Publicidad

Mariana Franco y el negocio de la música en profundidad

Una experiencia al lado de Aerosmith impulsó a esta colombiana a entender que su carrera no tenía techo. Desde entonces se ha dedicado a impulsar el sonido latino en el mercado anglo.

21 de octubre de 2021 - 02:00 a. m.
Mariana Franco trabaja en ONErpm amplificando el espectro de la música latina en Estados Unidos. / Archivo particular
Mariana Franco trabaja en ONErpm amplificando el espectro de la música latina en Estados Unidos. / Archivo particular

¿Por qué Mariana Franco terminó trabajando en la industria de la música?

La música es el lenguaje universal. Es lo único con lo que todos resonamos. Es el apoyo constante que todos buscamos cuando estamos tristes, felices, melancólicos y hasta borrachos. Una misma canción puede significar y despertar sentimientos opuestos en una misma persona a lo largo de la vida. La música no solo nos hace comportarnos de distintas maneras, sino que es tan esencial que hasta nuestro ritmo cardíaco se alinea a ella. Creo que la pregunta nunca fue ¿por qué la música?, sino ¿por qué algo que no sea música?

(Lea también: Nadia Sánchez y sus acciones a favor de la equidad de género)

Antes de establecerse en Estados Unidos, trabajaba en Colombia en el área del entretenimiento. ¿Cómo empezó?

El entretenimiento en vivo es algo con lo que siempre he resonado. Los musicales, los conciertos en vivo y el teatro me han apasionado desde chiquita y siempre estuve en una constante búsqueda de cómo ser parte de la industria sin tener necesariamente un talento musical innato. Un día los planetas se alinearon a mi favor y tuve la oportunidad de ser parte de distintos equipos de producción en grandes festivales y conciertos en Colombia. Logré trabajar en eventos como Estéreo Picnic, Sonar, Hermoso Ruido, Cosquín Rock, Almax y Jamming Festival, entre otros.

¿Por qué tomó la decisión de radicarse en Estados Unidos?

La decisión de irme a Estados Unidos se dio porque llegó un punto en mi vida en que sentí que me hacía falta entender el negocio de la música más a fondo. Yo entendía cómo funcionaba el día a día y el trabajo de campo de la producción en vivo, pero no tenía ni idea de nada más. No sabía cómo monetizaban los artistas su música digitalmente, ni la diferencia entre compositor, productor e intérprete, ni cómo hacían para dividirse las regalías entre ellos. Había un montón de preguntas que me ganaban las ganas de entender. Así que busqué en internet maestrías en el mundo que tuvieran lo que yo buscaba académicamente y encontré a la UCLA, en Los Ángeles, y empecé de ceros de nuevo... a los treinta años.

(Le recomendamos: Mabel Moreno, en escena entre “Malas hierbas”)

¿Cómo fue su experiencia de trabajar con Aerosmith, por ejemplo?

Aerosmith llegó a mi vida en un punto en donde yo estaba muy confundida y estaba pidiéndole al cosmos señales. Y ¡boom!, Steven Tyler cayó en jeans apretados y camisa de leopardo en frente mío. Alguien allá arriba me quiere mucho y me lo mandó. Estar de gira con Aerosmith ha sido el regalo y la oportunidad más bonita que he tenido. Me abrió los ojos, me voló la cabeza y me enseñó a no tenerle miedo a nada. Me quitó un techo mental que yo misma había creado. Trabajar de la mano de Steven Tyler me enseñó a preguntar sin miedo y dejarlo todo en la cancha.

¿De qué manera apoya a los artistas latinos en Estados Unidos?

Desde que me vine a vivir a Estados Unidos, y después de terminar mis estudios en Music Business, he tenido la oportunidad de trabajar desde diferentes enfoques para artistas latinos. Primero, trabajé en el sello Rebeleon Entertainment, de Sebastián Krys, un reconocido productor que ha ayudado a moldear el sonido de Juanes, Shakira, Carlos Vives, Marc Anthony y Ricky Martin, entre otros. Allí, acompañaba y coordinaba las apariciones de artistas en alfombras rojas y ceremonias de premiaciones como los Latin Grammy, hasta estar en sesiones de grabación. Actualmente estoy en ONErpm, un sello disquero moderno que brinda soluciones tecnológicas para artistas y busca amplificar su música a través de la transparencia y la innovación.

(Además: Male Rodríguez: “Hoy todos podemos tener una voz”)

¿Qué viene ahora para Mariana Franco?

No tengo ni idea, y de eso se trata para mí. Mi meta es seguir trabajando duro y disfrutando cada parte del proceso. Con lo bueno, lo malo y lo regular. Lo único que sé es que quiero seguir trabajando por y para la música latina. Tengo una fijación y siento un llamado hacia Nueva York, pero también me gusta darle espacio a que el destino siga haciendo de las suyas conmigo.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar