16 Jul 2021 - 12:29 p. m.

La tras escena de las dos primeras condenas por reventa de boletas para Rusia 2018

Una jueza de Bogotá sentenció a Iván Arce y César Carreño, socios de TicketShop, quienes aceptaron haber recurrido a maniobras ilegales para quedarse con el millonario contrato por $40.000 millones. Según ellos, en el esquema participaron los máximos dirigentes de la Federación Colombiana de Fútbol.

Ya pasaron casi cuatro años desde que, el 8 de agosto de 2017, hinchas de la Selección Colombia alertaron sobre irregularidades en el supuesto ofrecimiento de 6.000 boletas para el partido Colombia-Brasil, de las eliminatorias al Mundial de Rusia 2018. Tras una investigación de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), se demostró que las entradas no estaban disponibles porque en realidad serían revendidas a precios exorbitantes, luego de una alianza entre TicketShop, TicketYa y la Federación Colombiana de Fútbol (FCF). Luego de las sanciones impuestas por la SIC, entidad que demostró este entramado de corrupción, la justicia anunció esta semana las primeras condenas del capítulo penal del escándalo de corrupción.

En contexto: Primeras condenas por el cartel de reventa de boletas para el Mundial de Rusia

La jueza 2° penal de Conocimiento de Bogotá legalizó el allanamiento a cargos de Iván Darío Arce, gerente financiero de TicketShop, y César Ronaldo Carreño, representante legal de la misma empresa. En la audiencia, que tuvo lugar el pasado jueves 10 de junio, la jueza legalizó sus sometimientos a la justicia, luego de haber sido imputados el 22 de febrero de 2019 por los delitos de agiotaje —alteración de precios en productos contratados—, concierto para delinquir y ofrecimiento engañoso de productos y servicios.

Arce y Carreño son piezas clave del escándalo, pues en lo penal se comprometieron a ventilar nombres y en lo administrativo, ante la SIC, entregaron correos, testimonios y documentos que terminaron en una sanción por más de $16.000 millones contra la FCF. Con base a esta información, la Superindustria sancionó hace un año a las empresas Ticketshop y Ticket Ya y a los directivos de las tres entidades, por competencia desleal. Unas 17 personas participaron en este esquema ilegal de reventa de boletas. Entre los multados están Luis Herberto Bedoya, presidente entre 2006 y 2015 y procesado por el escándalo de corrupción ‘Fifagate’; Álvaro González Alzate, dirigente deportivo; y Ramón de Jesús Jesurún, actual presidente de la Federación.

Aunque el capítulo administrativo del caso se cerró con esa sanción hace un año, queda pendiente el capítulo penal del escándalo. Hace dos años, la Fiscalía realizó las primeras imputaciones a algunos involucrados, pero no se tenían noticias del avance de los procesos hasta que esta semana se conoció que la jueza 2° penal de Conocimiento de Bogotá profirió las condenas contra los directivos de Ticketshop, Arce y Carreño, a más de tres años de prisión. Sin embargo, gracias a su colaboración con la justicia y tras convertirse en delatores, se suspenderá su reclusión y continuarán en libertad condicionada.

En la audiencia condenatoria, la jueza inició explicando que el 8 de agosto de 2017 TicketShop ofreció un total de 6.000 boletas para el partido, las cuales nunca existieron. De hecho, hinchas se quejaron porque la boletería se agotó en menos de 10 minutos. Todo inició, según la Fiscalía, el 6 de agosto de 2015, cuando en su página web la FCF invitó a agencias de boletería para que remitieran una propuesta económica, pues se necesitaba una empresa que manejara la boletería para las eliminatorias a Rusia 2018.

Proceso administrativo: SIC ratifica sanciones por reventa de boletas para mundial de Rusia

El 12 de agosto de 2015 se presentaron a la invitación—según la Fiscalía— Agencia Boletera Primera Fila, TicketShop, Comercializadora de Franquicias SA, Tuboleta, Colboletos, Ossa y Asociados SA y TuTicket. La empresa de Arce y Carreño presentó una propuesta por $40.124 millones y ofreció un anticipo por $10.000 millones, valores que la hicieron ganadora. En la sanción de la SIC, confirmada el 5 de octubre de 2020, se describe cómo los representantes de la FCF y de TicketShop ya habían acordado los números precisos para hacer negocios. César Carreño, incluso, confesó haber cambiado a última hora el valor de su propuesta de $37.120 millones a $40.124 millones, tras ser aconsejado previamente por Bedoya, directivo de la FCF, lo que le concedía una ventaja sobre las demás empresas competidoras.

El 21 de agosto de 2015 se firmó el sonado contrato entre la FCF y TicketShop, que le daba a esta última el derecho exclusivo para la venta de boletería de nueve partidos de eliminatorias de la selección, entonces dirigida por José Néstor Pékerman. La adjudicación del contrato se dio pese a que, según laFiscalía, la empresa TicketShop no cumplió con dos requisitos: no detalló el recargo adicional, el concepto del mismo y quién asumiría esos costos, así como y no entregó la memoria USB con copia de su propuesta.

“También se estableció que la empresa que realmente tenía el dominio del contrato era TicketYa, a través de sus socios Elías José Yamhure, Rodrigo Rendón (fallecido y expresidente de Real Cartagena) y Medardo Alberto Romero, quienes antes de iniciar el proceso de convocatoria obtuvieron el aval de la FCF y, ante esa garantía, y no tener el musculo logístico, acuden para tal fin a la comercializadora TicketShop”, explicó la jueza.

En contexto: Las pruebas claves en la sanción contra FCF, Ticketshop y Ticket Ya por reventa de boletas

De acuerdo con la investigación penal, la sanción de la SIC y los testimonios de Arce y Carreño, tanto la FCF como las dos empresas de boletería ya habían acordado el direccionamiento del contrato, cuya consecuencia fue que los socios de TicketYa revendieran miles de boletas al doble y hasta el triple del precio normal. TicketYa habría estado tan seguro de que TicketShop se iba a ganar el supuesto concurso, que el 11 de agosto de 2015 habría suscrito un contrato de cuentas de participación con su aliado. Un día antes de la presentación de la oferta.

El abogado David Albarracín, representante de Medardo Alberto Romero, uno de los socios de TicketYa imputados, asegura que la condena de Arce y Carreño no afecta en nada el proceso de su cobijado, contra quien en agosto iniciará el juicio oral. “Para nosotros no es un derrotero la suerte de Arce y compañía, será un derrotero cuando los podamos interrogar y demostrar que están mintiendo. Las empresas solo tenían un contrato de cuentas de participación, que es un contrato completamente válido. TicketYa asesoraba y eso es lo único que une a las dos empresas. Romero era un apoyo logístico, porque es un tipo conocer del fútbol”, le dijo Albarracín a este diario.

Le puede interesar: Fiscalía debe corregir escrito de acusación contra implicado en reventa de boletas

“En el desarrollo del contrato existieron incumplimientos repetitivos a las cláusulas por parte de la empresa TicketShop, de los cuales se vislumbra que la federación no tomó acciones pertinentes aun cuando tenían conocimiento de las repetidas quejas de los consumidores. Además, la Federación mantuvo relación comercial con el señor Elías Yamhure, como si hiciera parte del contrato de venta de boletería para las eliminatorias del Mundial”, agregó la jueza. De hecho, el fallecido Rodrigo Rendón, de TicketYa, aseguró a la SIC que el presidente Luis Bedoya era su amigo y que le pidió un anticipo de $10.000 millones, antes que las empresas se presentaran.

Luego, la jueza se refirió a la reventa denunciada por la SIC y aseguró que a un “tercero de iniciales LB” le fueron entregadas 602 boletas para su distribución personal. Según la investigación, 3.353 entradas fueron revendidas entre el 15 y el 24 de mayo de 2017 para las siguientes ubicaciones: 952 de tribuna occidental; 779 de oriental; 622 de norte y sur. Las boletas revendidas de norte y sur, cuyo precio para el público eran de $60.000, terminaron comercializándose por $170.000 y $200.000. Las entradas de oriental tenían un precio base de $200.000, el cual resultó elevado a $400.000. Por último, las boletas de occidental fueron ofrecidas falsamente al público por $350 mil, cuando en realidad fueron revendidas hasta por $800 mil. Es decir, incrementos de más del 100%.

En sus consideraciones, la jueza aseguró que el entonces presidente de la FCF, Luis Bedoya, firmó el contrato entre la FCF y TicketShop. Bedoya está preso en Estados Unidos mientras espera ser condenado en el caso ‘Fifagate’, en el que confesó haber recibido millonarios sobornos para otorgar, como directivo de la Conmebol, contratos de publicidad y televisión a cambio de coimas. Ramón Jesurún, por su parte, habría sido quien firmó el Otrosí 3 del contrato con TicketShop, sin embargo, la Fiscalía no precisó el objeto del mismo. Los dirigentes y exdirigentes deportivos Luis Bedoya, Ramón Jesurún y Álvaro González han sido mencionados en el capítulo penal de la reventa en testimonios que afirman que ellos tres supuestamente recibieron coimas por parte de empresarios de Ticket Ya y que estuvieron al tanto de la reventa de boletas. Sin embargo, no han sido vinculados a ningún proceso penal y sus abogados han defendido el actuar de sus representados.

Lea también: Federación Colombiana de Fútbol: ¿Quiénes son los dirigentes sancionados por la reventa de boletas?

Por otro lado, la jueza explicó que la actuación de Arce y Carreño también podría juzgarse en términos de crecimiento patrimonial, sin embargo, dejó constancia de que la Fiscalía no logró establecer una cifra determinada. Entre las consideraciones para no castigarlos con cárcel estuvo que la defensa de ambos probó que eran padres de familia de menores de edad, a quienes se les inculcaron valores como “la honestidad y la responsabilidad”. Incluso, que TicketShop ha reducido su planta de personal en un tercio por culpa de la pandemia. Los sentenciados recibieron tres años de libertad condicional y una multa, cada uno, de $46 millones.

Comparte: