Publicidad
12 Nov 2020 - 1:01 p. m.

“La situación es preocupante, quieren desaparecernos”: lideresa del Chocó

Un lideresa social que trabaja con la comunidad emberá del Chocó, amenazada por las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, habló sobre la cruda realidad de uno de los territorios que, según sus denuncias, ha sido abandonado completamente por el Estado. Hoy gestiona una brigada que podría llevar ropa, alimento y medicina a resguardos indígenas que llevan meses sin recibir ayudas.
Miembros del resguardo emberá Guamal-La Raya. Según estadísticas del Dane, tomadas del censo de 2018, en Colombia hay más de 77 mil miembros de la comunidad indígena emberá chamí. / Foto CAMIZBA.
Miembros del resguardo emberá Guamal-La Raya. Según estadísticas del Dane, tomadas del censo de 2018, en Colombia hay más de 77 mil miembros de la comunidad indígena emberá chamí. / Foto CAMIZBA.
Foto: Rafael Latorre

“Se hizo un análisis y de aquí a 15 años vamos a desaparecer como pueblo. Quieren desaparecernos porque defendemos la vida en el territorio. La situación es preocupante en salud, educación, vivienda, hay desnutrición y los ríos se están secando. El Gobierno siempre dice que todo está tranquilo, pero la situación es muy preocupante”. Con esas palabras, una lideresa social que trabaja con la comunidad emberá del Chocó, quien habla de forma anónima por miedo a represalias de grupos paramilitares, denuncia el abandono que sufren decenas de resguardos indígenas en zona limítrofe con Panamá.

La lideresa social, que ha trabajado en diferentes regiones del departamento, asegura que la situación en el Chocó está peor que nunca, pues las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (nombre que rechaza la familia Gaitán, o Clan del Golfo) se tomaron un territorio que “históricamente ha sufrido el abandono del Estado”. Como lo relató el médico Rafael Latorre, quien lideró la semana pasada la única brigada médica desde el inicio de la pandemia por Covid-19, atendiendo a más de 500 personas en el resguardo Guamal-La Raya, el grupo paramilitar tiene bloqueado el acceso a diferentes comunidades, a las cuales se puede acceder a través de los ríos Salaquí, Cacarica y Truandó.

En contexto: “Estamos peor que Somalia”: relato de un médico voluntario en Chocó

“Al parecer (las Autodefensas Gaitanistas de Colombia) tienen un diálogo cordial con la comunidad y es que no hay de otra, hay cientos de kilómetros donde la presencia del Estado es nula. Están en manos de estos grupos paramilitares. Uno de los tipos llegó y me dijo ‘doctor vengo porque tengo problemas respiratorios, se me tapa la nariz’. Otro llegó con lesiones de leishmaniasis, que es una infección en la piel que nace por la picadura de mosquitos. Me dijo que había aplicado unas inyecciones, quien sabe de dónde”, detalló el un médico brigadista en diálogo con El Espectador.

De acuerdo con la lideresa social, quien aportó dineros en la última brigada de Latorre, las autoridades colombianas perdieron el control del departamento del Chocó. De hecho, según información de la Fundación Paz y Reconciliación (Pares), las Autodefensas Gaitanistas de Colombia tienen presencia en 23 municipios de la zona. Entre los territorios con presencia paramilitar se encuentra Riosucio, que es el punto más cercano -aunque el viaje pueda durar dos días- para decenas de resguardos indígenas emberá.

La denunciante trabaja con el Cabildo Mayor Indígena de la Zona del Bajo Atrato (CAMIZBA), donde realiza diferentes acciones a favor de la comunidad emberá. Cuenta que los paramilitares alzan cambuches en los resguardos indígenas y en los municipios del departamento arremeten con estrategias intimidatorias. “Están poniéndonos graffitis. Esa es una manera de decir que ahí están las autodefensas. Nos dimos cuenta que en la terminal de transporte del corregimiento de Bajirá, en Riosucio (Chocó), habían marcado toda la oficina a plena luz del día. Las autoridades no hacen nada”, asegura la lideresa social.

Con el objetivo de llevar ayudas humanitarias a más de una decena de resguardos, que suman alrededor de 5.000 indígenas emberá en estado de pobreza y desnutrición, la lideresa social está organizando una brigada que, a la fecha, está frenada por falta de recursos. “El dengue, el paludismo, la malnutrición y las infecciones gastrointestinales son sólo algunas de las enfermedades que afligen actualmente a los niños, las mujeres embarazadas, los adultos, los ancianos y la población adulta en general”, se asegura en la campaña del Cabildo Mayor Indígena de la Zona del Bajo Atrato.

De acuerdo con la lideresa, se necesitan por lo menos ocho médicos, cuatro enfermeras y 1 trabajador social para que conformen la nueva brigada. Para enfrentar las enfermedades que diariamente sufren los indígenas, es necesario la compra de miles de medicamentos esenciales para el dengue, la diarrea y la deshidratación, así como antiparásitos y antibióticos en general. “El combustible es demasiado caro, para un viaje de dos días en lancha se necesitan 800 mil pesos”, agrega.

Lea también: Así resiste el pueblo Embera en Bogotá, en voz de sus lideresas.

La campaña de donativos es gestionada desde Colombia por el lideresa social, además, un grupo de voluntarios en Alemania adelanta labores de divulgación, pero la respuesta ha sido escaza en el viejo continente. “La gente en Europa tiene tendencia a apoyar las causas más conocidas, por ejemplo, la minga indígena o el conflicto armado. Si uno les habla de unas comunidades en el norte del Chocó, nadie tiene claridad sobre las limitaciones de ellos”, dice una voluntaria, quien protege su nombre por motivos de seguridad.

De acuerdo con los voluntarios de la campaña CAMIZBA, desde el 6 de octubre solo han recibido 14 donaciones en Europa, que oscilan entre los 10 y 20 euros ($42 mil y $84 mil respectivamente), y el aporte de los colombianos ha sido prácticamente nulo. Para poder atender a los 5.000 indígenas emberá, la defensora de derechos humanos asegura que se necesitan, por lo menos, unos $48 millones. “Las comunidades necesitan ropa, a parte de los medicamentos y los implementos de seguridad para prevenir el COVID-19. Además, para llevar todo eso es necesario adquirir gasolina para las lanchas”, le dijo a este diario.

“Nosotros tenemos pensado estar alrededor de 10 días. Tenemos la idea de sacar varios informes, pero la idea es que esto sea urgente. Yo trabajo como defensora desde que soy una adolescente, porque en medio de tanta riqueza estamos sometidos a una guerra, abandono y pobreza extrema. ¿Por qué no luchar y comprometerme por mi pueblo? Nos pueden quitar la vida estos actores (Autodefensas Gaitanistas de Colombia), pero los buenos somos más y unidos podemos vencer a quien está generando temor y muerte”, concluye la lideresa social.

Si usted desea apoyar la brigada médica de la campaña CAMIZBA puede hacer clic en el siguiente enlace, el cual lo redireccionará a la pestaña de donaciones. “Día a día, el Chocó da aire puro para Colombia y el mundo. Que sea hoy el día para que todos le demos también nuestro apoyo al Chocó”, invita la lideresa social.

http://camizba.mozello.es/donaciones/donar/

Síguenos en Google Noticias