Publicidad

La supuesta “Enfermedad X” no existe. Al menos no como se ha viralizado

La OMS ha señalado que cuando habla de la “Enfermedad X” está haciendo referencia a una bacteria o un virus hipotéticos que podrían surgir en el futuro y causar una infección generalizada en el mundo.

16 de enero de 2024 - 01:52 p. m.
El director general de la OMS Tedros Adhanom Ghebreyesus.
El director general de la OMS Tedros Adhanom Ghebreyesus.
Foto: EFE/EPA/FABRICE COFFRINI

En los últimos días, ha generado revuelo una de las conferencias en el Foro Económico Mundial (conocido también como el Foro de Davos), que busca conocer los esfuerzos y los desafíos que enfrentan los sistemas de salud en caso de una próxima pandemia. (Lea: OMS pide 1.500 millones de dólares para atender crisis sanitarias en 2024)

Aunque suena como una conferencia normal, lo que ha llamado la atención es la introducción de la charla:
con las nuevas advertencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de que una “Enfermedad X” desconocida podría provocar 20 veces más muertes que la pandemia de coronavirus.

Esto ha generado una alarma injustificada, y para entender por qué hay que conocer un poco de historia. En 2017, la OMS acuñó el término de “Enfermedad X” para hacer referencia a aquellos patógenos infecciosos que tienen una mayor amenaza para la salud del mundo por tener un alto potencial epidémico.

De hecho, lo incluyó en su listado de patógenos infecciosos, donde también están la fiebre de Lassa, el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS), el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) o incluso el Zika. (Puede leer: OMS asegura que ha disminuido el consumo de tabaco en el mundo)

En más de una oportunidad, la OMS ha señalado que cuando habla de la “Enfermedad X” está haciendo referencia a una bacteria o un virus hipotéticos que podrían surgir en el futuro y causar una infección generalizada en el mundo. El propósito, explica la OMS, es que la Coalición para Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI) pueda responder a esta enfermedad con una nueva vacuna únicamente en 100 días. “Son poco más de tres meses para desactivar la amenaza de un patógeno con potencial de causar una pandemia”, reseña la ONU en un blog. Básicamente, el propósito de la “Enfermedad X” es alertar sobre la necesidad de prepararse para responder rápidamente a una nueva enfermedad emergente.

La idea es que en este tiempo se pueda fomentar el desarrollo de tecnologías de plataforma, justamente como las vacunas, las terapias farmacológicas y pruebas de diagnóstico, que pudieran adaptarse e implementarse rápidamente en respuesta a una posibilidad de un brote altamente contagioso.

Además, permitir que los países estén los suficientemente preparados para abordar la “Enfermedad”, desde la contención epidemiológica hasta ofrecer un diagnóstico rápido. (Le puede interesar: ¿Quién es el nuevo presidente de Nueva EPS? Un hombre cercano a Gustavo Petro)

La OMS también ha reseñado quela “Enfermedad X” representa todo lo que no sabemos, pues es una enfermedad nueva, sobre la cual sabremos muy poco cuando surja por primera vez, no se sabe si puede ser mortal o no; si es altamente contagiosa o si implicará medidas más estrictas, como el confinamiento.

Juan Pablo Horcajada, jefe de servicio de enfermedades infecciosas del Hospital del Mar en Barcelona, hace un par de años le había explicado al diario El País, de España, que “la enfermedad X es algo temporal. Por ejemplo, el sida fue una enfermedad X, ya que mataba a muchas personas y no se sabía lo que era”.

En la actualidad, hay cerca de 260 virus, pertenecientes a aproximadamente 25 familias virales, que pueden infectar a los humanos. Por eso, los investigadores han centrado sus esfuerzos en aquellos patógenos que ejemplifiquen algunos o los que tengan los peores rasgos de una familia viral en particular. (Lea también: Guitarrista tocó mientras le realizaban cirugía para extirparle tumor cerebral)

Michael Ryan, Director Ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, hace un tiempo había señalado que “dirigirse a patógenos y familias de virus prioritarios para la investigación y el desarrollo de contramedidas es esencial para una respuesta rápida y eficaz a epidemias y pandemias. Sin importantes inversiones en I+D antes de la pandemia de COVID-19, no habría sido posible desarrollar vacunas seguras y eficaces en un tiempo récord”.

👩‍⚕️📄¿Quieres conocer las últimas noticias sobre salud? Te invitamos a verlas en El Espectador.⚕️🩺

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar