Plinio Olano se pone a disposición de la Corte Suprema por tema Odebrecht

El excongresista envió una carta al alto tribunal a través de su abogado, Germán Rozo. La Fiscalía le pidió a la Corte que lo investigara a él y a cuatro congresistas más.

Plinio Olano (izq.) dejó el Congreso en 2014, entidad en la que había estado desde 2006 como miembro de tres partidos distintos.Foto: Federación Nacional de Departamentos

El exsenador del Partido de la U, Plinio Olano, acaba de radicar una comunicación a la Corte Suprema de Justicia. En la carta indica que está “atento a cualquier requerimiento, solicitud de colaboración e información que se requiera”, pues su nombre hace parte del grupo de funcionarios a quienes la Fiscalía pidió investigar.

Según el organismo investigativo, Olano, cuando era aún senador -lo fue hasta 2014-, hizo parte del grupo de miembros del Congreso que se prestaron para recibir sobornos de Odebrecht a cambio de presionar para que se aprobara la adición del tramo Ocaña-Gamarra a la Ruta del Sol 2. Ese negocio le representó a Odebrecht una inversión de unos $1,2 billones por parte del Gobierno colombiano.

De acuerdo con lo que Otto Bula le ha contado a la Fiscalía, por medio de Federico Gaviria -quien aceptó cargos hace menos de dos semanas- se enteró de que Olano hacía parte de los congresistas que estaban tratando de beneficiar a Odebrecht desde el Congreso de la República. Él, por su parte, lo ha negado.

(Le puede interesar: La relación de Federico Gaviria con Odebrecht)

A Plinio Olano también lo ha implicado el exviceministro Gabriel García Morales, quien desde enero admitió que había recibido un soborno de US$6,5 millones de parte de Odebrecht para entregarle la concesión de la Ruta del Sol 2. Según el exfuncionario, Luiz Bueno, expresidente de Odebrecht en Colombia, le confirmó que Olano también estaba involucrado en su esquema de sobornos.

Olano es el director ejecutivo de la Federación Nacional de Departamentos. Estuvo en el Congreso entre 2006 y 2014, y fue elegido por el Partido Liberal, Cambio Radical y el Partido de la U. Luego se unió a la fundación Buen Gobierno, cuando esta se preparaba para trabajar por la reelección del presidente Santos. Él insiste en que nada ha tenido que ver con Odebrecht.