Publicidad
21 Aug 2020 - 5:14 p. m.

Expresidentes que criticaron detención de Uribe cayeron en inexactitudes: HRW

El director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, les remitió una carta a los exmandatarios de Latinoamérica y España que tildaron la situación judicial de Álvaro Uribe de una controversia política.
José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch. / EFE
José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch. / EFE
Foto: EFE - Leonardo Muñoz

Hace diez días, 21 exmandatarios de Latinoamérica y España salieron en defensa de Álvaro Uribe Vélez tras su detención domiciliaria por el proceso de presunta compra de testigos y soborno. Este viernes, el director de las Américas de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, les remitió una carta a los exmandatarios señalándoles los errores y inexactitudes que cometieron en el comunicado con el que apoyaron al ahora exsenador.

De antemano, Vivanco les alertó de los “errores fácticos y jurídicos” que, a su juicio, “incentivan una campaña en contra de la independencia del poder judicial en Colombia”. Acto seguido enumera una a una las frases fuera de lugar recogidas en el comunicado y explica la verdadera situación en la que se encuentra el proceso judicial y el proceder de la Corte Suprema de Justicia.

Lea: Veintena de expresidentes de Latinoamérica y España sale en defensa de Uribe.

La primera afirmación que desmiente Vivanco es que supuestamente la investigación es motivada por una “controversia política con otro senador (Iván Cepeda”. A esto, el director de responde que “el expresidente fue detenido con motivo de una investigación judicial por los delitos de soborno a testigo y fraude procesal en el marco de una presunta manipulación de testigos. No se trata de una controversia política”.

Además, en esta explicación se detuvo a hacer un breve contexto de los acontecimientos: “el caso comenzó luego de que el propio expresidente Uribe denunciara al senador Iván Cepeda, acusándolo de haber recibido y difundido testimonios fraudulentos para implicarlo a él y a su hermano Santiago Uribe en atrocidades perpetradas por grupos paramilitares en la década de 1990. Luego de seis años de investigación, en 2018, la Corte Suprema rechazó por infundadas las acusaciones; en cambio, inicio una investigación para determinar si Uribe había manipulado a testigos para que dijeran que el senador Cepeda les había ofrecido beneficios con el fin de implicar al expresidente”.

Vivanco sigue en su exposición de ampliar y aclarar la defensa de los exmandatarios. Respecto a la celebración del partido FARC por la decisión de la Corte Suprema de Justicia, el director de HRW expresó que fue un sentir general de varios sectores políticos que más bien apoyaron al alto tribunal. “Los méritos de una resolución judicial no se determinan con base en quienes la apoyan o critican, sino por los aciertos fácticos y jurídicos de la decisión misma”.

Así mismo, Vivanco les hace ver que las tesis con las que defienden a Uribe están basadas en una “infundada ideologización de la justicia”, error en el que cayeron muchos, dice, por no leer el análisis jurídico que sustenta la decisión de la Corte. Y tiró una pulla: “Por su parte, el expresidente Uribe cuenta con valiosos recursos judiciales frente a esta decisión, pero hasta ahora ha decidido no interponerlos, dando la impresión de que cree tener más posibilidades de lograr sus objetivos a través de presión política y la intimidación que defendiéndose por las vías procesales que corresponden”.

Los 21 exmandatarios también replicaron los argumentos que compararon las decisiones de la Corte conforme al caso de “Jesús Santrich” (que se encontraba preso por narcotráfico y salió libre por orden del tribunal que consideró que la investigación de la supuesta acción delictiva estaba en sus manos por tratarse de un aforado) y al de Álvaro Uribe. Sobre esto Vivanco explicó los detalles de cada uno de los procesos que son muy diferentes y con relación a la asociación de que fue la misma Corte la que liberó al primero (un excombatiente de las Farc) y detuvo a un expresidente dijo: “ambas decisiones fueron tomadas por dos salas independientes con conformaciones distintas”.

Otro punto que secundaron los expresidentes y precisó Vivanco fue lo dicho por Iván Duque, quien insiste que alguien de las calidades de Uribe, que estuvo durante dos períodos en cabeza del país, debería de defenderse en libertad. El director de HWR apunta: “la normativa colombiana actualmente en vigencia (determina que) los expresidentes no gozan de tal prerrogativa o inmunidad (…) cualquier expresidente, así como cualquier ciudadano, puede ser detenido preventivamente cuando ello sea necesario para asegurar su comparecencia en un proceso penal o para preservar la prueba”.

Y complementa: “el principio de igualdad ante la ley constituye una piedra angular del estado de derecho de una sociedad democrática”. Dejando claro que nadie está por encima de la ley por más de que su condición sea la de un expresidente.

Por último, Vivanco les alerta a los expresidentes firmantes del comunicado que, en vez de aplaudir la materialización de la democracia y la independencia de los poderes públicos por cuenta de la decisión de la Corte, están cayendo en un error que “no ayuda a fortalecer el estado de derecho en Colombia” y sus afirmaciones “fomentan los ataques del expresidente Uribe y su partido político a la independencia judicial en el país”.

En contexto: Siete hallazgos de la Corte Suprema en el caso del expresidente Álvaro Uribe

En este punto, se refiere a la propuesta del uribismo de una Constituyente para reformar a la justicia para crear un único tribunal: “(Esto) se trata de un intento descarado por intimidar a la Corte Suprema mediante una maniobra que desafortunadamente ha sido empleada en el pasado por algunos gobiernos de la región”.

El director de HRW concluye la carta dando un respaldo a la independencia e imparcialidad del poder judicial. “Los jueces deben estar libres de cualquier presión, amenaza o interferencia y deben tener garantías de estabilidad en su cargo de manera que no teman ser removidos por el contenido de sus decisiones”.

Los firmantes de la misiva en apoyo a Uribe fueron los expresidentes que conforman la organización IDEA (Iniciativa Democrática de España y las América). Entre ellos figuran José María Aznar (España), Felipe Calderón (México), Luis Alberto Lacalle (Uruguay), Mauricio Macri (Argentina), Ricardo Martinelli (Panamá) y Andrés Pastrana (Colombia).

Síguenos en Google Noticias