El Magazín Cultural

Publicidad
22 Sep 2022 - 6:21 p. m.

Festival Internacional de Música Sacra de Bogotá: Llorar bonito

No solo vuelvo a Gorecky cada vez que necesito llorar bonito, sino que considero su “Sinfonía de las lamentaciones” una obra maestra de la creación musical y artística sobre el dolor, y sobre la humanidad.

Fernando Cuevas Ulitzsch*, especial para El Espectador

Festival Internacional de Música Sacra de Bogotá: Llorar bonito
Foto: Cortesía FIMSAC

1984. Viernes. Mi familia discute qué películas alquilar para el fin de semana. Cada uno de nosotros escoge un título… al preguntarle a mi mamá qué quiere ver, me contesta “tráeme algo para llorar bien lindo”. Siempre pensé que esta construcción gramatical extraña era fruto del castellano como segunda lengua de mi madre, hasta que tuve la edad y experiencia suficiente para valorar el poder catártico, la necesidad y capacidad movilizadora del llanto, de la lamentación y de la expresión pública del dolor.

Final de los 90. Visito a mi hermano en Alemania luego de no verlo por varios años. Al despedirnos en el aeropuerto a mi regreso, él parece una magdalena y yo –por alguna razón que nunca supe- no puedo soltar una lágrima, pese a que se me desgarra el alma a través del Atlántico.

(También puede leer: Academy of St. Martin in The Fields: euforia en el escenario, luneta y palcos)

Principios de los dos miles. Me sacan de una clase que dicto para informarme que ha muerto mi abuela. Tomo un taxi camino a casa de mis padres, a sabiendas de que se avecinan días cruentos; encuentro en mi maleta un CD de la banda sonora de In the mood for love, de Wong Kar Wai, recuerdo a mi mamá y recuerdo el dolor en seco de ese aeropuerto alemán, así que le pido al taxista que la ponga. Apenas suenan los primeros acordes del tema de Yumeji, se abre en mí un grifo incontrolable…lloro, lloro, lloro y lloro mis ojos por toda la circunvalar. Nunca había llorado tan tristemente, tan bonito y tan libre.

2006. Exploro el dolor para un proyecto fotográfico sobre el secuestro. Un amigo me dice: “¿Dolor? Nadie ha expresado el dolor como Gorecky”. Días después encuentro un CD con su tercera sinfonía con un post it premonitorio: “Prepárate”; vuelvo al inicio de la canción, pues siento que no ha empezado, reviso los auriculares para ver si están dañados… Lo que escucho no parece música, es un susurro de cuerdas que luego sube, sube y sube… un puñal sonoro que se hunde profundo en mi espíritu a medida que crece la intensidad. En la entrada de la soprano, al final del primer movimiento, ya me he acabado media caja de Kleenex. A partir de ese día no solo vuelvo a Gorecky cada vez que necesito llorar bonito, sino que considero su pieza una obra maestra de la creación musical y artística sobre el dolor, y sobre la humanidad.

Su Tercera Sinfonía (Opus 36) se conoce también como Sinfonía de las lamentaciones. Escrita en 1976, se divide en tres movimientos; el primero –lento, sostenuto tranquillo ma cantabile– alude a un lamento tradicional polaco del siglo XV, que describe el dolor de una madre por su hijo, caído durante la guerra. El segundo movimiento –lento e largo, tranquillissimo– contiene una plegaria arañada sobre el muro de una prisión de la Gestapo en Zakopane por la adolescente Helena Błażusiak, en donde pide la intercesión de la Virgen María. El tercer movimiento –lento, cantabile-semplice– presenta una canción folclórica escrita en un dialecto del polaco sobre una madre que implora a la naturaleza que florezca sobre la tumba de su hijo, para que éste pueda seguir soñando.

2022. Descubro que el repertorio del Concierto de la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia, en el marco del Festival de Música Sacra para este 23 de junio en el Fabio Lozano, es esta Sinfonía de Gorecky. Pienso en los retos musicales de la interpretación y veo que la Orquesta estará reforzada por más de 25 músicos del Conservatorio de la Universidad Nacional. Sonrío e inmediatamente empiezo a escuchar en mi mente ese afilado susurro musical y agradezco poder ser parte de este acontecimiento musical en vivo, tan necesario y tan pertinente para el momento actual de nuestro país; porque Gorecky nos ha permitido ver cómo el arte puede explorar el dolor indecible; cómo las aberraciones que más nos alejan de nuestra humanidad se pueden conjurar a través del arte, uniéndonos en una reflexión sonora sobre la vida, sobre nuestra fragilidad y sobre nuestras emociones.

(Le puede interesar: Con castañuelas y cantaores llega la primera Bienal de Flamenco a Bogotá)

La música en vivo siempre me ha parecido un milagro: maderas y metales que podrían ser una silla, se configuran para obtener un sonido que, en conjunto, nos muestra la capacidad humana de elevar el espíritu, de ir más allá de nuestra propia mortalidad. Esta joya minimalista que, por su tema, podría haber caído en el lugar común del homenaje ramplón o cursi, se hunde de una manera tan preciosa en el dolor, que nos conecta como humanos, nos recuerda nuestra hermandad y plantea el dolor como el gran humanizador: todos somos iguales en el dolor.

Gorecky dice en 2003: «En la prisión, toda la pared estaba cubierta de inscripciones que clamaban: ‘Soy inocente’, ‘Asesinos’, ‘Ejecutores’, ‘Liberadme’, ‘Salvadme’, etc. Todo era chillón y banal. Los adultos escribían este tipo de mensajes, pero he aquí una chica de dieciocho años, casi una niña. Ella es diferente. No desespera, no llora, no exige venganza. No piensa en sí misma, en si merece o no este destino. En cambio, piensa en su madre, que es quien experimenta la verdadera desesperación.» Esta reflexión hecha música, en un país como el nuestro, en donde hay categorías de muertos y el dolor ajeno en muchos casos es fuente de alegría, interpretado en el marco de un festival maravilloso cuyo tema central es “El perdón”, es un acontecimiento musical imperdible y que vale la pena vivir en vivo, así sea para llorar bonito.

Viernes 23 de septiembre

Festival de Música Sacra

Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia

Hora: 7:00 PM

Boletas disponibles en TuBoleta

*Jefe del Auditorio Fabio Lozano de la Utadeo

Si le interesa seguir leyendo sobre El Magazín Cultural, puede ingresar aquí 🎭🎨🎻📚📖

Síguenos en Google Noticias