5 Aug 2021 - 8:48 p. m.

¿Es necesaria una tercera dosis? Es muy pronto para saberlo

Leonardo Arregocés, director de Medicamentos y Tecnologías en Salud, aclaró algunas dudas. También señaló que la inmunidad con las dos dosis duraría hasta dos años, dependiendo del grupo de edad y la persona.
Varias investigaciones corroboran la eficacia que tienen las vacunas contra la variante Delta.
Varias investigaciones corroboran la eficacia que tienen las vacunas contra la variante Delta.

La llegada de la variante Delta a Colombia ha generado varias preguntas. Debido a que parece ser más transmisible y es catalogada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una variante de interés, algunas personas dudan si las dos dosis (o monodosis, en el caso de Janssen) son suficientes para protegerse de esta variante. (Acá también: Estudio confirma que la vacuna de Sinovac es efectiva)

Pero el Ministerio de Salud, a través de Leonardo Arregocés, director de Medicamentos y Tecnologías en Salud, ayudó a aclarar las dudas. El experto explicó que, al día de hoy, no hay evidencia clara y contundente sobre la necesidad de una tercera dosis.

“Tenemos una experiencia de vacunación contra el COVID-19 de 8 meses en el mundo y es muy pronto para saberlo. Lo que muestran los estudios preliminares es que tras una tercera dosis los anticuerpos suben rápidamente”, señaló. Eso, sin embargo, no significa que la protección de las primeras vacunas sea insuficiente. Lo que indica es que están generando la memoria inmunológica necesaria. “La evidencia muestra que el sistema inmune aprendió a atacar el patógeno y por eso tiene una respuesta rápida cuando se enfrenta nuevamente a él”, aclaró.

El director también recordó que la inmunidad con las dos dosis podría durar hasta un año (dependiendo del grupo de edad y la persona). De hecho, como relató El Espectador en una nota anterior, son varias las investigaciones que corroboran la eficacia que tienen las vacunas contra la variante Delta. (L sugerimos: Las vacunas sí protegen contra la variante Delta)

En el caso de la vacuna de Pfizer - BioNTech, que utiliza tecnología de ARN mensajero y que ha sido administrada a 7.362.073 colombianos, un estudio realizado por Public Health Scotland y publicado en The Lancet, mostró que ese biológico (y el de AstraZeneca) fue efectivo para reducir el riesgo de infección por SARS-CoV-2 y hospitalización en personas con esa variante.

La vacuna de Janssen, fabricada por Johnson & Johnson, y con la que se han vacunado a 757.793 colombianos, también ha sido estudiada para mostrar si su efectividad se ve o no afectada por la variante Delta. Un informe publicado hace unos meses por la compañía señaló que el biológico mostró una pequeña caída en la potencia contra la variante, en comparación con su efectividad contra el virus original. “No obstante fue más efectiva contra la variante Delta que la variante Beta, identificada por primera vez en Sudáfrica, patrón que también se observa con las vacunas de ARNm”.

Sobre la tercera dosis para Sinovac, que es la que ha generado más dudas, El Espectador también publicó un artículo explicando el debate. (Le puede interesar: ¿Tercera dosis de la vacuna de Sinovac en Colombia? Le aclaramos el enredo)

“La base de la mayoría de artículos que han sugerido que será necesaria una nueva dosis de la vacuna de Sinovac están basados en el “borrador” de una investigación publicado a inicios de esta semana. Ese pre-print, como suelen llamarlo, aún no ha sido revisado por pares, algo indispensable en el mundo de la ciencia”, señaló la nota.

Sin embargo, Arregocés, del Minsalud, explicó que algunos grupos específicos sí podrían beneficiarse de ella, como los adultos mayores y aquellos que toman medicamentos o sufren de trastornos de inmunidad, ya que “los estudios muestran que sí hay asociación entre la edad y qué tan rápido bajan los anticuerpos. Las personas de edad pierden protección más rápido que los jóvenes. Lo mismo sucede con quienes han recibido trasplantes, tratamientos de cáncer o necesitan tratamientos de inmunosupresión”, afirmó.

Asimismo, recordó que los estudios científicos aún no tienen claro el nivel de anticuerpos que necesita un individuo para protegerse del COVID-19, como sucede con otras enfermedades. “Sabemos, por ejemplo, que con la hepatitis B necesitamos 10 miliunidades por litros en sangre de anticuerpos para protegernos de la enfermedad. Después de aplicada la vacuna, las personas tiene anticuerpos mucho más altos que eso. Con el COVID-19 esa medida aún no ha sido esclarecida”.

Sobre la combinación de diferentes vacunas, el experto aseguró que los pocos estudios que existen parecen indicar que sí es posible obtener mejor protección. “Cuando se combina un vector viral con una vacuna de RNA, como por ejemplo AstraZeneca y Pfizer, la respuesta inmune es bastante buena, mucho mejor que dos dosis solo de AstraZeneca”, dijo. Pero estos estudios experimentales aún no son definitivos. Faltan pruebas con personas y evaluar la seguridad.

En el caso hipotético de que una tercera dosis fuera aplicada en Colombia, probablemente las personas de 60 años o más serían el primer grupo en recibirla. “Son quienes queremos proteger de la mejor forma para evitar picos de enfermedad severa y picos de muerte. ¿Cuándo empezar a vacunarlos? Es una respuesta más difícil. La evidencia apunta a que, entre más se separe la posible tercera dosis, habrá más ventajas. Todo indica que seis meses después de la última dosis tiene un beneficio mayor que si se aplica antes”, concluyó.

Finalmente, frente a la posibilidad de implementar estas medidas en el país, el director indicó que no se ha descartado ninguna. “Los estudios están andando y esperamos que en las próximas semanas haya más evidencia para poder tomar una decisión. Algunas son prometedoras y alentadoras y eso nos va guiando, nosotros todo el tiempo estamos mirando cuál es la mejor evidencia disponible y si es suficiente para tomar decisiones”, explicó.

Comparte: