4 Aug 2021 - 2:10 p. m.

Viaje al universo de Piazzolla con Gonzalo Montes y el Quinteto Leopoldo Federico

El barítono colombiano y el grupo dirigido por Giovanni Parra presentarán el concierto “Eternamente Piazzolla” este miércoles 4 de agosto en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo.
Gonzalo Montes cantaba bambucos, tangos, boleros y a los 22 años comenzó a estudiar canto lírico.
Gonzalo Montes cantaba bambucos, tangos, boleros y a los 22 años comenzó a estudiar canto lírico.

Astor Piazzolla fue uno de los grandes genios de la música del siglo XX. El compositor argentino, que recorrió los grandes escenarios del mundo, revolucionó el tango y al mismo tiempo despertó controversia entre los amantes de las raíces tradicionales del género argentino.

(Le puede interesar: Teatro Digital inicia agosto con el pianista español Javier Perianes)

En este 2021, se celebran los cien años del nacimiento del compositor argentino y este miércoles 4 de agosto, a las 8:00 p.m., el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo será el escenario de un concierto en su homenaje: Eternamente Piazzolla.

Gonzalo Montes

El barítono colombiano Gonzalo Montes, con una carrera en varios ámbitos interpretativos en distintos teatros, protagoniza este tributo a Piazzolla, acompañado por una de las más destacadas agrupaciones musicales de Colombia, el Quinteto Leopoldo Federico.

(Le recomendamos: El Festival Pedazo de Acordeón escogió nuevos referentes vallenatos)

El repertorio del concierto está compuesto por algunas de las canciones más famosas del argentino, incluidas reconocidos temas con letra de Roberto Bertozzi, Horacio Ferrer, Pino Solanas y Ángela Terenzi. Montes habla a continuación sobre el concierto.

Teniendo en cuenta su amplio recorrido en el terreno lírico, ¿cómo ha sido cantar Piazzolla?

Cantar Piazzolla tiene que ver también con lo popular, yo vengo de lo popular, mis inicios fueron con la música tradicional de Colombia. Cantaba bambucos, tangos, boleros y no fue hasta que cumplí 22 años que empecé a estudiar canto académico; sin embargo, ya tenía conocimiento de Piazzolla.

Abordarlo vocalmente es un reto porque no se puede cantar de cualquier manera, hay que acercarse al estilo, hay que conocer su obra, lo que quiso decir tanto instrumental como musical y vocalmente. Entonces, poder abordar las canciones de Astor Piazzolla significa entrar en un mundo diferente, aunque no desconocido por completo. El formato del canto no es totalmente lírico, pero sí es muy cercano, aunque muchos cantantes de Argentina lo han cantado como tango, pero Piazzolla requiere una visión tanto en lo popular como en lo clásico.

¿Qué es lo que más lo atrae de la obra de Piazzolla?

Básicamente es la forma en cómo él entró a revolucionar el tango, no vamos a decir que a enmendarlo, sino que intentó darle un giro sin perder la esencia, de cómo llegó a esa inflexión musical y artística después de haber recorrido el tango tradicional, de haber estudiado música clásica y de haber intentado ser un músico clásico, de escribir sinfonías y óperas. Creo que tiene que ver con su forma, con su manera de ser incluso, sin hablar de lo personal, pero sí en el sentido de que él recibió muchos ataques frontales de las esferas más populares, de los tangueros que no permitían que se hiciera nada diferente de lo que ya estaba establecido.

(Además: The Weeknd anuncia “Take My Breath”, el primer anticipo de su nuevo disco)

Piazzolla se sobrepuso a todos esos ataques, a esas adversidades, fue un revolucionario y pudo salir al otro lado sin perder su esencia. Eso me llamó mucho la atención, el poder aunar todos esos conocimientos, tanto de música clásica como de música popular y el tango tradicional, y de que no se perdiera su esencia, porque sus letras, su música y sus canciones también tienen gran parte del lunfardo y del tango tradicional.

De alguna manera, el tiempo le ha dado el lugar que se merece Piazzolla…

Yo creo que tarde que temprano lo bueno y lo excelso se termina imponiendo (…) La música de Piazzolla es arte, tiene ese trasfondo que se necesita para que perdure. La música de Piazzolla ya es historia, ya hace parte de la historia de la música; otras músicas, que así nos las quieran imponer, no harán parte de la historia de la música. Y a los grandes compositores, como Schubert, Rossini,  Verdi e incluso al mismo Beethoven, les pasó que tuvieron algunos fracasos en sus inicios, pero su música sigue perdurando después de 400 años, 200 años, 100 años.

¿Cómo fue la selección del repertorio para este concierto en el Teatro Mayor?

Uno quisiera poder cantar todo, pero escogí las canciones que tienen que ver una con otra, que tienen que ver con lo que a lo mejor puede ser la vida de Piazzolla. Por ejemplo, Balada para mi muerte es una obra casi profética. El inicio de la canción dice que él quiere morir en Buenos Aires y será de madrugada, eso prácticamente se cumple porque Piazzolla vivía afuera de Buenos Aires, en París, cuando sufrió su accidente cerebral; luego lo trasladaron a Buenos Aires y duró dos años convaleciente y finalmente murió en Buenos Aires. O el propio Chiquilín de Bachín, una canción que habla de un niño que vende rosas por las mesas, que come cualquier cosa y eso puede ser una referencia propia a Piazzolla de pequeño, cuando conoció a Gardel en Nueva York y era un niño que le gustaba mucho estar en la calle e iba escuchar jazz desde afuera de los bares. Son canciones prácticamente biográficas, aunque no hubiera sido ese el propósito de Horacio Ferrer y el propio Piazzolla en su momento, pero que hablan de él.

Canciones como Los pájaros perdidos o El gordo triste, que es un homenaje a Aníbal Troilo, son cosas que me llaman muchísimo la atención y que me llegan directamente al corazón; sin embargo, no están todas las canciones, ya quisiera yo, pero algún día podré hacer la integral de toda su obra vocal que esa es la intención que tengo.

¿Cómo ha sido trabajar con el Quinteto Leopoldo Federico?

Eso es un sueño cumplido, yo se los manifestaba en los ensayos a ellos. Giovanni Parra es un magnífico director, un concertador estupendo, aparte de gran arreglista. Son grandísimos profesionales, personas y ejecutantes, y sobre todo la experiencia ha sido maravillosa en la conjunción de lo vocal con lo instrumental, con todo el entorno, con lo que significa Piazzolla, con su aniversario…

¿Cuándo?

Miércoles 4 de agosto, 8 p. m., en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo. Boletas desde 20.000 hasta 120.000 pesos.

Comparte: