Publicidad
3 Aug 2021 - 1:29 p. m.

Caso Uribe: abogado Diego Cadena seguirá un año más en detención preventiva

Un juez así lo determinó luego de que la Fiscalía solicitara que el antiguo abogado de Álvaro Uribe siguiera detenido preventivamente en su casa. Cadena afronta un juicio por presuntamente favorecer a través de sobornos al expresidente.
Diego Cadena fue abogado del expresidente Álvaro Uribe Vélez.  / Archivo
Diego Cadena fue abogado del expresidente Álvaro Uribe Vélez. / Archivo
Foto: GUSTAVO TORRIJOS

Un juez penal de Bogotá ordenó extender un año más la prisión preventiva contra Diego Cadena, exabogado de Álvaro Uribe, quien es investigado por presuntamente torcer testigos para favorecer al expresidente. El fiscal del caso, Daniel Hernández, pidió al juez del caso que Cadena continuara en detención domiciliaria porque puede afectar el desarrollo de la investigación que se adelanta en su contra por soborno a testigos y fraude procesal. La Procuraduría apoyó la solicitud del ente investigador.

El pasado 1° de junio, la defensa de Cadena había solicitado su libertad, sin embargo, un juez negó la petición. La Fiscalía, la Procuraduría y los representantes de víctimas se opusieran, en ese momento y el juzgado 22 de Garantías de Bogotá mantuvo la detención domiciliaria preventiva argumentando que la defensa de Cadena se ha demorado en constatar la información recopilada en el marco del expediente y esto ha llevado que las audiencias preparatorias de juicio no se adelanten.

Le podría interesar: Es oficial: Diego Cadena, exabogado de Uribe, va a juicio

Cadena está en prisión domiciliaria desde agosto de 2020, alrededor de tres meses antes de que la Fiscalía lo llamara a juicio por presuntamente intentar torcer testigos, en procesos por paramilitarismo, a favor de Uribe. De acuerdo con la Procuraduría, ni la defensa de Cadena -representada por Iván Cancino- ni el fiscal Daniel Hernández actuaron para dilatar el expediente en debate, sin embargo, consideró que la representación del procesado pidió pruebas adicionales, lo cual significó demoras que no pueden contabilizarse los términos necesarios para que Cadena salga libre.

El exabogado de Uribe está siendo investigado por las visitas que realizó a exparamilitares, al parecer, para persuadirlos de hablar en favor de Uribe ante la Corte Suprema de Justicia, gestión que incluyó pagos y supuestas promesas de dádivas. El pasado 27 de julio la Fiscalía le imputó cargos por los delitos de fraude procesal y soborno, y el juez ordenó su detención domiciliaria.

Caso Uribe: el relato de la mujer que recibió dinero del abogado Diego Cadena)

En este proceso también está vinculado Juan José Salazar, abogado y socio de Diego Cadena quien, según la Fiscalía, colaboró con el presunto soborno al exparamilitar Carlos Enrique Vélez, quien se encuentra recluido en la cárcel de Palmira, Valle del Cauca. Salazar también está imputado con los mismos delitos.

(Le puede interesar: En interrogatorio con la Fiscalía, Diego Cadena pidió disculpas)

El fiscal del caso Daniel Hernández, en su escrito de acusación, señala que en julio de 2017 Diego Cadena abordó a Carlos Enrique Vélez, quien se encuentra purgando una condena en la cárcel de Palmira (Valle del Cauca). El abogado llegó al penal cuando estaban finalizando los horarios de visitas, sin previo acuerdo, y le prometió al recluso asesoría jurídica y el pago de $200 millones de los cuales alcanzó a entregar $48 millones.

A cambio, le pidió a Vélez que cambiara su versión en contra de Álvaro Uribe y señalara que el senador Iván Cepeda era quien lo había abordado para declarar falsamente en la Corte. En ese momento, entró en juego el abogado Juan José Salazar, socio de Cadena, a quien le habría correspondido tomar la vocería de este acuerdo manteniéndose contacto con Carlos Enrique Vélez y ejecutando lo pagos acordados.

El escrito de acusación también señala que hay 13 pruebas documentales y 14 testimonios para demostrar que para la época de los hechos, entre julio de 2017 hasta agosto de 2018, Diego Cadena y Juan José Salazar tenían total capacidad de compresión de su actuar y por lo tanto capacidad de determinación. Al punto, que la Fiscalía consideró que por su condición de abogados debían saber que esas actuaciones configuraban un delito y era prohibido hacerlo, “mostrando una actitud dolosa”.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.