Publicidad
20 Apr 2022 - 2:31 p. m.

Carlos Dueñas, el primer militar que la JEP deja libre por su aporte a la verdad

El capitán (r) Juan Carlos Dueñas aceptó haber participado en la ejecución extrajudicial de un inocente en Barbacoas (Nariño), en 2003. Además, como comandante de escuadrón, confirmó alianzas entre el Ejército y paramilitares.
Según la JEP, entre 2002 y 2008 se presentaron el 78% de las ejecuciones extrajudiciales registradas en Colombia.
Según la JEP, entre 2002 y 2008 se presentaron el 78% de las ejecuciones extrajudiciales registradas en Colombia.
Foto: Mauricio Alvarado Lozada

La Sala de Definición de Situaciones Jurídicas de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), por primera vez, dejó en libertad a un militar por su compromiso con la verdad del conflicto armado. En un antecedente histórico, fue expedida la boleta de libertad a favor del capitán (r) Juan Carlos Dueñas, quien en su testimonio aceptó haber participado en una ejecución extrajudicial en Nariño, en 2003. Además, reveló alianzas estrechas del Ejército y el Bloque Libertadores del Sur de las Auc.

Antecedentes: Investigación de la JEP en Nariño, en jaque por la guerra entre grupos armados

Tres años y nueve meses fue el tiempo que duró privado de su libertad el capitán (r) Dueñas, quien fue comandante del Escuadrón B del Grupo Mecanizado N°3 “General José María Cabal”. Se trata de una unidad militar adscrita a la XXIII Brigada, cuyo objetivo es luchar contra los grupos armados y de narcotráfico en el sur de Colombia. Sin embargo, según la versión de Dueñas, para 2003 se había articulado toda una amistad con los paramilitares, a tal punto que compartían información de inteligencia.

“Puede señalarse de la versión voluntaria presentada por el señor Dueñas ante la sala, y en esa etapa de la investigación en la que dicha versión fue recogida, que sus relatos sirvieron para precisar y ajustar las hipótesis del caso y para indagar y explorar líneas de investigación. Así mismo, su descripción de la forma como operó la unidad militar a la cual perteneció y su estructura, permitieron al despacho iniciar la reconstrucción de las reales composiciones de esas unidades y sus relaciones de mando”, explicó la JEP.

Lea también: Así se está construyendo el caso sobre afectación a los pueblos étnicos en la JEP

La Fiscalía de Pasto había llevado a juicio a Dueñas, por la ejecución extrajudicial del ciudadano Jaime González Quijano, el 26 de noviembre de 2003. Según la acusación, paramilitares lo bajaron de su vehículo cuando se trasportaba por el municipio de Barbacoas, en Nariño. Todo se trataba de un acuerdo entre “paras” y Dueñas, quien requería una persona para presentarla como criminal muerto en combate. Facilitó, según aceptó el militar, las prendas militares y un arma de fuego para la puesta en escena.

En 2019, Dueñas suscribió su acta de sometimiento a la JEP, estando detenido en una reclusión militar. Desde allí, en diligencia de versión voluntaria, aceptó que el escuadrón que comandaba tenía una total permisividad con las autodefensas. Tal era la cercanía que nunca realizó un operativo o combate contra estos grupos, a pesar de la fuerte presencia en el territorio. En conclusión, Dueñas no utilizó la JEP para intentar lavarse el rostro o para sembrar dudas ante el magisterio. Al contrario, su información permitió atar cabos sobre el conflicto armado en Nariño.

Le puede interesar: Por falsos positivos, 21 militares han reconocido su responsabilidad ante la JEP

“Su aporte o su manifestación sobre la verdad de lo ocurrido se focaliza en su omisión en el actuar frente a un grupo armado, denotando que fue un acto de complicidad sumado al manejo de información de inteligencia que le suministraban a cambio de su omisión. Existe un reconocimiento por sus omisiones y sus indicaciones permiten dar cuenta del accionar de otros grupos armados durante su permanencia en el territorio para determinar en algún momento qué tanto afectó su conducta frente a la[s] víctimas del paramilitarismo en la zona”, concluyó la JEP.

Sin embargo, Dueñas todavía tiene cuentas pendientes. Con el objetivo de garantizar su presencia y proteger a las víctimas, deberá presentarse a cualquier órgano del sistema cuando sea requerido. No podrá salir del país sin autorización de la JEP. Tampoco podrá comunicarse con las víctimas de o referirse en los medios de comunicación sobre las pesquisas que tiene en contra. De violar alguna de esas reglas, volverá a prisión. Mientras tanto, quedará en la historia como el primer militar beneficiado con la sustitución de medida de aseguramiento, dado su gran compromiso con la verdad.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.