Ad
5 Jan 2021 - 4:46 p. m.

La idea que le planteó Juan F. Cristo al Gobierno para reducir el salario de los congresistas

El exministro consultó a juristas para proponer una salida diferente a los presentados proyectos de reforma constitucional que, como es sabido, no han tenido éxito en el Congreso. Le apuesta a excluir los gastos de representación y primas del aumento salarial.
En el Congreso, durante la pandemia, se intentó congelar el desembolso de los gastos de representación, sin embargo, la propuesta fue rechazada por las mayorías.  / EFE
En el Congreso, durante la pandemia, se intentó congelar el desembolso de los gastos de representación, sin embargo, la propuesta fue rechazada por las mayorías. / EFE
Foto: Mauricio Duenas CastaÒeda

La Navidad a los congresistas les llegó con un aumento salarial retroactivo de un 5.12%, mientras que el salario mínimo para la fuerza laboral subió apenas en un 3.5%. En medio de la indignación, como era de esperarse, algunos legisladores salieron a anunciar que insistirían en los proyectos para reducir sus sueldos, los de la campaña de la Consulta Anticorrupción entutelaron para que se reconozca la victoria de los siete mandatos debido a las irregularidades del censo electoral y Juan Fernando Cristo envió una carta al presidente Iván Duque que apunta a esa misma línea.

Lea: Oposición radicó tutela para revivir la Consulta Anticorrupción.

“Con ánimo constructivo, en los últimos días con un grupo de respetados juristas estudiamos el marco legal aplicable a la fijación del salario de los congresistas y concluimos que no es necesaria una improbable reforma constitucional para ajustar su ingreso y recuperar un mínimo de proporcionalidad frente a la inmensa mayoría de los trabajadores de Colombia. El Gobierno en uso de sus facultades ordinarias de reglamentación legal podría suprimir de manera temporal, o incluso definitiva, el reconocimiento de los gastos de representación y algunas primas de los parlamentarios”, se lee en la misiva enviada al primer mandatario.

Para el explicar el cómo, el exministro del Interior se remite al artículo 187 de la Constitución que es el que determina cómo es la asignación salarial a los congresistas. Sobre este apunta que solo se refiere al sueldo base. “Así que no es constitucionalmente obligatorio aplicar la misma fórmula de reajuste automático para los otros componentes de la remuneración de los congresistas”, explica. Es decir, lo concerniente a gastos de representación, primas de localización, vivienda, transporte y Navidad.

En ese entendido, Cristo señala que el aumento pactado por el contralor se daba a todos esos componentes de remuneración y no exclusivamente al salario base. Igualmente, ilustra, que la Ley 4 de 1992 le permite al Gobierno fijar el aumento a rubros adicionales “cuando las circunstancia lo justifiquen”. “Para la fijación del régimen salarial y prestacional, el reconocimiento de gastos de representación y de salud y de primas de localización, de vivienda y de transporte cuando las circunstancias lo justifiquen para la Rama Legislativa”, se lee en el literal II del artículo 2 de la mencionada ley.

Igualmente, Cristo recordó la jurisprudencia sobre mencionado apartado que reitera en cuanto a las circunstancias. “La disposición no establece directamente tales prestaciones y no las hace obligatorias o forzosas para el Ejecutivo, que en sus decretos puede o no contemplarlas, según, bajo su concepto, las circunstancias lo justifiquen o no”, resalta de la Sentencia C-608 de 1999.

“Sin duda, las circunstancias actuales (crisis fiscal y social por la pandemia y sesiones virtuales del Congreso) justifican una reducción del ingreso total de los parlamentarios”, insiste el exministro en su disertación, pidiendo que los aumentos impuestos por el contralor no se hagan a todos los componentes de manera automática, solo, por supuesto, al salario base.

Le puede interesar: Gasto a gasto: así se dividen los $34 millones que ganan los congresistas.

Continúa la explicación en la carta: “Si el Congreso ha sesionado virtualmente, no parecen acreditadas las circunstancias que justifiquen los gastos de transporte y localización, y si durante la mayor parte del año 2020 hubo fuertes restricciones para las reuniones públicas y los eventos masivos, no parecieran concurrir las circunstancias que justifiquen los gastos de representación”.

“El Gobierno Nacional, mediante decretos ordinarios de tipo reglamentario, debe expresar cuáles son las circunstancias que justifican la concesión de los rubros de remuneración de los congresistas diferentes al salario, y, de conformidad con tales circunstancias, que pueden concurrir o no, establecer entonces su procedencia y fijar su monto”, manifestó Cristo, reiterando que es imprescindible evaluar las circunstancias con relación al funcionamiento del Congreso, que fue poco su trabajo de forma presencial, y la situación económica actual.

Los gastos de representación se trataron de eliminar en el proyecto de sesiones virtuales que cursaba en el Congreso y que se hundió durante la conciliación. Para algunos, se trataba de una medida populista, mientras que para otros era más que justo no recibir esos dineros cuando la mayoría estuvo trabajando desde casa, en sus regiones, sin viajar a Bogotá.

Recibe alertas desde Google News