29 Jan 2020 - 10:34 p. m.

Caso por narcotráfico de “Jesús Santrich” pasa de la Corte Suprema a la Fiscalía

Luego de que la Cámara de Representantes decretara la vacancia absoluta, el alto tribunal consideró que no tiene competencia para juzgar al exguerrillero que retomó las armas. La determinación se dio porque Santrich ya no goza del fuero parlamentario.

Redacción Judicial

Proceso de Jesús Santrich pasará de la Corte Suprema a la Fiscalía.  / Archivo El Espectador
Proceso de Jesús Santrich pasará de la Corte Suprema a la Fiscalía. / Archivo El Espectador

El caso por narcotráfico en contra de Jesús Santrich vuelve a la Fiscalía, luego de que la Corte Suprema determinara que no tiene competencia para juzgar al exguerrillero que retornó a las armas el pasado 28 de agosto. Tras el regreso de Santrich a la lucha armada, este perdió cualquier fuero proveniente de su curul como representante a la Cámara. Por esta razón, su juez natural es el sistema ordinario y no la Corte Suprema de Justicia, primera instancia para aforados.  

El Espectador conoció que la Sala de Instrucción de la Corte Suprema ya envió a la Fiscalía el proceso por narcotráfico en contra de Santrich. Asimismo, en los próximos días, el alto tribunal estudiará si envía o no los videos en los que el exguerrillero anuncia que abandona al proceso de paz y vuelve a la lucha armada. Tras la pérdida de su curul, es el ente acusador el investigador natural de Jesús Santrich.

(Vea: ¿Por qué se resquebraja el partido FARC?)

El proceso por narcotráfico en contra de Jesús Santrich ha pasado por varias dependencias antes de volver a la Fiscalía. En 2018, el exlíder guerrillero fue capturado por el ente acusador en respuesta al pedido de extradición en su contra emitido por la justicia norteamericana. Tras estar cerca de un año en prisión, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) le otorgó la garantía de no extradición y ordenó su liberación por falta de pruebas que demostraran que el exguerrillero envio droga hacia los Estados Unidos después de haberse firmado el Acuerdo de Paz entre el gobierno y las Farc.

No obstante, cuando el exguerrillero iba a salir de La Picota, lugar donde estaba recluido a la espera que se solucionaran los asuntos relacionados a su extradición, la Fiscalía lo recapturó al amparo de un nuevo proceso por narcotráfico, esta vez bajo la jurisdicción nacional. Sin embargo, solo unas semanas después, la Corte Suprema ordenó la libertad del exguerrillero.

(También: Disidencias: ¿con razones políticas o solo bandidos?)

El alto tribunal se acogió a una sentencia del Consejo de Estado, del 28 de mayo de 2019, en la que se reconocía que el exguerrillero gozaba de investidura parlamentaria a pesar de no haberse juramentado ante el Congreso, por haber estado en prisión. De esta forma, la Corte Suprema ordenó que la Fiscalía le remitiera investigación en contra de Santrich y que el exguerrillero fuera liberado mientras se tomaba una decisión de fondo.

En libertad, Jesús Santrich alcanzó a posesionarse y a asistir a una que otra sesión en el Congreso. Pero, faltando dos días para cumplir un llamado a indagatoria hecho por la Corte Suprema por el caso de narcotráfico, programada para el 9 de julio del año pasado, el exguerrillero huyó de un espacio de reincorporación en el Cesar, en el que estaba junto con su esquema de seguridad.

(Puede ver: "Jesús Santrich" recuperó su libertad nuevamente)

Desde entonces, el exguerrillero estuvo en la clandestinidad, sin saberse mucho de su paradero. De vez en cuando información de inteligencia indicaba que Santrich estaba en Venezuela, pero nada fue oficial hasta que el 28 de agosto de 2019 salió en un video, con Iván Márquez, anunciando su regreso a las armas. Este materia audiovisual fue la pieza clave para que el 13 de septiembre, la JEP expulsara de la justicia transicional a Jesús Santrich y a alias El Paisa, otro de los exlíderes de las Farc que aparecían en el video mencionado.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.