Publicidad
3 Nov 2022 - 12:58 a. m.

Ecuador le pide ayuda a la Policía colombiana para enfrentar la ola de violencia

Ante la crisis de violencia, y luego de que Guillermo Lasso, presidente ecuatoriano, decretara el estado de excepción en varias provincias, la Policía colombiana enviará un grupo de uniformados que apoyará a la Policía de Ecuador. Este respaldo toma lugar en el marco de Ameripol, la organización de policías de América.
En la madrugada del martes 1 de noviembre se perpetraron nueve atentados en Guayaquil (seis) y Esmeraldas (tres).
En la madrugada del martes 1 de noviembre se perpetraron nueve atentados en Guayaquil (seis) y Esmeraldas (tres).
Foto: AFP - MARCOS PIN

Frente a la ola de violencia que viven varias provincias de Ecuador, entre ellas Guayas, Esmeraldas y Santo Domingo, la Policía le solicitó ayuda al cuerpo policial colombiano para atender la situación, según informó el general Henry Sanabria, director de la institución colombiana. Se espera que en las próximas horas llegue un grupo de uniformados al país vecino.

En palabras del oficial, “la Policía de Ecuador solicitó apoyo, teniendo en cuenta que han sido atacados por grupos delincuenciales: 5 policías fueron asesinados y un carro bomba también explotó en Guayaquil. Es una situación difícil por los ataques a las estaciones de policía”. También comentó que la institución está presta a ayudar a las fuerzas ecuatorianas en el marco de Ameripol, la organización de policías de América, “que tiene la obligación de participar y cooperar en la búsqueda de información para garantizar la seguridad en el continente”.

Le sugerimos: Biden: “No hay espacio para la intimidación de los votantes, no importa el partido”

Ecuador vive unos días difíciles, en medio de una crisis carcelaria

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, declaró ayer, 1 de noviembre, el estado de excepción en dos provincias. A través de una alocución transmitida por radio y televisión, dijo: “Estoy declarando el estado de excepción en las provincias de Guayas y Esmeraldas, y el toque de queda a partir de las nueve de la noche”. Según comentó, “las fuerzas del orden van a intensificar sus operativos para garantizar la seguridad de los ciudadanos”. La medida se extenderá hasta el 16 de diciembre.

Según se lee en el diario El Comercio, el jefe de Estado tomó dicha decisión por las altas tensiones que tomaron lugar en esas zonas puntuales del país. Por ejemplo, solo en la madrugada del martes 1 de noviembre, se perpetraron nueve atentados en Guayaquil (seis) y Esmeraldas (tres). Al respecto, ese mismo día, en una rueda de prensa, Juan Zapata, ministro del Interior, confirmó que estos hechos sucedieron cuando el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI) llevaba a cabo algunas operaciones.

En complemento a lo dicho por el jefe de la cartera, Lasso comentó que desde la madrugada del martes se realizó un operativo para ordenar las cárceles. Con ello, las Fuerzas Armadas y la Policía intervinieron la Penitenciaria del Litoral, e incautaron armas, municiones, explosivos y sistemas ilegales de comunicación. “La narcodelincuencia se siente incómoda y manifiesta su malestar con violencia. Se está quedando sin amigos ni palancas, y pretende sembrar miedo”, sostuvo el mandatario, quien afirmó que “estos actos de sabotaje y terrorismo son, por así decirlo, una declaratoria de guerra abierta contra el Estado de Derecho, contra el gobierno y contra todos ustedes, los ciudadanos. No se los permitimos. Estoy aquí y dispuesto actuar con dureza, dentro del marco de la ley”.

En paralelo al estado de excepción, en una cárcel de Guayaquil se dio un choque entre presos, sumado a que las acciones violentas de los narcos en dicho puerto ecuatoriano han dejado ocho muertos, las calles desoladas y los militares en guardia. Lo que se sabe es que dos reclusos murieron y se sumaron a otros seis fallecidos en la ola de ataques iniciada el martes contra estaciones de policía, gasolineras y centros de salud. En medio de los choques, un grupo de soldados apuntaba sus fusiles hacia el interior de la prisión, constató la AFP. El traslado de 1.000 presos de esa cárcel, controlada por bandas del narco, desató la crisis en Guayaquil y la vecina localidad de Durán, además de la provincia de Esmeraldas, en la frontera con Colombia, informó la agencia de noticias.

👀🌎📄 ¿Ya se enteró de las últimas noticias en el mundo? Le invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.