Feminismo ecológico

Noticias destacadas de Opinión

Dos revelaciones de la realidad contemporánea están ocasionando sismos en la conciencia que, ineludiblemente, determinarán el devenir de la humanidad.

Así como las alarmantes consecuencias del cambio climático resultante del consumismo desmedido y de la explotación irracional de los recursos naturales, está obligando replanteamiento en lo que en la civilización global se concibe como desarrollo y confronta los paradigmas fundamentales de la economía capitalista. También las fundamentaciones filosóficas y políticas que promulgan los diversos feminismos confrontan la ética de las sociedades y la consciencia de especie gregaria.

Cada vez son más las mujeres empoderadas que han trascendido el legado libertario de las pioneras feministas, y, además de transformar constituciones a favor de sus derechos y de reivindicar su participación en igualdad en todas las instancias sociales, sus criterios en pos de superar el patriarcalismo inauguran un nuevo humanismo.

En el diario de la expedición que entre 1941 y 1952 cumplió el etnobotánico Richard Evans Shultes en la Amazonía colombiana, refiere que los Jupanás (comunidad indígena que habitaba en la ribera alta del río Caquetá, durante el menguante lunar las adolescentes en edad fértil y las embarazadas transmitían a los chamanes percepciones de las condiciones climáticas y sucesos naturales por venir. El científico canadiense remata el artículo diciendo: " En las conciencias primitivas se conservan saberes definitorios de la especie que la civilización ha olvidado”.

Esto me hace pensar que el racionalismo prevalece en la cultura occidental desde que Apolo, deidad de la razón, mató a la serpiente Pitón guardiana del oráculo de Delfos, luego en Roma se difamaban a pitonisas y sibilas y en la edad media la inquisición quemaba a sus descendientes acusadas de brujas satánicas.

Dado que el feminismo lo gestan, fundamentalmente, mujeres sublevadas en sociedades urbanas subsecuentes a la Revolución industrial, quise indagar sobre el papel y la condición de las mujeres en comunidades indígenas actuales, para ello empecé por consultar a mi amigo el antropólogo Julio Marino Barragán, quien ha sido por más de tres décadas vocero, defensor y referente de los pueblos indígenas que habitan en la Sierra Nevada de Santa Marta.

Pregunto: ¿Cuál es el papel de la mujer en los pueblos indígenas de la Sierra?

Julio Barragán: Las mujeres tienen varios papeles, por ejemplo, son las encargadas en buena medida de la recolección de las cosechas, pues en ellas está el poder fertilizante de la vida.

Primero es bueno decir que en las tradiciones serranas todos los oficios tienen la misma valoración, con lo cual, la relación hombre-mujer se basa en la complementariedad y no en la dominación de un género sobre el otro. Otro rol, en el caso kogui, la propiedad sobre la tierra se hereda vía materna. O sea, que los roles y elementos materiales de la vida van vía materna y los del conocimiento van vía paterna.

Pregunto: ¿El patriarcalismo atávico en la cultura occidental también se manifiesta en los varones indígenas?

J. B: Los Mamos nunca les he escuchado un discurso ni actos machistas. En las nuevas generaciones si, pero en los viejos no. Justamente porque su cosmovisión tiene origen femenino, La Madre Universal.

Pregunto: Por lo que se, no existe mamos mujeres. ¿Conoces mujeres de alguno de los cuatro pueblos que se destaquen como líderes?

J. B: En las mujeres están las sagas o sajas, son quienes tienen el poder, son a semejanza de los mamos, las encargadas de mantener la tradición y de interpretar la Ley de Origen. Hay dos mujeres arhuacas Leonor Zalabata y Benerexa Márquez y una wiwa Alejandrina Pastor. También conocí una mujer kogui, esposa de un líder del río don Diego, que no tenía presencia hacia

afuera, pero internamente era muy destacada, y sin hablar mucho. Y por supuesto, hay muchas referencias de mujeres sabias del pasado; es el caso de la abuela del gran líder wiwa Ramón Gil, la saga Ramonita, siempre reconoce ade Ramón, que ella fue su maestra, su guía.

Pregunto: he visto jovencitas arhuacas universitarias y ya profesionales. ¿El concepto feminismo y los discursos de género tienen alguna presencia sus nociones?

J. B: Las nuevas generaciones si hablan de feminismo y tiene sentido pues en las últimas décadas el contacto, la presencia de iglesias evangélicas y católicas, ha generado cambios y la aparición del machismo de manera evidente.

Pregunto: habrás leído a feministas citadinos que deploran la tradición Wayúu en la que el pretendiente debe entregar una dote para poder recibir a una mujeres como esposa.

J. B: La lectura de esa práctica para nuestra concepción es una compra del albedrío de una mujer. Es una interpretación lógica pero prejuiciada.

En todo caso, deben ser la gente Wayúu quienes desde su cosmovisión trasciendan las costumbres que de pronto en el presente ya no resulten coherentes. Seguramente las nuevas generaciones aportarán nuevas éticas.

Comparte en redes: