Publicidad
21 Jun 2022 - 5:34 p. m.

Por pedir plata a miembros de su UTL, excongresista Luis Salas es condenado a 10 años

El exrepresentante a la cámara es responsable de solicitar parte del salario a dos de sus colaboradores mientras ejerció como político en dos periodos en el Congreso.
El exrepresentante a la cámara es responsable de solicitar parte del salario a dos de sus colaboradores mientras ejerció como político en dos periodos en el Congreso.
El exrepresentante a la cámara es responsable de solicitar parte del salario a dos de sus colaboradores mientras ejerció como político en dos periodos en el Congreso.
Foto: Mauricio Alvarado Lozada

“Luis Enrique Salas Moisés, abusando de sus funciones como representante a la Cámara, ejecutó actos de poder tendientes a exigir indebidamente a dos de los trabajadores de su Unidad de Trabajo Legislativo la entrega de parte del salario que percibían como funcionarios del Congreso de la República”, dijo la Sala de Primera Instancia de la Corte Suprema de Justicia al condenar al exrepresentante a 10 años y 11 meses de prisión por el delito de concusión.

El alto tribunal encontró a Sala responsable de los hechos que ocurrieron durante sus distintos periodos en la Cámara de Representantes, entre 2002-2006, 2006-2010 y entre el 3 de noviembre de 2010 hasta el 2011, cuando perdió su investidura. Lo que reposa en el expediente es que durante esos periodos, el entonces congresista indujo a dos de sus colaboradores, que además eran integrantes de la Iglesia Cristiana “En tu Presencia” de la cual él era pastor, a que le entregaran parte de su salario mensual con la promesa de mantenerlos vinculados a su UTL.

La condena contra Salas señala que entre los dos trabajadores existió una relación de subordinación frente a Salas Moisés, pues él les asignó funciones típicas como miembros de su UTL, las cuales desempeñaban en la sede de la Iglesia Cristiana “En Tu Presencia” en la que los dos colaboradores profesaban su fe. El fallo da cuenta que en las instalaciones, además de la organización religiosa, funcionaba la oficina política del entonces representante.

Lea también: “Ustedes, en nombre de la libertad, secuestraron”: Sigifredo López a los exFarc

“Empero, desbordando indebidamente los límites de su función, Salas Moisés prevalido de su investidura y jerarquía, a cambio de nombrar a la primera, promover al segundo y, mantenerlos vinculados a la unidad de trabajo, le exigió la entrega de parte del dinero que devengaran producto de la relación laboral”, destaca la sentencia.

La Corte en su fallo también determinó que Salas Moisés actuó con dolo, pues, a juicio del alto tribunal es evidente que “se aprovechó no solo de su investidura como congresista sino de la posición de líder que ocupa en la iglesia cristiana, así como de las necesidades de los mencionados excolaboradores y miembros de la congregación religiosa a las que no era ajeno, para usarlos a su favor y obtener de estos un provecho para sí, con pleno conocimiento de que su actuar se adecuaba al tipo penal imputado”.

Le puede interesar: Daniel Quintero puede volver a la Alcaldía de Medellín: Procuraduría

Por estos hechos, la Sala de Primera Instancia también condenó al excongresista a pagar a la trabajadora víctima de su conducta la suma de $302 millones por los daños causados, y una reparación de $68 millones al otro colaborador afectado.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.