Publicidad
15 Jun 2020 - 12:04 a. m.

Otro domingo agitado en Brasil: más protestas en medio de la pandemia

Ya van tres domingos en los que seguidores del presidente Jair Bolsonaro y críticos de su gobierno se toman las calles de Brasil, el país de América Latina más castigada por la pandemia.
Detractores y simpatizantes de Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, salieron a las calles de Sao Paulo este domingo. Es el tercer fin de semana que las manifestaciones se toman las calles.
Detractores y simpatizantes de Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, salieron a las calles de Sao Paulo este domingo. Es el tercer fin de semana que las manifestaciones se toman las calles.
Foto: Agencia EFE

Simpatizantes y detractores del presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, protestaron por tercer domingo consecutivo en varias ciudades del país, en plena escalada de tensión entre los tres poderes y con la pandemia del coronavirus descontrolada.

Esta nueva jornada de manifestaciones llega en un momento en el que Brasil es el segundo país con más muertes (43.332) y contagios (867.624) por la COVID-19 después de Estados Unidos, y con la mayoría de estados y municipios centrados en una arriesgada reapertura.

Los contrarios a Bolsonaro, reunidos en torno a movimientos sociales, antifascistas y antirracistas, marcharon en Sao Paulo contra la "política genocida" del mandatario durante la emergencia sanitaria y su retórica "autoritaria".

Ver más: Brasil, ¿la suma de todos los males?

Los seguidores del líder ultraderechista, quien califica la COVID-19 de "gripecita" y asegura tener de su lado al "pueblo" y las Fuerzas Armadas, volvieron a pedir en Brasilia el "cierre" del Parlamento y el Congreso, y una "intervención militar".

Aunque estas protestas están lejos de ser masivas como las de 2013 y 2014, sí elevan la polarización en este país de 210 millones de habitantes que lidia al mismo tiempo con una crisis sanitaria, otra política y una económica de efectos aún inconmensurables.

Bolsonarismo toca puertas de los cuarteles

Unos pocos centenares de simpatizantes del jefe de Estado se congregaron en la sede del Comando General del Ejército, en Brasilia, con pancartas como "SOS Fuerzas Armadas", "Intervención militar con Bolsonaro en el poder" y "Nueva alianza anticomunista".

El bolsonarismo se concentró frente al cuartel general del Ejército después de que el Gobierno de Brasilia cerrase la Explanada de los Ministerios con el objetivo de evitar aglomeraciones.

Ver más: Los negacionistas de la pandemia

Esa amplia avenida donde se concentran los edificios del poder público ha sido el escenario en las últimas semanas de protestas similares que han contado en muchas ocasiones con la participación de Bolsonaro.

Esta vez el capitán de la reserva del Ejército no compareció, pero sí lo hizo, sin mascarilla, el ministro de Educación, Abraham Weintraub, investigado en el Supremo por la difusión de noticias falsas en Internet y por racismo contra el pueblo chino.

Tildados de "antidemocráticos" por la oposición, estos actos pro Bolsonaro son objeto de otra investigación que supervisa el Supremo y que intenta esclarecer la identidad de sus promotores y su fuente de financiación.

Ver más: Bolsonaro pide a los brasileños que graben dentro de los hospitales

Por otro lado, un grupo autodenominado "300 por Brasil", formado por una treintena de activistas ultras, ocupó el sábado la cúpula del Congreso durante unos minutos y, por la noche, lanzó fuegos artificiales contra la sede del Supremo, en una nueva acción intimidatoria que contó con la connivencia de los policías que patrullaban el lugar.

Algunos jueces del Supremo, entre ellos su presidente, José Antonio Dias Toffoli, condenaron el ataque, mientras que la Fiscalía anunció la apertura de otra investigación.

Hace dos semanas, ese colectivo ultra protagonizó un acto de sesgo neonazi al marchar con antorchas contra el Supremo y que evocó al Ku-Klux-Klan de Estados Unidos.

Bolsonaro, cuyo Gobierno tiene un marcado acento militar y es un nostálgico de la última dictadura militar (1964-1985), mantiene un pulso con los poderes Legislativo y Judiciario, que han suspendido o matizado algunas de sus más polémicas medidas, como la liberación de armas a la población civil.

Ver más: Sobrevivir en un país donde el presidente niega la pandemia

El mandatario recordó el viernes en una nota oficial que las Fuerzas Armadas están bajo "su autoridad suprema", según dicta la Constitución, y que éstas "no cumplen órdenes absurdas", como "la toma del poder", ni tampoco aceptan "tentativas" por parte de otros poderes basadas en "juicios políticos".

La declaración se produjo poco después de que un juez del Supremo delimitase las funciones de los militares.

Bolsonaro es investigado en el Supremo por supuestas injerencias ilegales en la Policía Federal y afronta otro caso en la Justicia Electoral que podría anular su triunfo en las elecciones de 2018 por la diseminación de noticias falsas durante su campaña.

En Sao Paulo crece la tensión

En la ciudad de Sao Paulo, la mayor de Brasil, hubo actos en contra y a favor de Bolsonaro, si bien los primeros contaron con una asistencia mayor, aunque igualmente discreta, debido a la bajada de las temperaturas.

Los detractores del presidente, entre los que también se encontraban aficionados antifascistas del Corinthians y el Palmeiras, el equipo de fútbol de Bolsonaro, se reunieron en la Avenida Paulista y desplegaron una enorme pancarta con la frase "Fora Bolsonaro" (Fuera Bolsonaro).

"Vivimos una amenaza constante contra la democracia en este país. Es importante estar organizados, en la calle, porque solo así impediremos una nueva dictadura en el país", dijo a Efe Anderson D'Alecio, uno de los coordinadores de la protesta.

Ver más: El Brasil que Bolsonaro se niega a ver

Los participantes, escoltados por un fuerte dispositivo policial, también clamaron contra "el exterminio de la población negra", el mismo fin de semana en que ocurrieron dos nuevos episodios de brutalidad policial en Sao Paulo.

En las manifestaciones de este domingo, que también ocurrieron en Porto Alegre (sur) y Fortaleza (nordeste), entre otras urbes, no fue posible mantener el distanciamiento social recomendado por las autoridades sanitarias y transcurrieron de forma pacífica.

Síguenos en Google Noticias