Publicidad
23 Oct 2020 - 12:35 a. m.

Uribismo tumba debate de moción de censura solicitado por Robledo

El uribismo argumentó que la moción de censura no tenía efecto por una cuestión de forma, y pidió votar para decidir no realizarla. La oposición encontró este actuar como una forma de cercenar la democracia y abandonó la sesión. Así votaron.
La moción de censura contra Carlos Holmes Trujillo, ministro de Defensa, fue presentada por la oposición. / Cortesía
La moción de censura contra Carlos Holmes Trujillo, ministro de Defensa, fue presentada por la oposición. / Cortesía
Foto: Cortesía

El tan esperado debate de moción de censura convocado por la oposición en el Senado para sacar a Carlos Holmes Trujillo de su cargo como ministro de Defensa no se realizó. Lo que se inició este jueves con bastante expectativa, con miras a las revelaciones y argumentos de congresistas como Jorge Enrique Robledo (Polo) y Roy Barreras (quien recientemente renunció a la U), citantes de la moción, ni siquiera tuvo lugar a discusión alguna y los reclamos a Trujillo por su gestión en la permanencia y tránsito de tropas extranjeras en territorio nacional no hallaron espacio para ser conocidos por el Congreso en pleno.

(Lea: La estrategia de la oposición para sacar al ministro de Defensa)

El cronograma estaba dispuesto desde hace días. Después de la airosa victoria de Trujillo en la moción de censura que enfrentó en la Cámara, el presidente del Senado, Arturo Char, por fin había dispuesto este 22 de octubre para llevarla a cabo en la corporación. En síntesis, el funcionario del gobierno Duque no solo tendría que dar explicaciones en el marco de ese llamado, sino también en el debate de control político, que inició en horas de la mañana y se desarrolló hasta la tarde. En ella, Barreras denunció que la cifra de menores de edad muertos por “balas oficiales” asciende a 36. De este escenario, la intervención del senador Robledo había quedado pendiente y, en acuerdo con Arturo Char, dispusieron que las reflexiones del congresista del Polo serían escuchadas durante la moción de censura, en un tiempo de una hora y media.

Sin embargo, la voz de Robledo no logró eco. La razón fue que al inició de la moción de censura, Ernesto Macías, senador del Centro Democrático, presentó una proposición para que la plenaria votara la no realización del debate, pues consideraba que este mecanismo ya no tenía efecto. Según Macías, el fallo del Consejo de Estado y del Tribunal de Cundinamarca, sobre la presencia de una brigada norteamericana en el país, demostraban que en términos legales no había cabida para poner contra las cuerdas a Trujillo, dijo.

(Lea también: Roy Barreras denuncia que han muerto 36 menores “por balas oficiales”)

“El senador Robledo, cuando yo presidí esta corporación, presentó una solicitud de moción de censura y la mesa directiva que yo dirigía se la negó. En virtud de ello, él acudió a la Ley Quinta (la que rige al Congreso), y apeló la decisión a la plenaria para que la votara. En consecuencia, lo que estamos haciendo con esta proposición es solicitarle a la plenaria que apruebe la apelación que estamos presentado para la no realización de la moción, con el fundamento de que lo que se aduce en la solicitud carece de objeto, luego del pronunciamiento del Consejo de Estado y la terminación del trámite por parte del Tribunal Administrativo de Cundinamarca”, comunicó Macías.

El fallo del Consejo de Estado que menciona el uribista se dio en el marco de una tutela que presentó justamente la oposición respecto al ministro y las tropas estadounidenses, una polémica que surgió desde mitad de año, cuando se conoció que los uniformados foráneos estaban en el país, pese a que la cartera de Defensa no había solicitado al Senado el permiso para su ingreso, como lo estipula la ley.

El fallo señala que esa tutela tuvo un error a la hora de presentarla. “Los accionantes no acreditaron que agotaron ante las mesas directivas del Senado ni a través de los canales dispuestos para la protección de los derechos de oposición el derecho a la participación, cuya solicitud de protección trasladaron al juez de tutela”, indicó el pronunciamiento del Consejo de Estado. El alto tribunal también expresó que los registros oficiales del Senado demostraron que sí se programó la discusión sobre el tema de las tropas, algo que defiende el partido de Gobierno, pero que la oposición considera equivocado. Al respecto, Macías pidió la votación para declinar la moción alegando que, aunque “muchos senadores reservaron sus palabras para la moción, el fallo dejó sin efecto esta moción de censura”, y pidió su votación, respaldado por 42 firmas de los parlamentarios que apoyan a Trujillo.

El anuncio causó conmoción para los opositores. En respuesta a los argumentos de Macías, Jorge Robledo alegó que se está tratando de impedir el trámite de la moción de censura y que el congresista uribista nuevamente quiere sacar adelante “una jugadita”, recordando el episodio del 20 de julio de 2019, cuando, como presidente del Senado, Macías torpedeó la réplica a la que tenía derecho la oposición luego del discurso dado por el presidente Iván Duque durante la instalación del Congreso.

“Es evidente que la Casa de Nariño –porque estas cosas no se hacen sin autorización del presidente Duque– está empujándose por el camino del autoritarismo y de desconocer los derechos democráticos de los senadores. Aquí el ministro mintió, engañó y violó la Constitución en favor de que el presidente desconociera el fallo del Tribunal Administrativo de Cundinamarca en relación con las tropas de Estados Unidos. Están nerviosos con este debate, porque saben que tengo todas las pruebas que dicen que el ministro es indigno para estar en ese cargo”, aseguró.

Robledo manifestó que el ministro de Defensa “le tiene miedo” a la discusión e instó al desarrollo democrático del debate. “Se está destruyendo posibilidad de hacer debates de control político. Están protegiendo al ministro porque no es capaz de rebatir este debate, de salirle al debate (…) Esto es a la brava, a las patadas, y montan una mayoría y ahora la minoría no tiene derecho a expresarse”, reclamó.

(Conozca: El último “round” del mindefensa en el Congreso)

A partir de ahí, los legisladores destinaron un tiempo considerable para ir y venir, a favor y en contra, de votar la proposición de Ernesto Macías. Gustavo Petro (Colombia Humana) e Iván Cepeda (Polo), en intervenciones por separado, consideraron que hacerlo sería prevaricar y, por tanto, si no había vuelta atrás, optaban por abandonar la sesión. “Las mociones de censura no son objeto de proposición. Si se aprueba se estaría prevaricando y yo me retiro porque estaría violando el artículo 135 de la Constitución. La moción no está atada del fallo del Consejo de Estado”, añadió Cepeda, argumento que contrariaron senadores como Germán Varón Cotrino, de Cambio Radical.

A su turno, Roy Barreras lamentó el desenlace de lo que debía ser un espacio para adjudicar responsabilidades políticas a Trujillo. Sobre todo, rechazó el razonamiento de varios de sus contradictores, quienes arguyeron que la minoría no podía ejercer una “dictadura" sobre la mayoría. “Los derechos contramayoritarios están protegidos por la Constitución. No es cierto que las mayorías pueden ir en contra de la Constitución, como ejemplo de eso es el tema de la pena de muerte", comparó Barreras, aduciendo a que en ese caso las mayorías tampoco podían cambiar lo legalmente pactado en la Carta Política.

No obstante, la votación para tumbar la moción se llevó a cabo. Para apoyarla, Paola Holguín, senadora del Centro Democrático, mencionó que este asunto se ha discutido en dos sesiones en el Senado, y, por tanto, era más que suficiente, explicó.

Así, la oposición abandonó el recinto y los apoyos a Trujillo se alzaron en su defensa. La proposición para declinar el debate de moción de censura consiguió 66 votos a favor, y solo uno en contra. La Alianza Verde, Colombia Humana, el Partido FARC y el Polo Democrático no participaron en ella. Así mismo, Roy Barreras y Armando Benedetti (el otro congresista que dejó la U) también salieron. En el llamado para conocer el voto, no sufragaron: Guillermo García Realpe y Luis Fernando Velasco (liberales), Roosevelt Rodríguez (la U), Rodrigo Lara y Temístocles Ortega (Cambio Radical). Otros parlamentarios que no son del uribismo ni el conservatismo votaron sí a la proposición. Estos fueron: Horacio José Serpa, Jaime Durán, Miguel Ángel Pinto (Partido Liberal), y Richard Aguilar (Cambio Radical).

A su salida, Gustavo Petro solicitó los nombres de los parlamentarios votantes para presentarlos ante la Corte Suprema de Justicia por presunto prevaricato.

Recibe alertas desde Google News