Publicidad
1 Oct 2021 - 6:19 p. m.

Cuba aprueba las primeras 32 empresas privadas

Las nuevas empresas podrán tener hasta 100 trabajadores, y deben constituirse como sociedades de responsabilidad limitada (SRL). También tendrán derecho a acceder a créditos y fuentes de financiamiento.
Aunque desde comienzo de año se aceleraron varias reformas económicas en un intento por potenciar el desarrollo económico del país, el proceso viene de tiempo atrás; de hecho, tomó más tiempo de lo esperado.
Aunque desde comienzo de año se aceleraron varias reformas económicas en un intento por potenciar el desarrollo económico del país, el proceso viene de tiempo atrás; de hecho, tomó más tiempo de lo esperado.
Foto: YAMIL LAGE

El Ministerio de Economía y Planificación de Cuba (MEP) autorizó las primeras pequeñas y medianas empresas privadas (Mipymes) en más de medio siglo de socialismo. Este miércoles, tan solo 10 días después de la entrada en vigor de una ley, el Gobierno aprobó las primeras 35 mipymes, 32 de ellas privadas y tres estatales.

¿Ya está enterado de las últimas noticias en el mundo? Lo invitamos a ver las últimas noticias internacionales en El Espectador.

“La medida da luz verde a la creación de estos nuevos actores económicos, que pueden ya proceder a su constitución como personas jurídicas para ejercer sus actividades económicas”, se lee en un comunicado emitido por el Ministerio.

¿Cuáles son las empresas aprobadas?

La mayoría están enfocadas en la producción de alimentos (13), manufactura (6), tecnología y proyectos de desarrollo local. Las nuevas empresas podrán tener hasta 100 trabajadores, y deben constituirse como sociedades de responsabilidad limitada (SRL). También tendrán derecho a acceder a créditos y fuentes de financiamiento.

Veinte de las empresas son una reconversión de trabajo por cuenta propia, hasta ahora la única forma de trabajar en el sector privado, mientras que las otras 15 son de nueva creación. Junto a las mipymes también figuran las cooperativas no agropecuarias, un nuevo actor económico que surgió en 2010 tras la ampliación del trabajo privado.

Le puede interesar: Cuba reabrirá sus fronteras a los turistas a partir del 15 de noviembre

“La innovación es lo que distingue a los líderes de los seguidores. Piensa tus próximos pasos y mira hacia el futuro”, dijo a El Periódico de Barcelona, Carlos Miguel Pérez Reyes, director de ‘Dofleini Software’, una de las primeras empresas autorizadas por el Gobierno.

Al igual que Pérez, Abel Bajuelos, de 42 años, es uno de los primeros cubanos a los que el Ministerio de Economía y Planificación autorizó la creación de una microempresa. Él trabaja en sector tecnológico, específicamente la fabricación digital con impresoras 3D. “Como irme del país para mí no era una opción, tuve que reconvertirme, y así nació este emprendimiento”, contó Bajuelos a El País de España.

¿Cómo se logró este paso?

Tras años de espera que provocaron incredulidad entre los interesados, el gobierno finalmente puso en vigor las leyes del funcionamiento de las mipymes, así como las de las cooperativas no agropecuarias, detenidas hace cuatro años.

Le puede interesar: México: denuncian fraude en contratación de médicos cubanos; el gobierno lo niega

Aunque desde comienzo de año se aceleraron varias reformas económicas en un intento por potenciar el desarrollo económico del país, el proceso viene de años atrás; de hecho, tomó más tiempo de lo esperado. El VI Congreso del Partido Comunista había sentado hace 10 años las bases para este tipo de apertura, por lo que esta decisión representa un hito en un país que nacionalizó las empresas privadas en la década de 1960.

Fue exactamente en 1968 cuando fueron confiscados 55.636 pequeños emprendimientos. Entre ellos, 11.878 comercios de víveres (bodegas), 3.130 carnicerías, 3.198 bares, 8.101 establecimientos de comida, entre otros, según datos de El País.

El gran paso se dio en agosto, cuando el Gobierno aprobó ocho decretos con los que amplía la gestión de las mipymes, las cooperativas no agropecuarias y el trabajo por cuenta propia autónomo como actores económicos.

¿Qué dicen los economistas?

Algunos consideran que se trata de un paso positivo, encaminado a incrementar la producción y favorecer una economía mixta. “Es una nueva visión, y creo que puede ser muy beneficioso para el país”, aseguró el economista Omar Everleny a El País de España. Sin embargo, menciona que todavía hay numerosas limitaciones que pueden ralentizar y dificultar el trabajo de los nuevos actores económicos.

Le puede interesar: Calle Dragones, un viaje a La Habana sin salir de Bogotá

“No hay tiempo, el país no tiene tiempo para lograr que las generaciones actuales y futuras vean los beneficios, pero se actúa como si el tiempo fuera infinito. El Estado debe tener mayor flexibilidad, no seguir trabajando como en el pasado”, agregó Everleny.

Recibe alertas desde Google News