Luciana Avendaño, la primera mujer trans en graduarse como comunicadora en Neiva

Es feminista, defensora de derechos humanos y apasionada por la historia. Dice que su grado es también una oportunidad para señalar que aún persisten barreras para el acceso y permanencia de las personas trans a la educación superior.

Mariana Escobar Bernoske
27 de noviembre de 2023 - 02:00 p. m.
Según Luciana,no hay una cifra disponible sobre el número de estudiantes con experiencia de vida trans en la Universidad Surcolombiana.
Según Luciana,no hay una cifra disponible sobre el número de estudiantes con experiencia de vida trans en la Universidad Surcolombiana.
Foto: Archivo Particular

El 24 de noviembre de 2023, Luciana Avendaño se convirtió en la primera mujer trans en graduarse como comunicadora social y periodista en todo el departamento de Huila. Estudió en la Universidad Surcolombiana, la institución pública de educación superior más importante de la región sur del país y, actualmente, trabaja como productora en Radio Unal, la emisora de la Universidad Nacional.

Podría interesarle: La violencia estética que nos impone una única forma de ser “bellas”

Su carrera universitaria va completamente de la mano con su experiencia de vida como mujer trans. Inició su tránsito durante los primeros semestres, pues la virtualidad derivada de las cuarentenas por la pandemia del Covid-19, le permitió tener un espacio seguro para ello. A sus 21 años, su título profesional refleja plenamente su nombre e identidad como mujer.

Lea también: Gobierno presentó el Sistema Nacional contra Violencias Basadas en Género

Aunque en un principio no quería que su transición fuera pública, por miedo a estar expuesta a agresiones derivadas de prejuicios, hoy Luciana siente que “el título no es solo mío, pues también viene siendo de todas esas mujeres trans que en el pasado quisieron estudiar y no pudieron”. Ella enfatiza que, aunque su experiencia en el programa de Comunicación Social fue positiva, la institución aún no está preparada para asumir personas trans dentro de sus aulas, ni siquiera, teniendo un protocolo de Violencia Basadas en Género que expone las necesidades de esta población.

Según Luciana,no hay una cifra disponible sobre el número de estudiantes con experiencia de vida trans en la Universidad Surcolombiana. Sin embargo, la institución dice que desde el 2020 adoptó una “Política Institucional de Inclusión”, que pretende asegurar el acceso a la educación en condiciones de equidad y sin discriminación a todas las personas, independiente de su género, orientación sexual, raza o si tiene alguna discapacidad.

Lea: Cuando el acceso a electricidad es clave para denunciar la violencia intrafamiliar

“Hablamos de un acceso, pero también es importante señalar la permanencia de las personas trans o con identidades diversas. A uno no le van a decir: ‘Ah, no, tú eres trans, te niego el cupo, no vas a poder entrar’. Pero, por ejemplo, una vez entras y si no tienes actualizado tu documento, ¿cómo vas a garantizar que los profes estén preparados para manejar esta situación?”, comparte Luciana a El Espectador.

La ciudad de Neiva y el departamento de Huila, en general, han estado atravesados por el conflicto armado y un contexto de violencia. Durante el primer trimestre del año, la Defensoría del Pueblo emitió una alerta temprana sobre el departamento en la que advirtió de una situación de riesgo inminente y una alta posibilidad de atentados contra la vida, la integridad, la libertad y la seguridad de la población civil.

En video: Infecciones o enfermedades de transmisión sexual: ¿cuál es la diferencia?

Pero también, es un territorio muy conservador, por lo que específicamente las personas con orientaciones sexuales e identidades de género diversas suelen estar expuestas a actos de discriminación y violencias por prejuicio. Según cifras de Caribe Afirmativo, durante el año pasado, 136 personas LGBTIQ+ fueron víctimas de este tipo de violencias en el departamento de Huila.

Estudiar Comunicación Social le brindó a Luciana herramientas para involucrarse en el activismo, el trabajo comunitario y la incidencia política. “Ser una mujer trans comunicadora y periodista es de cierto modo una oportunidad para abordar lo que a mí me atraviesa y lo que soy; de ser una vocera sin llegar autonombrarse como líder del colectivo trans, pero sí saber que se logra poner en la opinión pública estas realidades que permiten hacer pedagogía y tumbar estereotipos”, añade.

Podría interesarle: Javier Milei, ¿qué implica su triunfo para los derechos de mujeres y personas LGBT?

Realizó su práctica profesional en el Congreso de la República como parte de la UTL de la senadora Sandra Ramírez. Allí tuvo la oportunidad de conocer de primera mano el movimiento de mujeres y las luchas de la población sexualmente diversa. Aunque dice que las miradas y un lenguaje no verbal estigmatizante estaba presente en las instalaciones del Congreso, piensa que esos espacios de incidencia son muestra de por qué se deben señalar las brechas históricas de participación.

En octubre, durante “El Congreso Estudiantil”, un ejercicio educativo y pedagógico que busca crear un espacio para que los jóvenes participen en la política nacional simulando una jornada legislativa, ella tuvo la oportunidad de presidir esta plenaria. Ese día, un congresista presente dijo que esos espacios se ganaban por mérito y no por lobby. Su respuesta fue: “Me pregunto cuántas mujeres trans, más inteligentes y con mayor capacidad discursiva a la mía, no han logrado cumplir sus sueños porque en una Colombia transfóbica el mérito, a veces, no es suficiente”.

Para los papás de Luciana, el que ella culminara su formación profesional y ahora tenga su título, más que orgullo y felicidad, es también una tranquilidad. No todas las personas con experiencia de vida trans logran un título de educación superior y esto podría significar un respaldo en el campo laboral. Sin embargo, aunque Luciana reconoce su privilegio, dice que no se pueden ignorar los retos y las realidades de otras personas trans, por lo que aún hay un camino largo para garantizar plenamente el derecho a la educación de esta población.

Lea: “No se puede ser abogado y transfóbico”, primera inspectora trans del Mintrabajo

Actualmente, trabaja como productora de la emisora de la Universidad Nacional. Recuerda la primera vez que locutó como algo “desastroso”, pero con el tiempo aprendió que la mejor voz no es la que suene más noticiosa, sino la que suene más natural. Asimismo, durante los días festivos presenta un programa que se llama “Mujeres trans en foco”, en el que entrevista a mujeres trans de distintos sectores y contextos sociales.

A Luciana la inspiran todas las mujeres que la rodean. Cree que quien ella es en este momento es resultado de todas las mujeres que han estado sosteniéndola y acompañándola en estos años desde que inició su tránsito. También señala que una mujer trans que la inspira es Laura Weinstein, activista que dedicó su vida al acompañamiento y la lucha por el reconocimiento de las personas trans.

Mariana Escobar Bernoske

Por Mariana Escobar Bernoske

Comunicadora social con énfasis en periodismo y producción sonora/radiofónica. Ha participado en investigaciones sobre Derechos Humanos desde una perspectiva feminista y de género. Tiene estudios en el Centro Latinoamericano de Derechos Humanos y la Universidad de Strathclyde.mescobarb@elespectador.com

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar