Publicidad
24 Oct 2021 - 4:02 a. m.

Así fue la Operación Agamenón que logró dar con el paradero de alias “Otoniel”

En una operación llamada Agamenón, la Policía, el Ejército y la Fiscalía capturaron a Dairo Antonio Úsuga, alias “Otoniel”, máximo líder del grupo armado organizado con mayor presencia en el país: el Clan del Golfo. Estos son los detalles de la misión militar que, después de más de cinco años, logró su objetivo final.
Otoniel fue capturado en el marco de la operación Agamenón.
Otoniel fue capturado en el marco de la operación Agamenón.
Foto: Cortesía

Dairo Antonio Úsuga, vestido con una camiseta negra de logo blanco, con una cadena en el cuello, quizás un rosario, reapareció ante la opinión pública luego de su captura el pasado 23 de octubre. La noticia voló como pólvora, pues se trataba del narcotraficante más buscado del país, cuya recompensa por parte de la DEA alcanzaba los US$5 millones de dólares. Más conocido por su alias de Otoniel, fue trasladado de zona rural del municipio de Necoclí hacia una base militar en Antioquia y, en la noche, todo estaba planeado para su llegada a Bogotá donde será procesado, entre otros, por los delitos de homicidio, secuestro, extorsión y narcotráfico.

(En contexto: Clan del Golfo: Capturan a alias Otoniel, el hombre más buscado del país)

La cabeza del Clan del Golfo se le acabaron sus escondidos y atajos en 2021, luego de esquivar a las autoridades durante prácticamente toda su vida. Desde 2015, el Estado colombiano emprendió su búsqueda casi que sin tregua. En ese entonces, el gobierno Santos lanzó una inauguró la que sería la operación militar más importante de Colombia en contra del Clan del Golfo y, por supuesto, en contra de su máximo líder. Después de seis años, el más alto objetivo fue detenido. Estos son los pormenores de la operación que dio con su paradero.

Operación Agamenón

En 2015, la Fuerza Pública lanzó la denominada operación Agamenón, la cual a cuenta gotas ha logrado avances en el debilitamiento del Clan del Golfo. En septiembre de 2017, Roberto Vargas Gutiérrez, alias Gavilán y segundo al mando de la organización criminal, resultó muerto tras una operación militar en el Urabá antioqueño. Para entonces, el expresidente Juan Manuel Santos aseguró que ya habían sido capturados 1.500 miembros del grupo y se habían incautado más de 100 toneladas de cocaína.

Le puede interesar: Alias “Messi”, “El Indio”, “Gavilán” y otros golpes de las autoridades al Clan del Golfo

Tras la muerte de Gavilán, algo se quebró en Darío Antonio Úsuga, pues el 3 de septiembre de 2017 envió una carta al expresidente Santos, explicando que quería someterse a la justicia, recién lograda la firma del Acuerdo de Paz con las extintas Farc. No obstante, las conversaciones nunca avanzaron. Lo único que siguió fue una fuerte ofensiva militar que poco a poco ha diezmado a las personas más cercanas de Otoniel. Este 2021 fue un año clave para las autoridades, empezando por la extradición de Diego Fernando Coca, alias Platino, quien fue trasladado a Estados Unidos el pasado 26 de enero.

Alias Platino fue el primer hombre del círculo cercano de Otoniel en ser extraditado, desde que figura como líder del clan. De acuerdo con información de inteligencia de la Policía, el trasladado era la persona que durante años se encargó del narcotráfico para la estructura criminal. Desde 2019 la Corte del Distrito Sur de Florida lo requería por enviar decenas de toneladas de droga al país norteamericano. En Colombia le sigue una investigación por tráfico de armas y otros delitos. La Fiscalía logró su captura en 2018 y supo que estuvo cerca de Otoniel y su hermano Giovanni, incluso desde la época en que ambos eran miembros del Bloque Centauros de las Auc, a principio de milenio.

Lea también: Gobierno ordena extradición de primo de “Otoniel”, jefe del Clan del Golfo

El pasado 17 de marzo, en una operación conjunta entre Interpol, Policía y Fiscalía, fue capturada Nini Johana Úsuga, alias La Negra, hermana de Otoniel y presunta jefe de finanzas del Clan del Golfo. La mujer fue detenida en Sabaneta (Antioquia) y sobre ella pesa una solicitud de las autoridades estadounidenses por delitos de narcotráfico. La Negra ya había pagado una pena de nueve años de prisión por seis delitos y había quedado libre por orden de un juzgado de ejecución de penas, en diciembre de 2020.

El pasado 3 de junio el Ministerio de Defensa anunció la extradición de Alexander Montoya Úsuga, alias El Flaco, primo de alias Otoniel y requerido en Estados Unidos también por narcotráfico. El Flaco fue miembro del Bloque Calima de las Auc y se incorporó al Clan del Golfo tras la desmovilización colectiva. El primo del hombre más buscado del país fue detenido en Honduras en 2019, pagará una condena en Norteamérica y regresará a Colombia a pagar por otras nueve sentencias que tiene en contra.

Entre los golpes, durante 2021, que se destacan contra el Clan del Golfo, está la captura de Jhon Freddy Zapata, alias Messi, quien sería un experto lavador de dinero de las finanzas ilícitas de la organización en Quindío, Córdoba, Antioquia y Risaralda. La operación se llevó a cabo el pasado 4 de enero, dejando como saldo otras siete capturas y el secuestro de 33 inmuebles, los cuales están avaluados en $4 billones. El Espectador conoció una investigación de la Policía en la que queda claro que alias Messi invertía en jugadores de fútbol de la Segunda División del Fútbol Profesional Colombiano.

Lea también: Capturan a “Falcon”, quien aportaría $60 mil millones mensuales al Clan del Golfo

El pasado 22 de mayo, por otro lado, cayó uno de los presuntos principales beneficiaros de la economía ilegal del clan: Juan José Valencia, alias Falcón. De acuerdo con la Policía, el presunto jefe financiero le aportaba $60.000 millones mensuales a la organización de Otoniel. Cuando la Policía allanó su mansión encontró 13 vehículos de alta gama, entre los que se destacan dos motocicletas de alto cilindraje, por los menos dos automóviles Ferrari y un Mercedes Benz. También había camionetas Toyota y hasta una cancha personal de fútbol, con un saltarín inflable en medio del área penal.

Ya en el control de las autoridades, a Otoniel lo esperan al menos 122 órdenes de captura y al menos siete medidas de aseguramiento por los delitos de homicidio, reclutamiento ilícito, concierto para delinquir, secuestro extorsivo, terrorismo, porte ilegal de armas y narcotráfico. Esto, sin contar que ya tiene dos órdenes de extradición hacia Estados Unidos, una de ellas con todos los vistos buenos del Gobierno y la Corte Suprema de Justicia. En los próximos días se sabrá exactamente cuál será el destino que, por ahora, le depara a Dairo Antonio Úsuga.

Síguenos en Google Noticias