Publicidad
24 Jul 2022 - 3:37 p. m.

Familia Angulo recibió a su abuela Carmen, secuestrada en el 2000 por las Farc

Tras una búsqueda de casi 22 años, el cuerpo de Carmen Castañeda fue hallado a finales de 2021. Este domingo, su familia recibió el cuerpo en una ceremonia de entrega digna. “Nuestro compromiso debe ser que esto no vuelva a suceder”, dijo su hijo, Helmuth Angulo, refiriéndose a los miles de secuestros cometidos por la antigua guerrilla.
Felipe Morales Sierra

Felipe Morales Sierra

Periodista Judicial
Los hermanos Helmuth y Héctor Angulo Castañeda se abrazan en la ceremonia en la que recibieron el cuerpo de su madre, Carmen Castañeda, secuestrada hace 22 años.
Los hermanos Helmuth y Héctor Angulo Castañeda se abrazan en la ceremonia en la que recibieron el cuerpo de su madre, Carmen Castañeda, secuestrada hace 22 años.
Foto: Cortesía UBDP

Con una eucaristía y una serenata, la familia Angulo Castañeda recibió el cuerpo de Carmen Rosa Castañeda, secuestrada por la antigua guerrilla de las Farc en el año 2000 en La Calera (Cundinamarca), junto a su esposo, Gerardo Angulo, ambos de 68 años. Desde entonces, su familia emprendió una búsqueda incansable que resultó en que, en noviembre de 2021, recuperaran el cuerpo de “la abuela Carmenza”, como le decía su familia. “Despedirla hoy es despedirla por lo grande. Sabemos que ella va a estar bien. Lo logramos”, dijo su hijo Helmuth Angulo en la ceremonia.

(Lea también: La búsqueda de los Angulo: un modelo de reparación a las víctimas de secuestro)

Los Angulo son dos de las más de 21.000 personas que secuestró la exguerrilla de las Farc, según determinó la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Su caso es emblemático porque su secuestro, con fines extorsivos, es un ejemplo de los tratos crueles e inhumanos a los que eran sometidos los secuestrados: a pesar su avanzada edad y de los problemas de circulación de Carmen Castañeda, la guerrilla los obligó a caminar desde La Calera hasta el lugar donde fueron recluidos y donde, al parecer, murieron, San Juanito, en el Meta. Una distancia de casi 100 kilómetros que su familia ha recorrido, una y otra vez, buscándolos. Hasta que el año pasado encontraron a la abuela.

La ceremonia tuvo esos dos momentos en honor a las pasiones de la pareja Angulo Castañeda. Carmen Castañeda fue una devota católica que, incluso cuando estaba secuestrada junto a su esposo, rezaba el rosario juiciosamente, como contaría después el periodista Guillermo La Chiva Cortés en el relato sobre su secuestro. De hecho, su fe también estuvo presente en el momento de hallazgo de su cuerpo, en octubre de 2021, cuando la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas (UBPD) inició las labores de búsqueda en terreno a partir de una propuesta que hizo la familia, con sus abogados de la Comisión Colombiana de Juristas y el equipo forense de la organización Equitas.

(En contexto: Hallan cuerpo que podría ser de Carmenza Castañeda, secuestrada por las Farc)

Helmuth Angulo le pidió a todo el equipo que participaba en esa búsqueda en zona rural de San Juanito (Meta) que se unieran a una oración del rosario a la misma hora que rezaba su madre. Así lo hicieron y, a la mañana siguiente, Helmuth se despertó con un pálpito de que habían comenzado por el lado equivocado y pidió que se cambiara el cronograma de búsqueda. El equipo le hizo caso y fue entonces que encontraron a Carmen Castañeda. “Esos 15 días fueron de arduo trabajo. Todo el equipo humano de Equitas, la CCJ, la Unidad de Búsqueda, nunca pararon, y al cuarto día logramos encontrar a mi madre”, recordó el hijo de las víctimas en la ceremonia.

La antropóloga forense Ana Carolina Guatame, de Equitas, explicó en la ceremonia de entrega digna de este domingo: “Si bien entendemos la búsqueda como un proceso técnico, es un proceso que, sobre todo, está lleno de fe”. En esos 15 días en San Juanito, sin embargo, no se halló el cuerpo de Gerardo Angulo. “Los días siguientes quisimos encontrar el cuerpo de mi padre. Desafortunadamente, no pudimos. Pero esperamos encontrarlo pronto para poder reunir a mi papá con mi mamá, como siempre hemos querido hacer”, añadió Helmuth Angulo.

(Lea también: Ex-Farc crean una corporación para buscar a desaparecidos)

El sacerdote que presidió la eucaristía resumió así en la homilía el sentimiento que rodeó la entrega digna: “Estamos aquí reunidos, después de tanto tiempo en el que se ha anhelado el regreso, no solo de Carmenza, sino también de Gerardo, porque la familia desde el primer momento se empeñó en este momento, al igual que otras personas que se sintieron solidarias y se unieron a esta búsqueda, que hoy nos da una satisfacción parcial. Digo parcial porque sabemos que todavía nos falta una persona que, con la ayuda de Dios, también encontraremos”.

Ahora bien, la búsqueda de Gerardo Angulo continúa. La subdirectora de la Unidad de Búsqueda, Lina Ramos, se comprometió este domingo a que la entidad continuará acompañando la búsqueda del abuelo. “Como se puede ver, a pesar de la búsqueda exhaustiva en el área donde se esperaba recuperar los dos cuerpos de los esposos, solo se halló el de doña Carmenza, por lo que esta búsqueda no se detiene. Hay un compromiso de la Unidad de Búsqueda por conocer la suerte y el paradero de don Gerardo y, en lo posible, la recuperación del cuerpo”, aseguró Ramos.

(Lea también: En cementerio de Puerto López podrían estar 30 desaparecidos)

En un segundo momento, la ceremonia se volvió en una serenata. Con la guitarra de Gerardo Angulo, un grupo de músicos interpretaron las canciones que él le cantaba a su esposa Carmen Castañeda, incluso con los versos que se inventaba para ella. “Es una serenata de mi papá para mi mamá”, dijo Héctor Angulo, también hijo de los Angulo Castañeda, durante la ceremonia. Al finalizar el repertorio de canciones, los músicos pusieron la guitarra al lado del féretro de la abuela, para que volvieran a sentirse juntos, pues en los años de su secuestro la pareja nunca se separó.

Read more!

Como contó su hijo Helmuth Angulo: “(Mi mamá) acompañó a mi papá hasta el último momento, nunca lo dejó solo. Supimos que, en el algún momento, la guerrilla quiso devolverla, pero ella en medio de su amor por mi papá no lo quiso abandonar, lo acompañó siempre”. Y el hijo de la pareja finalizó su intervención con una reflexión: “Nuestro compromiso debe ser que esto no vuelva a suceder: que el país no vuelva a esos tiempos de secuestros diarios, de pescas milagrosas, de esos grupos que se creían dueños del planeta y podían hacer lo que quisieran”.

Aquí puede ver la ceremonia:

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.