29 Jan 2020 - 3:36 a. m.

La suerte de Aida Merlano está completamente en manos de Venezuela

La excongresista, capturada este lunes en Maracaibo, podría no volver al país si Venezuela así lo desea, pues Colombia, que no tiene relaciones diplomáticas con el gobierno de Nicolás Maduro, anunció que pedirá su extradición a Juan Guaidó. Y Maduro respondió.

Redacción Judicial

Merlano fue condenada a 15 años de prisión por un complejo esquema de compra de votos y se fugó el mismo día que apeló su condena.  / Cortesía
Merlano fue condenada a 15 años de prisión por un complejo esquema de compra de votos y se fugó el mismo día que apeló su condena. / Cortesía

Sector El Milagro. Así se llama el lugar donde las Fuerzas de Acciones Especiales de Venezuela encontraron a Aida Merlano este lunes 27 de enero hacia mediodía. Las autoridades colombianas llevaban casi cuatro meses buscando a la excongresista, quien, ahora vino a saberse, ingresó a Venezuela de manera ilegal acompañada de un hombre que, como ella, entró sin documentos al día. Un día después de su captura, las autoridades venezolanas alistaban todo para trasladarla al Palacio de Justicia de Maracaibo, ciudad donde ella encontró refugio tras huir de Colombia.

Detenida Merlano, el interrogante que persiste es: ¿volverá al país a pagar su condena de quince años en prisión por delitos electorales? Es una pregunta de respuesta difícil, pues las relaciones diplomáticas entre Colombia y el gobierno de Nicolás Maduro no existen, al punto de que el Ministerio de Justicia anunció el lunes a medianoche que, en caso de que haya solicitud de extradición, esta se tramitará “ante el legítimo gobierno de Venezuela, en cabeza de Juan Guaidó”. En su comunicado, el Ministerio dejó saber que el gobierno Maduro no informó a Colombia de la detención de Merlano.

::Fiscalía de Venezuela imputó tres cargos a Aida Merlano::

La respuesta de Maduro no se hizo esperar: “Pido permiso para no reírme. Es una verdadera ridiculez”, señaló el mandatario de Venezuela durante una reunión de su partido que justo transmitía la cadena estatal VTV. “Manda tu carta, Duque, a Guaidó, comete otra imbecilidad, a ver a quién te manda Guaidó”, agregó el presidente del vecino país, a quien el Gobierno colombiano se niega a reconocer. La Fiscalía venezolana, por su parte, ya le imputó tres cargos a Merlano: usurpación de identidad, uso de documento falso y asociación para delinquir.

La excongresista se dio a la fuga el pasado 1º de octubre mientras le hacían un diseño de sonrisa en un edificio médico situado en el norte de Bogotá. Las investigaciones por las irregularidades que se habrían cometido para que ella pudiera estar allí ese día siguen sin arrojar resultados concluyentes, pues aún no se sabe cómo fue que Merlano consiguió que su esquema de seguridad (que lo establece el centro penitenciario) se redujera para que ella pudiera salir de la cárcel El Buen Pastor de Bogotá solo custodiada por dos guardias. Hay ocho funcionarios bajo indagación por este asunto.

Huyó de una condena de quince años de prisión, que le impuso la Sala de Primera Instancia de la Corte Suprema en septiembre de 2019, al confirmar que ella fue pieza clave de un engranaje de corrupción a gran escala en la costa Caribe, con el cual varios políticos locales habrían conseguido también escaños en concejos municipales, la Asamblea del Atlántico y el Congreso. Un peso pesado que está hoy ya en juicio por cuenta de esa misma maquinaria es el reconocido empresario barranquillero Julio Gerlein, cuya cercanía con Merlano ha sido tal que la hija de esta lo llama “papá”.

Antes de escapar, Merlano le había indicado a la Fiscalía que estaba dispuesta a colaborar en sus indagaciones sobre la corrupción electoral en la costa. De hecho, el día que se voló, un representante de la Fiscalía la esperaba en la cárcel para hablar con ella. En caso de regresar a Colombia y empezar a declarar, sus palabras podrían poner en aprietos a otros hombres importantes de la política caribeña, como Arturo y Alejandro Char, o Carlos Rojano Llinás, quien fue su segundo esposo. Ellos están en la mira de la justicia por las mismas razones que llevaron a la Corte a condenar a Merlano.

Mientras las autoridades colombianas aún no confirman si Merlano pagó sobornos y a quién para lograr su propósito de ese 1º de octubre, todo apunta a que, en Venezuela, una vez acorralada, la exrepresentante trató de darles dinero a los agentes de las FAES para evitar su captura. Así lo divulgó El Heraldo, que señaló que Merlano les ofreció dólares. Una oferta en vano, pues los oficiales “ya tenían instrucciones precisas de capturar a la mujer”, indicó el diario: “En su intento de lograr el soborno, Merlano los hizo entrar al apartamento y les habló de los altibajos que ha tenido”.

::La recaptura de Aida Merlano y el impacto político-judicial de su posible regreso::

Su hija, Aida Victoria Merlano Manzaneda, al principio no daba crédito de la captura. “Recuerdo que una vez los medios la dieron por muerta. Hasta que no salga un reporte oficial, lo tomaré como una noticia falsa”, escribió la estudiante universitaria el pasado lunes en sus redes sociales, mientras la noticia de la recaptura de la excongresista era un hecho sin ratificación oficial. Ahora que está confirmado, ella y otros miembros de su familia alistan maletas para viajar a Venezuela y buscarle un abogado de confianza, que, si tiene éxito, podría hasta lograr que ella no vuelva al país.

El tema Merlano no es complicado en el terreno judicial, sino el político. La canciller Claudia Blum ha asegurado que el Gobierno espera que la Corte Suprema de Justicia, que condenó a Merlano por delitos electorales en septiembre pasado, la pida en extradición para hacer lo propio y anunció que se agotarán todas las instancias para traerla de regreso. Pero ¿tendrá Juan Guaidó chance de hacer algo al respecto? Otra opción es que Venezuela la deporte. Lo que quiere decir que la suerte de Aida Merlano está enteramente en manos de un gobierno que Colombia no reconoce.

Read more!

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.