Autos
Publicidad

Al Volante de...

BYD Song Pro EV: ¿compraría una camioneta eléctrica en Colombia?

El SUV eléctrico de BYD rompe estereotipos con una propuesta aparentemente prémium, práctica y fácil de operar. Reseña.

Nicolás Fernández
30 de abril de 2022 - 04:00 p. m.
BYD Song Pro EV: ¿compraría una camioneta eléctrica en Colombia?

Desde China llegó al mercado eléctrico colombiano el BYD Song Plus, un SUV cero emisiones con el que, sin ir muy lejos, el gigante asiático materializa su concepto, idea y filosofía de vehículo prémium, bajo la silueta que más matriculas registra en todo el mundo y el sistema de propulsión del que todos hablan.

Más de Autos: 5 novedades de Palisade, la camioneta premium que Hyundai presentó en Colombia.

Song Plus es, sin hilar delgado, una sorpresa por su origen. Un producto capaz de romper estereotipos, que muy difícilmente puede explorarse sin encontrar similitudes —el techo y su antena tipo BMW, costados con luces tipo VW, entre otros— con algunos de los lujosos carros alemanes que lideran el segmento prémium en el mundo.

De adentro hacia afuera

Posiblemente, la sorpresa más grata es la interacción de sentidos dentro del habitáculo. Esta relación entre lo visual y el tacto, que desemboca en una idea armónica de un carro aparentemente bien distribuido, con materiales como el cuero sintético de las sillas —de las que el tiempo será juez y verdugo—, la alcántara en algunas piezas de agarre y plásticos blandos (en el salpicadero y las puertas) poco sonoros y ausentes aun en productos de origen europeo.

La habitabilidad es sobresaliente. Las plazas traseras y el inexistente túnel de transmisión dan fe a la tarjeta de propiedad, que enuncia cinco pasajeros como capacidad máxima. Hasta un ocupante de 1,9 metros de altura se sentirá a gusto en cualquier asiento. Hay calefacción para las sillas de conductor y copiloto. La visibilidad y el techo panorámico cumplen y la luz nunca faltará en el interior.

Puede interesarle: ¿Cómo desempañar los vidrios del carro?

Es imposible pasar por alto la aparición de bordes y coberturas con piano black, sobre todo para esta reseña, en donde el carro fue recibido con unos 7.000 kilómetros de recorrido total y ya eran evidentes las líneas de uso y el roce en esta superficie.

De hecho, Song Plus alberga una pantalla giratoria de diez pulgadas que sirve de eje del sistema de infoentretenimiento con sistema operativo Android. El dispositivo, aunque a veces abrumador en funciones y aplicaciones junto a una letra, para muchos, diminuta, está rodeado de franjas negras que sí, siguen la corriente de aquel negro tipo piano que, al menor descuido, duplica la edad de cualquier vehículo.

Adentro, hasta la batería

En breve, la conducción es más que adecuada. El volante responde con precisión, la amortiguación (llantas 235/50 R19, suspensión delantera McPherson independiente y trasera Multi-link) es sutil ante la mayoría de imperfecciones comunes en Bogotá y el pedal derecho siempre recuerda que los eléctricos entregan el torque al tacto, desde cero.

Lea también: Viajar en carretera: ¿es seguro usar neutro en bajadas?

Su modo Sport proyecta en movimiento los 161 caballos de potencia y 280 Nm de torque que indica el fabricante. En carretera, es fiable en adelantos, aunque, claro, cuanto más se exija el acelerador menos kilómetros de recorrido permitirá la batería (tipo NCM, con capacidad de 59,1 kWh, 438 V y una garantía de 500.000 km u ocho años).

En ficha, la marca indica una autonomía de hasta 400 kilómetros. En la práctica, el ejercicio prometió hasta unos 350 en vías urbanas e, incluso, de cien a ciento cincuenta menos en carretera a un ritmo exigente. Los tiempos de carga, con cargador rápido, fueron de 15 % al 100 %, de una hora y cuarto (su cargador es tipo GB).

Ahora bien, en ciudad, los ruidos de los motores de vehículos de carga y los bocinazos —que son la voz del tráfico— se transmiten fácilmente en la cabina. Allí también se traspasa el viento cuando el tablero de instrumentos de 8” señala los 80 km/h.

Estética, seguridad y precio

Su estética es poco llamativa, inclinándose hacia la sobriedad. Quizá los ojos apuntan hacia Song Plus por su imponente —adjetivo a cuenta del autor— parrilla frontal y el juego de luces LED (con DRL) que cubre su parte superior.

Seis bolsas de aire recubren el margen de la cabina. Hay cámara panorámica, sensores frontales y de reversa, advertencia de salida de carril, control crucero adaptativo, reconocimiento de señales de tránsito y demás sistemas tan vanguardistas como necesarios en todos los segmentos.

El eléctrico de tracción delantera que BYD propone en Colombia juega al límite con las dimensiones adecuadas (1.650 mm de largo, 1.860 de ancho Y 1.700 de alto) para estacionar con facilidad en los siempre limitados estacionamientos públicos. Localmente, un mediano, internacionalmente, un compacto.

Más de Autos: Mazda 2 en Colombia: ¿economía para manejar en ciudad y en carretera?

Un rompe estereotipos de adentro hacia afuera. El concepto tipo camioneta, cero emisiones y libre de restricciones de movilidad de BYD apunta a lo familiar, lo práctico, alejándose de lo ostentoso y llamativo que en algún punto fue pilar del segmento eléctrico. La alternativa para quien busque espacio, un tránsito suave en ciudad y las emociones de un eléctrico. Por supuesto, también para el público que disponga de los $189’900.000 que Motorysa pide por él.

Nicolás Fernández

Por Nicolás Fernández

Periodista de autos y creador de secciones como Líderes del Mercado y El Mecánico Recomienda.nefernandez@elespectador.com

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar