Publicidad
6 Jan 2022 - 10:05 p. m.

Sin prueba alguna, Trump dice que hubo compra de votos a US$ 10 en 2020

El expresidente estadounidense insiste en decir que le robaron las elecciones, aunque las investigaciones no han podido demostrarlo. Su amplificación de mentiras incendió al país hace un año y condujo al asalto al Capitolio.
Trump insistió en que en ese estado se admitieron al menos 5.000 papeletas de votantes fallecidos. En realidad, fueron cuatro votos ausentes.
Trump insistió en que en ese estado se admitieron al menos 5.000 papeletas de votantes fallecidos. En realidad, fueron cuatro votos ausentes.
Foto: Melissa Sue Gerrits / Getty Images

Antes de arrancar, debemos reiterar que en las elecciones presidenciales de Estados Unidos no hubo fraude. Lo dijo el exfiscal general de Estados Unidos, William Barr; lo confirmó la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad (CISA) en 2020, y lo corroboró la Junta Electoral de Georgia hace unos días. Con todo y eso, Donald Trump insiste, sin pruebas, que le robaron las elecciones.

“¿De dónde aparecieron todos esos votos en Georgia, donde se acaba de revelar que vendieron boletas por US$ 10 o en Pensilvania, Arizona y Wisconsin? (Joe Biden) actúa como si estuviera agraviado, pero nosotros somos los que nos sentimos agraviados”, se lee en uno de los comunicados publicados en la página web de Trump, horas después del discurso de Biden al conmemorar el primer aniversario de la toma del Capitolio en Washington.

📌📌📌 Aquí es clave recordar algunos datos de contexto (sobre todo para entender por qué las acusaciones de fraude electoral no son ciertas):

  • Hace poco más de una semana, se cayó otra teoría conspirativa del expresidente: Trump insistió en que en el estado de Georgia se admitieron al menos 5.000 papeletas de votantes fallecidos. Sin embargo, tras una serie de investigaciones, los funcionarios estatales confirmaron que se registraron los votos de cuatro personas que murieron, no de 5.000.
    • ¿Qué pasó? En uno de los casos, una mujer de 74 años presentó una papeleta de voto ausente en nombre de su esposo, William Nelson, que falleció en septiembre de 2020. Todo porque quería cumplir con la voluntad de su pareja. Los funcionarios aclararon que debe haber consecuencias, incluso por un error.
  • Y aunque la afirmación de Trump sobre los votantes muertos fuera cierta, Biden ganó en ese estado por casi 12.000 votos, por lo que el expresidente no se habría salvado de ser el primer republicano en perder en Georgia desde 1992.

Le puede interesar: La prueba reina: una presentación en PowerPoint pone contra las cuerdas a Trump

  • ❗❗❗ Ojo: el asunto en Georgia es serio, pues Trump le pidió ayuda a Brad Raffensperger, el principal funcionario electoral del estado para que buscara 11.780 papeletas en las cuentas, la diferencia que necesitaba para quedarse con los votos de Georgia. La presión no fue efectiva. Raffensperger, a pesar de las amenazas, se mantuvo firme en su posición y se negó a revertir la decisión de la ciudadanía en las urnas.
  • 🔎🔎 Con todo y que el fiscal de distrito de Georgia está encargado de una investigación criminal contra Trump por interferencia electoral, el expresidente insistió este jueves en que “EE. UU. es el hazmerreír del mundo, y todo se debe a la insurrección real, que tuvo lugar el 3 de noviembre. Pero este es un año de elecciones y los republicanos del MAGA (Make America Great Again) deberían ser elegidos y trabajar conmigo para arreglar este horror que Joe Biden y los demócratas nos han traído”.

¿Más pruebas de que no hubo fraude?

Tras las elecciones, Trump despidió a Chris Krebs, el respetado funcionario del Departamento de Seguridad Interior (DHS) responsable de la seguridad electoral, luego de que este concluyera, junto al resto de los servicios de inteligencia y observadores independientes, que la elección de 2020 fue “la más segura en la historia estadounidense”.

El exfiscal general William Barr sostuvo el 2 de diciembre de 2020 que los fiscales federales y los agentes del FBI investigaron los reclamos recibidos, inclusive la afirmación de que las máquinas estaban programadas para sesgar los resultados, lo cual podría ser considerado un fraude sistemático. “El DHS y el DoJ han investigado eso, y hasta ahora, no hemos visto nada que lo corrobore”, sostuvo Barr según la AP.

  • “Hasta la fecha, no hemos visto un fraude a una escala que pudiera haber cambiado el resultado de la elección”, agregó.

👀🌎📄 ¿Ya estás enterado de las últimas noticias en el mundo? Te invitamos a verlas en El Espectador.

Por su parte, la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad (CISA) dijo el 12 de noviembre de 2020 que “si bien sabemos que hay muchas afirmaciones infundadas e instancias de desinformación sobre nuestro proceso electoral, podemos asegurarles que tenemos la mayor confianza en la seguridad e integridad de los comicios, y ustedes también deberían tenerla”, comentaron los funcionarios. Agregaron que no había evidencia de votos perdidos o cambiados, ni de sistemas de votación alterados.

🔎🔎 Otro dato (curioso): En enero del año pasado, medios republicanos comenzaron a admitir que nunca hubo un “fraude electoral”. American Thinker, un blog ultraconservador que tras las elecciones presidenciales ayudó a difundir teorías de conspiración, admitió que mintió y que no había evidencia de fraude electoral. “Simplemente, no hay pruebas que respalden estas afirmaciones”, señaló el blog en un comunicado. Le contamos más de este tema aquí.

Le puede interesar: Un año del asalto al Capitolio de EE. UU.: así fue la jornada que cambió al país

Síguenos en Google Noticias