13 Aug 2020 - 1:59 p. m.

El capítulo de Odebrecht en México: dos expresidentes en la mira de la justicia

La detención, el pasado mes de febrero de Emilio Lozoya, exdirector de la compañía estatal de Petróleos Mexicanos (Pemex), abrió un nuevo capítulo en el escándalo de sobornos pagados por Odebrecht en México. El actual gobierno dice que dos expresidentes deberán ir ante la justicia. ¿Quiénes?

El escándalo de los sobornos pagados por el gigante de la construcción brasileño Odebrecht en América Latina, sigue revelando un esquema de corrupción masiva que mantuvo la empresa durante más de una década en la región. El capítulo México comienza a cercar a la clase política y hasta expresidentes.

Este miércoles, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, consideró que sus antecesores Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón deberán comparecer ante la justicia, tras las denuncias de corrupción del exjefe de la petrolera estatal Pemex Emilio Lozoya.

Ver más: El caso de corrupción más grande de Odebrecht en América Latina

"Que sean citados a declarar y que el señor Lozoya presente las pruebas (...) Tienen que declarar el expresidente Calderón y el expresidente Peña", dijo López Obrador en su habitual conferencia matutina.

¿Quién es Emilio Lozoya?

Emilio Lozoya, exdirector de la gigantesca petrolera estatal Pemex y principal implicado en México en la trama internacional de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht, fue detenido en febrero en Málaga, España y se convirtió en el primer exfuncionario mexicano de alto nivel en ser detenido en el entramado de corrupción.

Lozoya fue un muy cercano colaborador del expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018). Originario del estado mexicano de Chihuahua, Lozoya comenzó a ganar el reconocimiento internacional por su labor de investigación y consultoría financiera y por la creación de un exitoso fondo de inversión.

En 1999 colaboró en el central Banco de México como analista responsable de la inversión de las reservas internacionales en valores; en el BID con la Corporación Interamericana de Inversiones, un mecanismo que promueve el desarrollo económico de América Latina y el Caribe a través del sector privado.

Ver más: Odebrecht se declara en bancarrota en EE. UU.

Estas credenciales, con el enlace de Luis Videgaray, le abrieron las puertas del primer círculo de Peña Nieto cuando gobernó el Estado de México (2005-2011), más tarde lo acompañó en la campaña presidencial y en parte de su gobierno (2012-2018).

En la campaña de Peña, Lozoya fue coordinador de Vinculación Internacional y en este cargo fue donde supuestamente Odebrecht le habría entregado unos 10 millones de dólares como contribución electoral, según testimonios de exdirectivos de la constructora.

A la llegada de Peña a la presidencia de México, Lozoya Austin tomó la dirección general de Pemex, un cargo que ocupó hasta febrero de 2016, y fue cuando ostentaba este cargo que se le acusa de la compraventa irregular de una planta de fertilizantes.

Las acusaciones

La Fiscalía informó que Lozoya, procesado por corrupción, señaló a Peña Nieto y a su excanciller Luis Videgaray de haber recibido sobornos de la constructora brasileña Odebrecht por unos 4,4 millones de dólares para financiar la campaña electoral de 2012.

En su denuncia, el exdirectivo también acusó a Peña Nieto y a Videgaray, entonces secretario de Hacienda, de comprar "votos para las reformas estructurales en 2013 y 2014", entre las que se encuentra la energética, que abrió el sector a capitales privados tras 75 años de monopolio estatal.

Ver más: Se prendió el ventilador de Odebrecht en América Latina

Lozoya, extraditado desde España el pasado 17 de julio, enfrenta su juicio en libertad luego de que la Fiscalía le otorgará la figura de "testigo colaborador".

Lozoya es procesado por uso de recursos de procedencia ilícita, asociación delictuosa y cohecho.El 30 de julio, la justicia mexicana resolvió procesarlo por esos delitos vinculados a Odebrecht, de la habría recibido 10,5 millones de dólares en sobornos a cambio de contratos de obras, según la Fiscalía. Es procesado en el caso de la compra de una planta de fertilizantes que había estado inactiva durante 14 años y por la que Pemex pagó 485 millones de dólares.

El exfuncionario también vinculó a Felipe Calderón con presuntas irregularidades en la construcción de una planta petroquímica en México por parte de Odebrecht. López Obrador sostuvo que, además de Calderón (2006-2012) y Peña Nieto (2012-2018), otros políticos deberán ser llamados a rendir cuentas.

Calderón acusó de “persecución política” al actual mandatario, Andrés Manuel López Obrador, por las filtraciones de la Fiscalía General de la República (FGR) en el caso de Odebrecht. “Lo que están haciendo es utilizar la Justicia o la Fiscalía, no para hacer justicia, sino para asustar o querer asustar o castigar a enemigos políticos, adversarios del Gobierno que saben que les pueden quitar la mayoría en el 2021, esta es una persecución política que no tiene base”, dijo en entrevista con Radio Fórmula.

Pero Calderón argumentó que López Obrador ha armado una “estrategia mediática” con estos casos para distraer sobre la gestión de la pandemia de COVID-19 en México, donde hay más de 52.000 muertos y 480.000 casos.

El gobernante izquierdista aclaró, no obstante, que respeta la independencia de la Fiscalía, e insistió en la posibilidad de que eventuales juicios a exmandatarios sean sometidos a consulta popular.

La Fiscalía asegura que Odebrecht obtuvo en México un “beneficio” de 39 millones de dólares por la “adjudicación de obras”.

Comparte: