Odebrecht: “Ñoño” Elías sigue declarando en el juicio de Luis Fernando Andrade

Noticias destacadas de Judicial

Un día después de hablar sobre la supuesta financiación ilegal de la campaña presidencial de Juan Manuel Santos, el Ñoño Elías respondió esta mañana al contrainterrogatorio de la defensa de Luis Fernando Andrade, expresidente de la ANI, quien está en juicio penal por el escándalo de Odebrecht.

Bernardo el Ñoño Elías sigue entregando su versión sobre el escándalo de corrupción de Odebrecht en Colombia en el juicio de Luis Fernando Andrade, expresidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), quien para la Fiscalía es culpable por los delitos de interés indebido en la celebración de contratos en favor de la multinacional brasilera. De acuerdo con la hipótesis investigativa, Andrade habría participado de una maquinaria de corrupción, cuyo resultado fue la adición del tramo Ocaña-Gamarra al proyecto la Ruta del Sol II, a cargo de Odebrecht, Episol (del Grupo Aval) y CSS Constructores.

En contexto: De Odebrecht me dijeron que reforzarían la reelección de Santos: “Ñoño” Elías.

En la audiencia virtual de ayer, en la cual el Ñoño estuvo custodiado por un agente del Inpec, el declarante aseguró que el representante de Odebrecht en Colombia, Eleuberto Martorelli, lo buscó a través del también exsenador y condenado Otto Nicolás Bula, todo para que presionara a las cabezas de la ANI en cuanto a la firma del otrosí 6. Se trataba del contrato de adición del tramo Ocaña-Gamarra a la Ruta del Sol 2, en el cual la Fiscalía asegura hay rastro de un supuesto favorecimiento ilícito de Andrade, situación que el exfuncionario ha negado tajantemente durante los últimos años. “A Andrade le decían el señor de las soluciones”, dijo Ñoño Elías.

En la audiencia de esta mañana, el exsenador Elías reapareció con la misma chaqueta deportiva de ayer y en la misma deteriorada celda de La Picota en Bogotá, centro donde está recluido desde hace tres años. Ofició como representante de Luis Fernando Andrade el exfiscal Jesús Albeiro Yepes, quien inició su estrategia de defensa con un sistema de respuestas cerradas: Elías solo podía contestar “sí” o “no”. Durante la primera etapa del contrainterrogatorio, Jesús Albeiro Yepes estuvo interesado en saber si el exsenador del Partido de la U, quien llegó a ser el segundo más votado del país, ha obtenido beneficios a cambio de declarar contra el expresidente de la ANI. Incluso le preguntó si esa es la razón por la cual busca que la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) lo acepte.

Aunque el exsenador Elías respondió que sí ha buscado beneficios en la justicia, a cambio de establecer responsabilidades de otros funcionarios, tanto la Fiscalía como la Procuraduría consideraron que tal temática de preguntas se alejaba del caso Andrade, por lo que objetaron por lo menos una decena de veces. El recorrido de la defensa del expresidente de la ANI llevó al Ñoño Elías a decir que se sometió a sentencia anticipada para que su condena fuese rebajada y que buscó privilegios en la JEP. De hecho, desde febrero pasado, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia estudia si le rebaja 1/6 de la actual pena por cohecho propio y tráfico de influencias de servidor público.

En medio de la oleada de preguntas del defensor Yepes, el exsenador Elías repitió lo declarado ayer en el interrogatorio de la Fiscalía sobre la supuesta relación de Odebrecht con la campaña de reelección de Juan Manuel Santos, en 2014. El abogado de Luis Fernando Andrade le preguntó a Elías si era cierta su declaración ante la Corte Suprema de Justicia, en la cual indicó que se había conocido con Eleuberto Martorelli, entonces representante de la multinacional en Colombia, en la posesión presidencial de Santos en agosto de 2014. “Sí, señor”, respondió el testigo. En ese momento intervino la Fiscalía, pues consideró que tal episodio no hizo parte del interrogatorio pasado.

En la estrategia de la defensa de Luis Fernando Andrade, como quedó en evidencia en la audiencia preparatoria del juicio a Andrade, se encuentra vincular como responsable a Juan Sebastián Correa, quien fungió como enlace de Andrade en la ANI con el Congreso. “Demostraremos que Juan Sebastián Correa era el informante, el infiltrado, el hombre que a espaldas de Luis Fernando Andrade ponía al tanto de todas las gestiones adelantadas en la ANI. Le llevaba el ‘corre, ve y dile’ a Bernardo el Ñoño Elías y por esa gestión recibió dinero. Él es realmente el hombre de Odebrecht en la ANI”, dijo otro de los abogados del procesado, Héctor Escobar, en diligencia del 21 de octubre de 2020.

Por tal razón, el representante Jesús Albeiro Yepes preguntó al Ñoño Elías sobre las supuestas maniobras de Juan Sebastián Correa, con quien compartió patio en La Picota. Durante la audiencia pasada, el exsenador aseguró que Correa, quien quedó libre tras firmar un acuerdo con la Fiscalía, participó de la mayoría de reuniones entre los ejecutivos de Odebrecht y Luis Fernando Andrade. Así quedo registrada la declaración:

Yepes: ¿Usted conoció a Juan Sebastián Correa en la primera reunión con la ANI?

Elías: Sí

Yepes: ¿Es cierto que Luis Fernando Andrade le dijo que cualquier inquietud o solicitud debía tramitarla a través de él?

Elías: Sí

Yepes: ¿Es verdad que tuvo conocimiento que el señor Juan Sebastián Correa era el enlace de la ANI con los congresistas de la República?

Elías: Sí, señor.

El defensor Jesús Albeiro Yepes, además, utilizó las mismas respuestas del Ñoño Elías para que el juez sacara sus propias conclusiones. Por ejemplo, en la audiencia de ayer el exsenador aseguró que Luis Fernando Andrade habría sufrido presiones, en febrero de 2014, días antes de que el Otrosí 6 fuese aprobado por la ANI, por parte de la exministra de Transporte Cecilia Álvarez y su pareja Ginna Parody. “Las Parody vivían en el mismo edificio de Andrade y lo tenían cansado”, dijo bajo juramento. Sin embargo, Yepes en la presente diligencia logró que Elías aclarase que tal afirmación solo fue un comentario de Eleuberto Martorelli. “Si eso es concreto o no es concreto, no sé”, dijo Elías.

Además, la defensa de Luis Fernando Andrade demostró ante el juez del caso que la pareja Álvarez y Parody, quienes han negado el supuesto episodio con insistencia, ni siquiera vivían en el mismo barrio que el expresidente de la ANI, al momento de los supuestos hechos. Ante la contradicción, el Ñoño Elías respondió: “Eso dijo Martorelli, a mí no me consta”. Incluso, tras varias preguntas similares, el exsenador condenado respondió que el mismo Luis Fernando Andrade le había comentado a él y a Martorelli que las mujeres lo tenían “cansado”. “No creo estar loco y menos para inventarme una cosa de esas”, concluyó.

El testigo reveló en la audiencia de ayer un episodio clave: El 2 de agosto de 2013 el Consejo de Estado expidió un concepto en el cual explicó que proyectos que estén fuera de los límites de un corredor vial no pueden ser adicionados y, por tanto, deben someterse a licitación pública. En el tramo Ocaña-Gamarra pasó todo lo contrario, a pesar de la recomendación del Consejo. Para el defensor Yepes resultó llamativo que un hecho de semejante importancia recién haya sido descrito por el Ñoño Elías, luego de tres años compareciendo ante la justicia. “Mi estrategia es decir la verdad. Pero es bueno no ahondar en todo porque aquí la justicia no cumple”, respondió el condenado.

Otro de los desencuentros entre la defensa de Andrade y Bernardo Miguel Elías se dio por el dinero aprobado para la adición Ocaña-Gamarra. De acuerdo con el Ñoño, hubo un afán entre él como colaborador, Luis Fernando Andrade, Juan Sebastián Correa y Eleuberto Martorelli para que el contrato de adición no superase el 50% del valor total de la obra, dado que fijar el monto por encima de ese limite enviaba el contrato directamente a licitación pública. Elías ha sostenido que se hicieron distintas maniobras para que los costos bajasen a números cercanos al 50%, sin embargo, el abogado Yepes, con papel en mano, expuso que el costo de la adición fue, en realidad, de un 33%.

La oleada de preguntas se tornó tan incómoda para los dos intervinientes que el juez tuvo que hacer una pausa para “bajar los ánimos”. En medio del interrogatorio el abogado Jesús Albeiro Yepes le preguntó al Ñoño Elías: ¿Usted por qué desarrolla tanto afán por responder cosas sobre las cuales no le hago pregunta? Ante el interrogante salido de la temática central, el exsenador del Partido de la U confesó que desde el primer minuto se sintió incómodo con la metodología: “Pues porque las quiero complementar (las respuestas). Este sistema de ‘sí’ y ‘no’, no me gusta porque las cosas quedan a medias”.

Odebrecht y Santos, según el Ñoño

El exsenador Elías, condenado en febrero de 2018 a seis años y ocho meses de prisión, dijo ayer en este juicio que Eleuberto Martorelli estaba nervioso ante la eventualidad de los resultados de las elecciones presidenciales de 2014, dado que Óscar Iván Zuluaga, del partido Centro Democrático, había logrado cierta ventaja sobre el entonces presidente en busca de la reelección, Juan Manuel Santos. Según Elías, si Zuluaga ganaba, Luis Fernando Andrade vería la salida de la ANI y todas las conversaciones sobre Ruta del Sol II no servirían para nada. Aunque también dijo que, para entonces, la ANI ya había aprobado el otrosí 6 que dio aval al tramo Ocaña-Gamarra.

Lea también: Condenan al “Ñoño” Elías por sus vínculos con Odebrecht.

“Martorelli entre la primera y segunda vuelta presidencial me dijo que no lo abandonara en el tema del otrosí 6. Me dijo lo siguiente: ‘Yo tuve una reunión con Juan Manuel Santos, con los jefes de campaña y tuve una reunión con Roberto Prieto (gerente de la campaña reeleccionista) y vamos a reforzar para no perder la segunda vuelta’. Yo entendí en ese momento que Luis Fernando Andrade se encargó de sacar adelante el otrosí”, explicó el Ñoño Elías sobre el presunto interés de los representantes de Odebrecht en las elecciones presidenciales de 2014, en las que finalmente ganó Santos.

Según el exsenador condenado, una vez Roberto Prieto, exgerente de la campaña presidencial de Santos, lo visitó en su apartamento y en medio de una charla le habría pasado el teléfono, indicándole que un amigo quería saludarlo. De acuerdo con el Ñoño, la persona del otro lado de la línea el mismísimo Eleuberto Martorelli, quien se habría despachado con las siguientes afirmaciones: “ayudémosle a Roberto en esa campaña, nosotros estamos colaborando y él nos va a seguir colaborando en terminar de sacar este proyecto del Otrosí 6”. Según Elías, luego de esa llamada se pactó una reunión para lograr una supuesta colaboración mutua en términos millonarios.

El Ñoño Elías explicó, además, que de sus manos salió dinero que fue a parar directamente a la financiación de la reelección de Santos en 2014. De acuerdo con su testimonio, antes de la primera vuelta presidencial, le entregó $800 millones en efectivo a Roberto Prieto, para que el exgerente a su vez se los diera a Luis Miguel Pico, quien era asesor del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo al momento de los supuestos hechos. El exsenador concluyó su intervención explicando que la presunta financiación tuvo como destino el departamento de Sucre.

Le puede interesar: “Ñoño” Elías puede apelar su condena por el caso Odebrecht, aclara Corte Suprema.

Por otro lado, de acuerdo con la Corte Suprema de Justicia, hoy el exsenador Elías está preso por su responsabilidad en la concesión fraudulenta de la adición Ocaña-Gamarra, que fue firmada por un valor inicial de $676.800 millones, pero que terminó costando más del doble. Asimismo, el Ñoño se sometió a sentencia anticipada por el contrato para la navegabilidad del río Magdalena, suscrito el 13 de septiembre de 2014, entre Cormagdalena y la concesionaria Navelena S.A.S (De Odebrecht). También hizo gestiones ante altos funcionarios para lograr el contrato de estabilidad jurídica entre la Nación y la Concesionaria Ruta del Sol II S.A.S.

“Las sumas acordadas por concepto de ‘comisiones o coimas’ para el contrato de adición Ocaña-Gamarra fue del 4% del valor total del mismo, suma que se distribuyó así: 2% para el senador Bernardo Miguel Elías y su grupo de personas, el 1% para otro congresista (la Corte Suprema omitió su nombre) y su grupo, el 0.5% para Otto Bula y el restante 0.5% para Federico Gaviria, monto que se pagaría una vez alcanzado el objetivo, lo que finalmente sucedió”, estableció la Corte Suprema. El empresario Gaviria, por su parte, fue condenado el año pasado a 25 meses de prisión por los delitos de cohecho -soborno- por dar u ofrecer y tráfico de influencias de particulares.

::Bernardo el Ñoño Elías podría pagar menos tiempo en prisión. Conozca aquí las razones::

Comparte en redes: