Ad
11 Sep 2020 - 12:42 a. m.

Las deudas del Congreso con las reformas de fondo a la Policía

Las protestas en Bogotá por la muerte de Javier Ordóñez, en custodia policial, terminaron en desmanes y enfrentamientos con la ciudadanía. Resucitan pendientes en el Capitolio, como regular la movilización, y surgen ideas como transferir la institución al Mininterior y que no sea juzgada por la justicia penal militar.
Laura Angélica  Ospina

Laura Angélica Ospina

Periodista Política
La Policía es una autoridad civil, no militar. Sin embargo, depende del Ministerio de Defensa. / Mauricio Alvarado
La Policía es una autoridad civil, no militar. Sin embargo, depende del Ministerio de Defensa. / Mauricio Alvarado
Foto: MAURICIO ALVARADO

La muerte de Javier Ordóñez, en custodia de la Policía en Bogotá, desencadenó la indignación de la ciudadanía. Su nombre se sumó al de Dilan Cruz y los otros tantos que conforman la larga lista de muertos por acción de los uniformados, hechos que restan significativamente la confianza e incrementan los señalamientos por abuso. Por ello, lo que pasó en la noche del pasado miércoles fue, en palabras de la alcaldesa Claudia López, “un uso indiscriminado de la fuerza”. Según su balance, cámaras del Distrito, videos grabados por manifestantes y heridos trasladados a los hospitales evidenciaron no solo golpes con garrote, sino algo peor: el uso de armas de fuego por parte de varios policías, al menos en cuatro zonas de la ciudad, sin autorización de ningún alto mando de la institución ni de la Alcaldía Mayor.

(Lea: Estas son las personas que murieron tras represión en las protestas en Bogotá)

Recibe alertas desde Google News