Publicidad
6 Dec 2021 - 6:17 p. m.

“El Paisa”, encargado de extorsionar en minas venezolanas de oro y coltán

Así lo señalan fuentes de la Fiscalía que le han seguido la pista al rearme de las disidencias de las Farc, sin embargo, también se le atribuye ser uno de los coordinadores de los alijos de cocaína. La fuerza pública y el Gobierno colombiano no han podido confirmar la muerte de uno de los más peligrosos antiguos miembros de la guerrilla de las Farc.
David Escobar Moreno

David Escobar Moreno

Periodista Judicial
“El Paisa”, encargado de extorsionar en minas venezolanas de oro y coltán

La supuesta muerte de Hernán Darío Velázquez, alias El Paisa, uno de los hombres más importantes de la disidencia de las Farc de la Segunda Marquetalia, ha causo revuelo sobre las implicaciones del hecho en el escenario de la guerra que se desarrolla en territorio venezolano entre este grupo criminal liderado por Iván Márquez y la disidencia de alias Gentil Duarte e Iván Mordisco. Aunque el Estado colombiano no ha desmentido ni confirmado su muerte, lo que trascendió es que aparentemente fue emboscado en el estado de Apure por hombres del frente 10 de las disidencias de Gentil Duarte en medio de una pugna por rutas del narcotráfico.

Quién es alias “El Paisa”, el exjefe guerrillero con un crudo historial de guerra

Fuentes de la Fiscalía que han seguido de cerca cómo las disidencias de las Farc se han venido rearmando indican que además de coordinación de las rutas del narcotráfico, El Paisa también estaba a cargo de un asunto que ha venido prendiendo las alarmas de las autoridades colombianas: las extorsiones en las minas de oro y coltán. El analista en seguridad y Gobierno venezolano Miguel Morffe señaló a este diario apenas ocurrieron los hechos que la zona en donde habría muerto El Paisa, muy cerca a la frontera con Arauca y Vichada, en Colombia, “Es más territorio de paso para el control de las minas al sur del estado Bolívar en Venezuela que del narcotráfico”.

Las muertes de líderes de la Segunda Marquetalia que Colombia no ha confirmado

En abril pasado, cuando el Ejército decomisó un cargamento de seis toneladas de coltán en la frontera, este diario contó cómo funciona el tráfico de este mineral en la extensa frontera colombo venezolana. El coltán es utilizado para la fabricación de equipos tecnológicos y que termina en los mercados de Alemania, Bélgica, Kazajistán y Estados Unidos y en Colombia no existe hoy un solo título minero que permita su extracción. Entre los grupos criminales que hacen parte de este negocio están el frente Acacio Medina de las disidencias de las Farc, el Eln y las disidencias de Iván Márquez.

Le podría interesar: Disidencias de las Farc van por el coltán

La organización Kapé Kapé, que vela por los derechos de las comunidades indígenas venezolanas contó el año pasado en un informe lo que los grupos armados colombianos estaban haciendo en este millonario negocio ilícito. “En el caso del coltán, cuyas minas se encuentran en Parguaza al sur del municipio Cedeño en el estado Bolívar, la Organización SOS del Orinoco ha denunciado recientemente el avance que está teniendo su explotación y su consecuente contrabando, el cual finaliza en países como Estados Unidos, Tailandia, Corea del Sur, Colombia, Brasil y Mercados del Medio Oriente”.

En su informe agregan que estos hechos “Solo ha sido posible a partir de la complicidad que el Estado ha tenido con distintos grupos, dentro de los cuales se encuentran: sindicatos, disidentes de las Fuerzas Armadas de Revolucionarias de Colombia (FARC), del Ejército de Liberación Nacional (ELN), Fuerzas Armadas del país y altos funcionarios del gobierno”. La organización dice que el Arco Minero —nombre que el gobierno de Nicolás Maduro le dio a esta zona en el estado de Bolívar y donde hay gran actividad de explotación irregular de metales y minerales— Los mineros pagan para su procesamiento a los grupos armados que controlan el territorio entre un 30 y un 50 % de lo que extraen.

“Pero no solo los mineros deben pagar a estos grupos, también los residentes que trabajan en otros negocios como expendio de alimentos, restaurantes, alquileres de locales, entre otros deben pagar una cuota fija de oro semanal para poder trabajar. Es natural que, en este tipo de contexto delictivo, donde se desarrolla la actividad minera emerjan todo tipo de abusos y violaciones, como la trata de personas y la violencia de género, violencia sexual, explotación infantil, persecuciones, desapariciones y masacres”. El informe también agrega que en esta zona las niñas y adolescentes son “utilizadas como mercancía de compra y venta con oro, tanto para el trabajo como para intercambios sexuales. Su valor oscila entre los 5 y 10 gramos de oro, siendo el costo mayor a menor edad de la mujer”.

La muerte de El Paisa, como la de Jesús Santrich y el Loco Iván hace algunos meses, aún no ha sido confirmada por las autoridades colombianas. El único pronunciamiento fue el del presidente Iván Duque quien dijo que “la información que hay es que ese hombre salió de circulación”, sin dar más detalles ni precisiones.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias