24 Apr 2021 - 12:28 a. m.

¿Por qué le envían tanta ropa interior de mujeres al primer ministro de Francia?

A la oficina de Jean Castex, primer ministro de Francia, han llegado por lo menos un centenar de bragas, encajes y brasieres de distintos estilos. ¿Por qué?

Redacción Mundo

Internacional

De seda o de algodón, de tanga o modelo clásico: a la oficina del primer ministro de Francia, Jean Castex, han llegado prendas de ropa interior femenina de todo tipo como si su ocupante fuera una afamada estrella de rock. Pero todo esto no ha sido por admiración a Castex, sino por una particular forma de protesta con la que Acción Bragas (Action Culottée, en francés), un grupo de tiendas minoristas de lencería, exige ayuda en medio de la crisis económica.

El colectivo tomó el nombre de un juego de palabras que en el español se puede tomar como “acción atrevida”. A estas tiendas les preocupa que sus negocios se sigan viendo afectados por cuenta de las restricciones del Gobierno francés, en especial ahora que se enfrentan al tercer confinamiento nacional en menos de un año. Y es que mientras las minoristas de lencería permanecen cerradas, los supermercados continúan abiertos y vendiendo ropa interior, acaparando todas las ventas. Es por eso que le piden a Castex que analice la situación y considere declarar las tiendas de lencería como negocios esenciales.

Cabe destacar que, al contrario de este tipo de negocios, otros como las librerías, tiendas de discos y de chocolates sí han sido considerados como negocios esenciales en Francia.

“No, no somos no esenciales. No, ponerse las bragas cada mañana no queda relegado a un segundo plano. Tenemos todo el derecho a abrir, al igual que otras tiendas, como las disquerías o los centros de jardinería. Nos pareció divertido, simbólico y significativo enviar unas bragas al gobierno para decirle que no estamos contentas”, señaló el grupo Acción Bragas en un video.

Los cierres afectan a unos 150.000 negocios en todo el país, y las tiendas de lencería no son las únicas que han puesto la queja. Los presidentes de 12 federaciones de comerciantes y 150 de las grandes marcas francesas publicaron una carta en el diario Le Parisien señalando que era vital reabrir los negocios para el 10 de mayo, pues se ha “subestimado la solidez” de estos negocios que ya han perdido más del 30 % de la actividad comercial en lo que va del año.

Le puede interesar: Los estragos económicos de la pandemia en Bélgica 

“Si cierran los pequeños comercios, los centros de las ciudades morirán”, advierten en Le Parisien.

Según Gabriel Attal, portavoz del gobierno francés, la reapertura de todo el comercio no se vería sino hasta mitad de mayo, y eso depende de cómo se desarrolle la situación en estas tres semanas. Francia está reportando más de 30.000 contagios al día. La Organización Mundial de la Salud ve la situación “grave” en todo el continente, pues se están reportando 9.500 casos pese a la vacunación.

Le puede interesar: La vacunación no alcanzará a detener la tercera ola de contagios en Alemania

Comparte: