Publicidad
27 Oct 2020 - 1:00 a. m.

La violencia sexual cometida por miembros de las Fuerzas Armadas, en cinco categorías

Una revisión de la Fiscalía a los delitos sexuales que pudieron ejecutar militares en el marco del conflicto da cuenta de 206 casos cometidos entre 1993 y 2016, y revela los escenarios en los cuales ocurrieron: en el tránsito de tropas, en operaciones militares, intrafilas, hechos aislados y en actos en conjunto con paramilitares. La información ya la tiene la JEP.
De 206 casos investigados entre 1993 y 2016, solo 19 estaban en juicio al entregar el informe y en 75 hubo archivos. Terminaron 25 en condenas y siete en absoluciones.  / AFP
De 206 casos investigados entre 1993 y 2016, solo 19 estaban en juicio al entregar el informe y en 75 hubo archivos. Terminaron 25 en condenas y siete en absoluciones. / AFP
Foto: AFP - PAOLA ANDREA MAFLA CHAVEZ

Las denuncias sobre violaciones cometidas por miembros de la Fuerza Pública solo en 2020 han estremecido al país: siete soldados violaron a una niña embera en junio pasado, en zona rural de Pueblo Rico (Risaralda), luego de secuestrarla por varios días. Enseguida se conoció otro caso de una adolescente nukak makuk que en septiembre de 2019 denunció que fue abusada por dos militares en San José del Guaviare. Los hechos motivaron sendas investigaciones y la salida de varios uniformados, en medio de un reclamo social urgente: que estos hechos no podían seguir pasando ni siendo tolerados por la institución. Y es que la violencia sexual perpetrada por integrantes de las Fuerzas Armadas es un fenómeno recurrente, y uno que se perpetró en el marco del conflicto armado al menos en cinco escenarios.

Así lo indica el informe “Violencia basada en género cometida por miembros de la Fuerza Pública”, que la Fiscalía General entregó a la Jurisdicción Especial para la Paz. El documento completo, en poder de El Espectador, describe hechos ocurridos entre 1993 y 2016 (antes de la firma del Acuerdo de Paz con las Farc), que dejaron 281 víctimas en 29 de los 32 departamentos. La mayoría de ellos (40 %), en Antioquia, Arauca, Norte de Santander y Tolima. Las víctimas fueron principalmente mujeres (77 %), de las cuales el 42 % eran menores de edad, el 52 % tenían entre 18 y 30 años y el 10 % eran indígenas. Por estos casos había, al momento de la entrega del informe (agosto de 2018) 206 procesos abiertos con 234 integrantes de las Fuerzas Armadas involucrados, especialmente del Ejército.

Síguenos en Google Noticias