29 Jun 2021 - 2:27 p. m.

Más de 10 millones de australianos en cuarentena por nuevos casos de coronavirus

En Australia millones de personas recibieron la orden de cumplir un confinamiento en varias ciudades, mientras las autoridades luchan por contener nuevos brotes de la variante Delta.

Redacción Mundo

Internacional

Australia, país reconocido por su respuesta a la pandemia, se ha enfrentado desde hace unas semanas a un nuevo brote de casos, sobre todo de la variante Delta, debido a algunas fallas en la implementación de cuarentena para los viajeros que llegan del extranjero.

Perth, la capital de Australia Occidental, comenzó un bloqueo de cuatro días desde este martes, uniéndose a Sídney y Darwin. Ahora, el estado norte Queensland impuso un bloqueo de tres días en la capital, Brisbane.

“Son decisiones difíciles. Hay confinamientos en las grandes ciudades porque el virus entra con las llegadas del extranjero. El riesgo es real y debemos actuar con rapidez, debemos esforzarnos, debemos hacerlo rápido”, dijo Annastacia Palaszczuk, la primera ministra de Queensland. Además de Brisbane, varias zonas del litoral de Queensland, y sobre todo la pequeña ciudad de Townsville (norte), se ven afectadas por este confinamiento.

Le puede interesar: Los estragos que está causando la cepa del coronavirus “Delta” en varios países

Mientras que Sídney, hogar de una quinta parte de la población del país, entró en una bloqueo de dos semanas, hasta el 9 de julio.

Después de meses en los que casi se había eliminado el virus, Australia está luchando contra la variante en cinco de sus ocho estados y territorios, según datos de Reuters. El uso de tapabocas y los límites en la reuniones hacen parte de las nuevas restricciones que se implementaron en toda Australia.

También se critica al gobierno por no hacer público el número de australianos completamente vacunados. Se han administrado unos 7,4 millones de dosis. Pero algunos medios de comunicación afirman que menos del 5 % de los 25 millones de australianos han recibido las dos dosis.

Hace dos semanas, los funcionarios limitaron el uso de vacunas AstraZeneca solo a personas mayores de 60 años, mientras que recomendaron las vacunas Pfizer a las personas menores de esa edad, en un cambio importante en la campaña de inmunización en Australia.

El principal foco epidémico actual sigue siendo el de Sídney, donde 150 personas han sido infectadas desde que un conductor que trabajaba para las tripulaciones de compañías aéreas diera positivo a mediados de junio. Desde el comienzo de la pandemia, Australia ha registrado un poco más de 30.000 casos, de ellos 910 mortales.

Bajo presión, el primer ministro australiano, Scott Morrison, anunció que la vacunación sería obligatoria para el personal de las instituciones que se ocupan de los adultos mayores y de los centros de cuarentena.

Le puede interesar: Moscú supera récord de nuevos casos de coronavirus por segundo día consecutivo

“Conocemos los riesgos que supone el covid y observando el mundo sabemos que la variante Delta es una nueva bestia con la que no podemos arriesgarnos”, declaró el primer ministro de Australia Occidental, Mark McGowan, en rueda de prensa el lunes por la noche.

Estos confinamientos se producen en plenas vacaciones escolares y a nivel turístico podrían acarrear muchas cancelaciones, puesto que los estados no afectados recomiendan a sus habitantes que no visiten aquellos en los que se hayan registrado casos.

Nueva Zelanda ha anunciado que reabrirá parcialmente su “burbuja” para viajes con Australia a partir del 5 de julio, solo con estados que no hayan registrado casos.

Un ministro sin tapabocas

Su nuevo viceprimer ministro, Barnaby Joyce, acaba de ser multado con 200 dólares australianos (150 dólares) tras ser visto sin tapabocas mientras pagaba el combustible en una gasolinera el lunes por la mañana.

Comparte: