: Floricultores colombianos llegan con ventas históricas a esta temporada de San Valentín.

Las categorías con las menores contribuciones fueron transporte de pasajeros y equipaje en avión con -0,01 puntos porcentuales y paquetes turísticos completos con - 0,01 puntos porcentuales.

Mientras que las únicas subclases de gastos que aportaron puntos negativos a la variación anual fueron: el arroz, las inscripciones a educación superior, los equipos de telefonía móvil, los computadores, prendas de vestir y transporte intermunicipal.

Respecto al la variación anual del IPC por ciudades, Santa Marta es la que ocupa el primer lugar, con una variación del 10,66 %, le sigue Cúcuta con el 10,04 % y Popayán con el 9,75 %. Las únicas ciudades que estuvieron por debajo del promedio nacional (6,94 %) fueron: Montería, Sincelejo, Cartagena, Medellín y Bogotá.

El IPC es relevante porque que mide el comportamiento que tienen los precios de productos y servicios que hacen parte de la canasta de los hogares colombianos. Por eso, si el IPC sube, quiere decir que hay un encarecimiento en el costo de vida para este grupo poblacional.

¿Por qué están tan costosos los alimentos?

Sin duda los alimentos son los que están disparando la inflación. Esto se debe, principalmente, a las condiciones climáticas desfavorables que han perjudicado los cultivos y a que los insumos agrícolas se han encarecido.

Productos como los fertilizantes, abonos, pesticidas y demás han subido de precio debido a que son, en su mayoría, importados y se han visto afectados por: la crisis logística y poca disponibilidad de contenedores para el transporte marítimo y por la alta tasa de cambio del dólar.

Los cultivos de productos como la papa, cebolla y frutas se han visto perjudicadas. La papa, especialmente, ha sido la que más se ha encarecido, cerró el 2021 un 110 % más costosa y para enero de 2022 quedó en el 140,16 % más. Si bien ese fue el incremento al consumidor, los cultivadores tuvieron una subida en los costos de producción del 236,71 %.

Lea: ¿Cuáles son los costos de la subida de precios de los alimentos?

También se importan productos como el maíz y la soja que son la base del concentrado para los animales, esto se ha traducido en el aumento del precio de la carne animal como el pollo y el cerdo.

Como los alimentos aportaron el 40 % del total del incremento del IPC quienes se ven más perjudicados son los más pobres y vulnerables porque son ellos quienes más recursos gastan en este tipo de productos.

Esa es la principal razón de la brecha de dicho índice según el nivel de ingreso. Para los pobres el IPC fue del 8,31 % y para los vulnerables fue del 8,29 %, mientras que la clase media tuvo un valor del 7,13 % y quienes cuentan con ingresos altos se situaron por debajo del promedio (6,94 %) con el 5,56 %.

Síguenos en Google Noticias