Publicidad
16 Apr 2022 - 2:00 a. m.

Mauro Castillo, con la clave de la versatilidad

El músico y actor recuerda su participación en la ceremonia de entrega de los Premios Óscar interpretando “We don’t talk about Bruno” (“No se habla de Bruno”). Además, habla sobre “Chachame”, su más reciente lanzamiento.

Giancarlo Calderón

Mauro Castillo asegura que en la música prefiere dejarse llevar por el corazón y el alma. / Archivo Particular
Mauro Castillo asegura que en la música prefiere dejarse llevar por el corazón y el alma. / Archivo Particular

Mauro Castillo es un artista polifacético y versátil: además de cantante, compositor y trombonista, es productor musical y actor. Fue esta capacidad, la histriónica, la que le permitió ser parte del elenco de Encanto, la producción audiovisual de Disney que está inspirada en parte de la cultura colombiana y que resultó ganadora de la estatuilla a la mejor película animada en los recientes Premios Óscar. En la historia, Castillo le dio vida con su voz a Félix, uno de los personajes más llamativos de la cinta.

(Le recomendamos: “Legendaddy”: ¿el mejor álbum de Daddy Yankee?)

Acerca de la relación que tiene la película con la diversidad cultural de nuestro país, en entrevista con El Espectador, el músico contó que “Colombia tiene una riqueza en las artes gigantesca. Disney dijo que se inspiró en algunas cosas representativas de la cultura colombiana, y es así, claro, pero también es cierto que no abarca todo lo que somos, pues precisamente lo que nos hace tan especiales es una inmensa diversidad. Ese hecho, sin embargo, genera aún más inquietud, en este caso en un sentido positivo: despierta una sed de buscar más cosas a través de las artes, de la pintura, de la música y de la gastronomía, es una pequeña puerta que abre un mundo para conocer lo que realmente somos”.

Asimismo, el artista se refirió al proceso creativo que empleó en la construcción de su personaje. “Una labor muy bonita, pues Félix es de Cartagena, pero también tiene algo de las islas, del Pacífico. Tuve que trabajar mucho en el registro, en bajar el registro de la voz para hablar así y que fuera más natural. Siempre hubo una indicación de que se tratara de un inglés un poquito más cercano al mar, y entonces por ahí lo hicimos y quedó chévere”.

(Le puede interesar: Juanes: la magia de transformar su “Origen” en un Premio Grammy)

El músico no solo fue parte del elenco de la cinta ganadora en la 94ª entrega de los premios de la Academia, sino también de la presentación en vivo, interpretando en compañía de otros artistas, entre los que se encontraba la colombiana Carolina Gaitán, la canción We don’t talk about Bruno (No se habla de Bruno), tema de dicha realización y que se ha convertido en un rotundo éxito, pues logró ser la canción número uno en el Hot 100 de Billboard Anglo y en la BBC Radio.

Sin duda, esta ceremonia fue una buena oportunidad para demostrar ante un público importante, tanto de la industria cinematográfica como musical, y sobre todo ante una vasta audiencia de millones de televidentes universales, todo el poder de la cultura, la diversidad y el potencial sonoro que hay en Colombia.

(Lea también: Quiromantes, música desde la inclusión)

Acerca de la recepción que ha tenido la canción en distintos lugares del mundo, Mauro Castillo atribuyó esto a la singular fuerza de algunos elementos sonoros incluidos allí. También destacó que el grado de aceptación del tema musical tiene que ver con lo que podría llamarse “la universalidad del chisme”, rasgo que identifica la temática del corte.

Sobre esto comentó: “Siento que siempre ha habido con la gente una conexión muy fuerte con sonidos como el afrobeat. En el caso de esta canción, además, tiene esa particularidad del relato: el espacio donde todos se juntan como etnia, la oralidad, eso de los cantos, del chisme. Es una canción que trata del chisme y el chisme está presente en todas partes”.

Un jonrón en TikTok

Otro de los logros recientes de Mauro Castillo tiene que ver con la receptividad que ha tenido su propuesta musical, que se extiende a varias generaciones. Se ha dado esto, principalmente, a través de la plataforma digital TikTok, una de las más frecuentadas en la actualidad (en un mes, más de 1.000 millones de personas la visitan), sobre todo en un segmento muy numeroso del público juvenil (aproximadamente el 40 % de sus usuarios tienen entre 16 y 24 años). Números que constatan el largo alcance en el que se ha convertido este medio digital.

(Además: “Livin’ la vida loca”: un tesoro cultural de todos los tiempos)

En ese contexto, con mucho trabajo, creatividad y talento ha irrumpido Castillo para posicionarse en el punto más alto de su carrera profesional. El baile, fundamentalmente, ha sido el principal vehículo con el que se ha conectado con la gente: desde niños pequeños hasta adultos están gozando con su interpretación y su particular swing.

¡A bailar “Chachame”!

El buen momento que atraviesa la carrera artística de Mauro Castillo se debe, entre otras cosas, a un factor determinante, y es que él además de ser un consagrado y estudioso músico (también fue profesor) es un entusiasta representante de la cultura afrocolombiana, rica en muchas manifestaciones artísticas y folclóricas, entre otras virtudes y cualidades.

(También: José Luis Perales: “curiosamente después de tantos años canto mucho mejor”)

El cantautor está convencido de que, en la búsqueda constante de sus raíces culturales, y todo lo que esto trae consigo, está la clave para ofrecer algo auténtico y a la vez innovador. Su más reciente lanzamiento musical es una muestra de esto. Se conjugan ahí el sabor del Pacífico, con su carga instrumental, con una especie de lúdica del disfrute del cuerpo y los sentidos: una invitación a gozar de varios placeres: el de bailar, principalmente, y el de escuchar sonoridades cautivantes.

“Siento que tengo que dejarme llevar por la música: es un ejercicio del corazón, del alma. Entonces dije: ‘Estoy sintiendo como un chachachá’. De hecho, me preguntaban mucho cómo se baila eso, y contestaba mandando links con tutoriales (de Youtube) de chachachá, hasta que dije: ‘Por qué estoy explicando tanto, por qué no simplemente grabo una canción’. Y, pues, la grabé. La grabé en tiempo y ritmo de chachachá. Tiene mucho de montuno, de mambo, de boogaloo. Recoge el sonido de una época que tenía mucho poder dentro de las grabaciones y me gusta explorar eso. Chachame para mí es una canción muy bien lograda, tiene el tambor arriba: está sonando con todo ese tema, por fortuna. También los trombones con ese sonido que siempre me ha encantado de los años 70. Hay una mixtura ahí de todo eso. Esa es la invitación a bailar que ha gustado mucho”, concluyó Mauro Castillo.

Síguenos en Google Noticias