6 Jul 2020 - 4:00 p. m.

Ghana invita a los afroestadounidenses a comenzar una nueva vida en su país

El gobierno ghanés promociona su país como un destino para escapar de la violencia racial y las injusticias que se viven en Estados Unidos. Su campaña “Ven a casa” ha sido bien recibida por los afroestadounidenses que, viendo casos como el de George Floyd, comienzan a asimilar que podrían tener mejor suerte en otro lugar del mundo.

Redacción Mundo

Internacional

Desde hace algunos años, el gobierno de Ghana ha cortejado a los afroestadounidenses para que viajen a su país y comiencen una nueva vida en África, alejados del racismo, la violencia y la injusticia que enfrentan en el país norteamericano. Ahora, con el asesinato de George Floyd, los africanos han fortalecido los esfuerzos de su campaña de ‘retorno’ creando incentivos para que los visitantes afroestadounidenses se conviertan en residentes.

“Queremos recordarle a nuestros parientes que hay un lugar al que pueden escapar. Eso es África”, dijo Akwai Agyeman, director ejecutivo de la Autoridad de Turismo de Ghana a The Washington Post. “En Ghana no tienes que preocuparte por ser negro”, remató.

Para Mjiba Frehiwot, investigador de la Universidad de Ghana consultado por NBC, cuando en Estados Unidos regresan estos debates sobre temas sociales y raciales, las personas comienzan a preguntarse: ‘¿hay algo más allá de este país?’.

“Definitivamente creo que los movimientos sociales realmente ayudan a educar políticamente a las personas para que piensen más allá de su espacio. Y eso lo llevará rápidamente de regreso al continente africano”, dice Frehiwot.

Por mucho tiempo, los países africanos han transmitido una imagen de pobreza, guerra y enfermedades. Pero en los últimos años, las reformas en el continente y la opinión pública de celebridades como Cardi B y cantantes de rap en Estados Unidos ha evocado a imágenes de crecimiento, lo que ha hecho que se convierta en un destino más atractivo para los afroestadounidenses.

“Los afroamericanos están constatando la realidad, saben que África ya no es una tierra llena de junglas donde las personas viven en los árboles. Quienes llegan ven que hay un verdadero desarrollo aquí, que hay muchas oportunidades”, dijo Nathanya Kohain, un afroamericano que volvió a Ghana hace más de 10 años, a la agencia France24.

Vea también: La desgracia de ser afro en Estados Unidos

La mayoría de los afroestadounidenses han comenzado a asimilar que pueden tener una mejor vida en otro país tanto a nivel financiero como a nivel personal. Las autoridades de Ghana, entre tanto, han negociado con los locales para asignar tierras para los recién llegados. Estos espacios, según dice el gobierno, son suficientes para unas 1.500 familias. El objetivo es atraer a personas, sus talentos y sus recursos al país, y a cambio ofrecerles tranquilidad y respeto.

“Continuamos abriendo nuestros brazos e invitamos a todos nuestros hermanos y hermanas a casa. Construye una vida en Ghana. No tienes que quedarte donde no te quieren para siempre. Por favor aprovecha. Ven a casa, construye una vida en Ghana. Tienes una opción y África te está esperando”, dijo por su lado la ministra de Turismo, Barbara Oteng Gyasi.

Esta política de ‘repatriación’ ha sido una de las banderas del Ghana desde la fundación del país en 1957, cuando declaró su independencia de Reino Unido. Para Kwame Nkurmah, el primer primer ministro ghanés, la independencia no iba a tener sentido sin la liberación de las personas de ascendencia africana en todo el mundo. Desde entonces, el gobierno ha velado por invitar a afrodescendientes en todos los países a ‘regresar a casa’, y esa invitación ha sido aceptada particularmente por los afroestadounidenses, quienes ven en África el destino de moda. Hoy hay más de 3.000 afroestadounidenses viviendo en Accra, capital de Ghana, y se espera que esta diáspora aumente considerablemente en la próxima década.

“Cuando vienes aquí (a Ghana), hay una invitación de que estás en casa. Y estar aquí despierta este sentimiento dentro de ti de, ok, veo a mi gente, veo quiénes eran antes de que se contara esta historia sobre ellos, y ahora puedo relacionarme con esto”, cuenta Jewel Thompson, profesora estadounidense que hace dos años se mudó a Ghana y ahora trabaja en ese país.

“Siento que esta es la patria. Aquí es donde todo comenzó. Aquí es de donde venimos. Y siento que es muy importante para nosotros saber de dónde venimos... Y una vez que encuentras tus raíces y encuentras tu historia, tienes una sensación de confianza sabiendo que ‘OK, soy importante. Vengo de personas importantes. Mi gente luchó por que yo estuviera aquí hoy’”, dice por su lado Deijha Gordon, estadounidense que luego de visitar el país en vacaciones decidió mudarse y comenzar una nueva vida allí.

Le puede interesar: Discriminación de pelo, un problema para cortar 

Comparte: