Publicidad
29 Feb 2016 - 10:13 p. m.

Primeras medidas para bajar inflación de alimentos

El Gobierno expidió el decreto que elimina aranceles a importación de fríjol, lenteja, ajo y aceites.

Redacción Economía y Negocios

El Gobierno expidió este lunes el decreto 343 de 2016, esperado desde la semana pasada, en el cual se reducen a cero los aranceles para la importación de fríjol, lenteja, ajo y diferentes tipos de aceite, incluidos algunos de uso industrial. La medida tendrá vigencia de seis meses y se aplicará inmediatamente. (vea Gobierno rebaja aranceles de alimentos importados para atacar inflación)

El Ministerio de Comercio había anunciado el decreto como respuesta a la inflación en los alimentos, grupo de gasto que en enero se trepó 2,82% y en el último año, 12,26%. En la aprobación por parte del Consejo Superior de Política Fiscal, Confis, se calculó que el impacto fiscal de la decisión ronda los $33.600 millones.

Por fuera de la medida quedaron el arroz y la carne de pollo. El viernes pasado, los productores de esta última, a través de la Federación Nacional de Avicultores, Fenavi, manifestaron su rechazo a que se hubiera propuesto desmontar el arancel. El gremio calificó la política comercial del país como sesgada e incoherente (Vea “Gobierno es incoherente y tiene política comercial sesgada”).

En diálogo con este diario, Andrés Valencia, presidente de Fenavi, aseguró que el fin de semana el ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, le dio su palabra de que la medida de cero aranceles no aplicaría para la carne de pollo. ”Confiamos en su palabra, pero de todas formas no quiere decir que el Gobierno la descarte. Necesitamos un poco más de seguridad al respecto”, dijo.

Agregó que desde diciembre de 2014, Fenavi, que agremia a un sector que consume cerca de 3,8 millones de toneladas de maíz –materia prima de los alimentos balanceados de las aves-, advirtió acerca de los cada vez más elevados costos de producción, resultado de la subida de la tasa de cambio.

“Pedimos la eliminación del arancel para el segundo semestre de 2015. El gobierno se negó. Volvimos a pedirla en junio, y el gobierno la analizó casi cinco meses después, en noviembre. La aprobaron por 300.000 toneladas pero se cayó en el Confis por el costo fiscal. Por eso en el segundo semestre de 2015 tuvimos costos muy altos y se disparó el precio del pollo”, explicó Valencia.

Marc Hofstetter, profesor de la Facultad de Economía de la Universidad de los Andes, opinó que, frente al incremento en los precios de los alimentos, a causa del fenómeno de El Niño y la devaluación del peso colombiano frente al dólar, “reducir los aranceles ayuda”. Además, considera que el costo fiscal no es significativo en un presupuesto nacional superior a $200 billones.

La medida, según Hofstetter, pone a pensar si el país realmente “debería tener una protección arancelaria del tamaño que tiene en algunos sectores, con mayor razón en una coyuntura de tasa de cambio depreciada en un 80%, lo cual da una protección natural de ese porte al sector productivo”.

El sector arrocero, al parecer, también fue escuchado. “Le pedimos al Gobierno que no quitara el arancel y no importar las cantidades que contemplaban porque llegar al mes de agosto con 400.000 toneladas sumaría 620.000 toneladas en el inventario”, dijo Rafael Hernández, gerente de Fedearroz. Agregó que estuvieron de acuerdo con traer sólo 200.000 toneladas de Mercosur, con arancel del 62%, pues es el déficit que hay.

Hernández calcula que con las importaciones de Mercosur, sumadas a 94.000 toneladas procedentes de la subasta del contingente del TLC con Estados Unidos y la producción nacional de marzo y abril, 250.000 toneladas más, “los precios empezarán a bajar”. Este semestre, según Fedearroz, se sembrará una cosecha que superaría las 500.000 hectáreas. “Con eso no se necesitará importar más este año”, dijo.

Mientras Fedearroz no ve mayor afectación por el fenómeno de El Niño, pues de acuerdo con Hernández el mayor crecimiento en área sembrada se está dando en zonas que no están tan golpeadas, como los Llanos Orientales, Valencia, de Fenavi, asegura que tendrán que retomar las conversaciones con el Gobierno en mayo, cuando se acabe el contingente de 2,5 millones de maíz sin arancel contemplada en el TLC.

La ministra de Comercio, Cecilia Álvarez-Correa, le dijo a este diario la semana pasada que la medida se tomaba al ver que, por ejemplo, además del impacto de la devaluación, el fríjol tenía un arancel del 80%. “Lo que más impacta el bolsillo es el costo de alimentos y los regulados en la vivienda, como la energía”, dijo. Aunque agregó que en comité se discutiría agregar más productos, en el decreto sólo quedaron los alimentos ya mencionados.

Los cierto es que, de acuerdo con los datos del Dane, la inflación en los precios de los aceites escaló 20,49% en 2015 y la de fríjol, 45,79%. Al tiempo, las importaciones se desplomaron: 30% menos en las compras externas de legumbres y frutas, entre 2014 y 2015, y 32,7% menos en las de aceites para el mismo periodo.

Según el profesor de la Universidad de los Andes, “en el sector de alimentos hay en el largo plazo consideraciones de seguridad alimentaria que son relevantes. Uno no quiere depender del resto del mundo en alimentos, o no en exceso. Estaría bien extender la medida a otros sectores, a menos que haya consideraciones de seguridad alimentaria”.

El Espectador intentó conocer la opinión de Fenalce pero no obtuvo respuesta. Por otro lado, también consultó con Fedepalma que dijo que no se pronunciará hasta este martes.

Recibe alertas desde Google News

Temas relacionados

Precio de Alimentos