11 Aug 2020 - 12:19 p. m.

En interrogatorio con la Fiscalía, Diego Cadena pidió disculpas

Más de ocho horas duró el interrogatorio que rindió el abogado ante el fiscal que lleva su caso, a finales del año pasado. Estos son algunos apartes de la diligencia.

Se conoció el interrogatorio del abogado Diego Cadena, quien está detenido mientras avanza una investigación en su contra por soborno y fraude procesal. Las declaraciones del exabogado del senador Álvaro Uribe, entregadas el 5 de noviembre de 2019 ante la Fiscalía, lejos de dar claridad sobre la presunta compra de testigos en favor del senador, provocó reiteradas críticas por parte del fiscal que lleva el caso, Daniel Hernández.

Los apartes de las explicaciones de Cadena, que se extendieron por más de ocho horas, fueron revelados por Noticias Caracol. En estas se permite evidenciar que, por más de una vez, Cadena reconoció errores e imprudencias en su accionar y ofreció disculpas al fiscal. “Reconozco que se cometieron errores, imprudencias, pero en ningún momento aquí se sobornó a una persona para que cambiara, ocultara o mintiera en sus declaraciones (...) como el fiscal del caso, le presento mis disculpas de mis actuaciones, que no fueron de pronto… créame que esto me deja una gran experiencia”, se le oye decir a Cadena.

Hernández empezó preguntándole al jurista cómo conoció al senador Uribe. Cadena dijo que, en una cárcel de Miami, el narcotraficante Ramón Quintero le contó que tenía información que podía favorecer a Santiago Uribe Vélez, hermano del expresidente, procesado por presuntos nexos con el paramilitarismo. Con ese testimonio, Cadena buscó al senador Álvaro Uribe en febrero de 2017.

“Ese día logro entrevistarme con el doctor Uribe en su casa. Él estaba operado de la próstata, incluso tengo una foto. Él tenía un bastón, le estoy diciendo lo que se dice en la cárcel de Miami y me dice: ‘Esa información yo ya la había escuchado, me interesa mucho ayudar a mi hermano porque él es un testigo importante’ y me cuenta: ‘Doctor Diego, cómo le parece que yo recibo tanta información, y me da pena decirlo, pero el doctor Granados no hace nada por ayudarme a esclarecer esto, ¿usted se le mide a ayudarme?’. Le dije: ‘Presidente, yo le ofrezco mis servicios”, narró Cadena.

En efecto, el abogado empezó a trabajar para el senador, pero solo hasta abril de 2018 - 14 meses después de esa reunión - Uribe le formalizó el poder como su abogado. Para entonces ya Cadena había efectuado los cuestionados encuentros con los testigos Carlos Enrique Vélez y Juan Guillermo Monsalve, que hoy lo tienen bajo la lupa de las autoridades en un proceso judicial que cursa a la par con el del senador Uribe. Estos dos testigos afirman que Cadena les ofreció prebendas a cambio de que se retractaran en favor del expresidente Uribe (en el caso de Monsalve) o de que hablaran en su favor (en el caso de Vélez).

En su declaración, Cadena dijo que visitó a Vélez el 18 de julio de 2017 en la cárcel de Palmira porque se enteró de que tenía información contra el senador Iván Cepeda y que, en ese encuentro, Carlos Enrique Vélez le contó sobre supuestas actuaciones irregulares del mencionado congresista. Aseguró Cadena que le pidió a Vélez que escribiera ese testimonio, pero que como escribía muy despacio, Vélez mismo le pidió escribiera su declaración y él la firmaba.

Fiscal Daniel Hernández: Doctor, basado en su experiencia, ¿a usted no le pareció esto supremamente irresponsable?

Diego Cadena: Doctor Daniel, actué de buena fe. Seguramente sí hubo un error.

Fiscal Daniel Hernández: Le acepto la buena fe porque es un principio que nos rige a absolutamente todos, pero usted es abogado y es penalista y lleva años en esto. Le pregunto nuevamente: ¿no es como mínimo una actitud irresponsable generar un documento, escribirlo con su puño y letra respecto de una información que le suministrara un testigo?

Diego Cadena: Claro, claro que sí.

Fiscal Daniel Hernández: ¿Usted, para esa época, cuánto llevaba litigando?

Diego Cadena: No, bastante tiempo, doctor.

Fiscal Daniel Hernández: ¿Y las reglas de la experiencia a usted no le indicaban que realmente lo que usted hizo es increíble? Es poco creíble que un abogado se ponga a hacer un documento para un testigo, o sea, realmente se lo digo acá, es que no tengo cómo creerle (...) Pero adicional a eso, usted litiga con narcotraficantes, con delincuentes de alto nivel; los delincuentes, por regla general, mienten (...) Es que de verdad no encuentro una explicación y más cuando el señor no es analfabeta.

Diego Cadena: Doctor, está bien, y hubo un error, no hubo mala fe.

Agregó el abogado que consignó en ese documento lo que dijo Carlos Enrique Vélez, pero la Fiscalía no le creyó. Luego justificó los dineros que entregó a este privado de la libertad, a través de su socio Juan José Salazar, también investigado. Dijo que los pagos se hicieron porque Vélez le pidió recursos para ubicar a otros testigos que podían declarar contra Cepeda, a quien Uribe denunció en 2014 por, supuestamente, orquestar un cartel de falsos testigos en su contra. No obstante, la Fiscalía ve esos pagos como un soborno Y por eso abrió investigación contra Cadena y Salazar.

Según el abogado Cadena, fue Vélez quien ejerció una especie de extorsión sobre él y su compañero Salazar a cambio de no involucrar al expresidente Uribe en una masacre ocurrida en Riosucio, Caldas. Indicó que la extorsión se la hizo el exparamilitar directamente a Juan José Salazar el 3 de agosto de 2018 y, para dejar constancia de esto, optó por ir a una notaría a dejar constancia de las supuestas amenazas por parte de Vélez.

Fiscal Daniel Hernández: No, doctor Cadena, ahí sí discúlpeme, pero eso aún es más increíble: usted abogado, el otro señor abogado y toman como opción generar una declaración ante la notaría respecto a una clara extorsión (...) Una persona los estaba extorsionando para (no) vincular dentro de una masacre al expresidente Álvaro Uribe Vélez y a su hermano o a su familia, ¿y a ustedes les pareció que la solución era generar una declaración en una notaría? Las notarías simplemente son dadoras de fe. No más.

Diego Cadena: Doctor Daniel, el miedo del doctor Salazar era un miedo absoluto.

Fiscal Daniel Hernández: ¿Y el suyo? Yo a Salazar le preguntaré en su momento, pero ¿y el suyo? Usted tiene un deber.

Diego Cadena: No quería poner en riesgo a este abogado (...) Él estaba muy asustado. Hoy día me arrepiento enormemente de no haberlo denunciado ese día (...) Si yo supiera que esto iba a llegar hasta esta instancia, yo lo hubiera hecho por encima de cualquier otra cosa.

Fiscal Daniel Hernández: ¿A qué otra instancia podría haber llegado, doctor Cadena? (...) Entonces por eso le digo que no es creíble. Entiéndame que es poco creíble, es poco creíble.

Diego Cadena: Yo entiendo también su regaño, llamémoslo así, usted es el fiscal y debo respetar, pero quiero que entienda mi posición. Un pelao’ joven y me insistía, me llamó la mamá, me llamó el papá, me dijo: ‘Diego, Juan José nos dice que, donde denuncie, ese tipo lo va a matar’ y reconozco el error hoy día.

El fiscal Hernández le replicó a Cadena por qué había puesto a un abogado tan joven e inexperto como Juan José Salazar en el proceso judicial más importante del país. Su respuesta fue: “Quise darle la oportunidad”. Sobre los pagos hechos a Vélez, Cadena se defendió indicando que tenía toda la trazabilidad y los soportes.

Diego Cadena: “Eso acredita que yo no he sobornado a nadie, doctor Daniel. Habrán (sic) habido errores, los reconozco. Les presento disculpas a usted como fiscal del caso, a la justicia, pero créame, doctor Daniel, que nunca ha habido mala fe. Ahora, si yo hubiese tenido mala fe, no voy a ser tan ingenuo de hacer todo esto de dejar la trazabilidad y no voy a ir a una notaría a dejar un documento acreditando que esto era una ayuda humanitaria. (...) Yo no creo que un tipo como Vélez se vaya a dejar sobornar con 4 o 5 millones de pesos, o dos millones de una ayuda humanitaria, no. Este tipo tenía otras intenciones.

Fiscal Daniel Hernández: Doctor, yo he visto fiscales vender su función por un millón y medio de pesos. Tampoco lo creía.

Diego Cadena: Ahí sí me desarmó.

El fiscal Hernández se interesó en saber si Cadena le había pagado antes a otros testigos en procesos del pasado o si esa figura de ayuda humanitaria la había aplicado en otros expedientes.

Fiscal Daniel Hernández: Vuelvo entonces al tema, doctor Cadena, ¿este es el único caso donde usted ha generado gastos de viáticos y ayudas humanitarias a través del tiempo que usted ha litigado?

Diego Cadena: Sí, señor, sí, señor.

Fiscal Daniel Hernández: ¿Usted confirmó la ayuda humanitaria, confirmó realmente que el hijo de Carlos Enrique Vélez estuviera enfermo, de la señora que lo llamó?

Diego Cadena: No señor, no lo confirmé, no lo confirmé. Simplemente obré de buena fe y pensé que sí estaba el niño enfermo. (...) No quiero fungir aquí como pastor ni el hombre o abogado más solidario, pero nosotros acostumbramos, los diciembres yo llamo a varios abogados pudientes, reúno una platica y la mandamos a las cárceles porque yo sé cómo son las condiciones de estos presos.

Cadena agregó que también dio dinero a alias Diana (la exparamilitar Eurídice Cortés) y que su objetivo no era “torcer“ testimonios, sino facilitar esas versiones para la defensa del expresidente Uribe. Sin embargo, para el fiscal fue reprochable que el abogado le pagara a un testigo para conseguir más testigos, cuando ese trabajo debió hacerlo un investigador. “Usted delegó funciones de su oficina en una testigo. O sea, creo que usted tendría las capacidades de poder designar un investigador para que realizara esas labores y no ejecutar esos pagos. La pregunta es: ¿por qué accedió?”.

Sobre Juan Guillermo Monsalve, Cadena explicó que llegó a la Picota a hablar con él porque supuestamente quería retractarse y pedirle perdón a Uribe Vélez. El fiscal Hernández le preguntó a Cadena por qué, si todo era tan transparente, no mandó a un investigador suyo a hablar con Monsalve.

Fiscal Daniel Hernández: ¿Pero usted cómo no le explica que la mejor manera es rendir una diligencia de entrevista o declaración frente a un investigador de su oficina? Eso es algo tan sencillo, tan elemental, que cualquier abogado que trabaje en el medio lo sabe.

Diego Cadena: Claro, doctor Daniel, créame que ese señor no hubiera recibido a otra persona.

La Fiscalía le preguntó al abogado que si podía dejar el teléfono para hacer un cotejo de sus archivos. Cadena vaciló y el abogado dijo: “Yo no tengo problema en dejarle mi teléfono, me tocaría borrar unas foticos, eso sí”.

El interrogatorio duró unas ocho horas, pero para Cadena las cosas no resultaron como esperaba: el pasado 27 de julio la Fiscalía le imputó cargos por soborno en actuación penal y fraude procesal, y el pasado 6 de agosto un juez ordenó su detención domiciliaria mientras se resuelve su situación judicial.

El video del interrogatorio a Diego Cadena: el fiscal se sorprendió y hasta lo regañó
Comparte: