7 Oct 2020 - 7:12 p. m.

Bogotá tendrá nuevas estaciones para medir calidad del aire en Usme, Bosa y Puente Aranda

La Secretaría de Ambiente avanza en su plan de contar con mejores herramientas para tomar decisiones respecto a la contaminación atmosférica. Para esto, busca que al final de su gobierno la ciudad cuente con 20 puntos para medir el aire.
El Distrito propuso en su Plan de Desarrollo  invertir cerca de $30.000 millones para reducir un 10 % la concentración de PM10 y PM2.5.
El Distrito propuso en su Plan de Desarrollo invertir cerca de $30.000 millones para reducir un 10 % la concentración de PM10 y PM2.5.

Con la reactivación regresaron también las dificultades en la calidad del aire de Bogotá. Aunque las cifras en términos generales no han llevado a tomar decisiones drásticas, como sí ocurrió a principios de año cuando se debió declarar una alerta amarilla por aire contaminado, la idea del Distrito es que cada vez haya más y mejores herramientas para verificar el estado del aire que respiran los bogotanos. Para esto, en su plan de gobierno se trazó como objetivo la construcción de siete estaciones de monitoreo de calidad del aire, para completar así 20 puntos de medición.

La secretaría de Ambiente, Carolina Urrutia, anunció este miércoles que Bogotá instalará las primeras tres nuevas estaciones que medirán la calidad del aire en la ciudad, con las que se fortalezca la capacidad de recolección de datos y la información sobre cómo se comportan no solo el PM10 y el PM2,5, que son las partículas que más complicaciones generan en la salud de los capitalinos, sino en general de todo los contaminantes que hacen presencia en el cielo de la ciudad, como ozono, óxidos de nitrógeno, dióxido de azufre y monóxido de carbono.

>LEA: Distrito se comprometió a tener 20 estaciones de calidad del aire en 2020

Según Urrutia, como la mala calidad del aire está relacionada con la muerte de más de dos mil personas al año, tener la información correcta y completa es el reto más importante de Bogotá en términos ambientales. "Como en todos los temas ambientales, estamos construyendo confianza en nuestro sistema de monitoreo, primero cubriendo mejor la ciudad y después acordando con los expertos y ciudadanos la mejor forma de informar a la ciudadanía y los protocolos para darle respuesta”, dijo.

Como históricamente el suroccidente de la ciudad es el punto que registra los peores índices de contaminación atmosférica, allí se ubicarán las tres nuevas estaciones, que demandarán una inversión cercana a los $3 mil millones. Los nuevos puntos de medición del aire se ubicarán en Bosa (diagonal 73 F Sur # 78 – 44); en Usme (carrera 11 # 65 D 50 Sur), y en Puente Aranda (el Jazmín, calle 1 G # 41 A 39).

>LEA: Con esta aplicación, usted podrá monitorear la calidad del aire en Bogotá

Los nuevos equipos contarán con sensores meteorológicos para calcular la velocidad y dirección del viento, radiación solar, presión barométrica, temperatura y humedad relativa, información necesaria para desarrollar un mejor análisis de la situación de contaminación en la ciudad. “Mejorar la calidad del aire es un reto de todos y todas las bogotanas. Son nuestras decisiones, en particular las de transporte y producción, las que determinan lo que respiramos”, agregó, la secretaria de Ambiente.

La apertura de nuevas estaciones para medir la calidad del aire era algo que hace muchos años venían pidiendo ambientalistas y expertos en salud, entre 2017 y 2018 denunciaron que muchas de las estaciones se caían permanentemente o duraban varios días sin registrar los datos de los materiales contaminantes que había en la ciudad, lo que afectaba la confiabilidad de los registros. Para eso, no solo sugirieron instalar más estaciones sino contemplar un ajuste en la fórmula que se utiliza para medir las concentraciones de agentes contaminantes, pues creen que no está sincronizada con las exigencias de una ciudad como Bogotá, con permanentes dificultades de contaminación atmosférica.

La administración acogió la primera recomendación y desde febrero anunció que ampliaría de 13 a 20 la cantidad de estaciones de medición. Asimismo, en el Plan de Desarrollo que aprobó el Concejo quedó consignado que en el cuatrienio se invertirá una suma cercana a los $30.000 millones con el objetivo de reducir en un 10 % la concentración de material particulado PM10 y PM2.5, lo más dañinos, mediante un nuevo proyecto que se denominó Plan Estratégico de Gestión Integral de la Calidad del Aire de Bogotá 2030.

“Cualificamos nuestra meta de calidad del aire para integrar una de nuestras grandes preocupaciones: la gobernanza del aire. Buscaremos la participación de la sociedad civil y de la academia la que nos permita avanzar y cumplir las metas de reducción de contaminantes”, concluyó Urrutia.

En cuanto a la fórmula para medir los contaminantes, desde Ambiente aseguran que, aunque los protocolos que tiene para medir la polución son los mismos que utiliza la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), y que fueron aprobados por el Ministerio de Ambiente, el Iboca, que fue adoptado en 2015 por las secretarías de Ambiente y Salud, es más restrictivo que la norma nacional. A pesar de esto, se evaluarán posibles ajustes al Iboca, en especial lo que tiene que ver con la unificación de la escala numérica y de colores y los intervalos de concentraciones de contaminantes.

Otras estrategias en las que trabaja la Secretaría de Ambiente son las diferentes mesas de trabajo que realiza para implementar el Programa Distrital para la Gestión de las Emisiones del Transporte Urbano de Carga y pedagogía para lograr entre los capitalinos un cambio de hábitos, sobre todo para las industrias y los transportadores, que la idea es poco a poco migren a tecnologías limpias para disminuir el uso de combustibles fósiles y la emisión de contaminantes.

¿Qué contamina el aire de Bogotá?

De acuerdo con el cálculo de emisiones contaminantes del aire que realiza el Distrito, además de la colaboración de diferentes instituciones privadas y públicas, Ambiente reveló inventarios de emisiones que evidenciaron que el transporte de carga, las calderas a carbón y los hornos ladrilleros, son los principal agentes contaminantes de la ciudad.

En cuanto a transporte, los buses contaminan un 12 % (entre articulados de Transmilenio, buses del SITP y SITP provisional), mientras que los carros particulares y las motos aportan un 42 % de la contaminación.

Comparte: